Español
Gamereactor
análisis de hardware

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

AMD busca guerra, y está más que preparada.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

AMD se ha ido comiendo poco a poco la competencia de Intel en el mercado de los procesadores, sobre todo con la serie 5000, que funciona mejor y cuesta menos. En cambio, con las tarjetas gráficas la situación siempre ha sido distinta, ya que AMD nunca ha contado con ningún producto que igualase las caras 80 o la serie Titan de Nvidia. Sin embargo, con la familia de RX6000 AMD se ha metido de lleno en una sangrienta guerra de trincheras, pero se ha asegurado de traer consigo más munición y armamento pesado que los Korps de la Muerte de Krieg.

La tarjeta base se llama RX 6800 y es mucho más fina y cuenta con un diseño más ligero que su competidora, aunque con un conector PCI que está al revés (la conexión está al otro lado). Ambas son muy similares, ya que cuentan con más aceleradores de rayos y unidades de cálculo, empezando por 60 de cada en las tarjetas que hemos podido probar. Las dos tienen también una memoria integrada de 16GB GDDR6, y 128 MB de Infinity Cache. Obviamente, utilizan y soportan PCle 4.0. Estamos ante una tarjeta muy sutil, con un logo muy minimalista que se ilumina, y, la verdad es que me encanta que no tenga RGB ni se lleve todo el protagonismo de tu sistema. Es una tarjeta moderna y elegante.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

El Infinity Cache incrementa al ancho de banda, así que, a pesar de que la RX 6800 tenga "solo" 356 bit de interfaz de memoria, que normalmente alcanza su pico a 512 GB/s, el Infinity Caché la aumenta drásticamente hasta un bando de ancha de 1664 GB/s, haciendo que los 256 bit sean mucho mejores que los 384 bit que corren a 936 GB/s, a la vez que minimiza por completo la latencia y el consumo.

AMD ha puesto un montón de novedades sobre la mesa, así que en este análisis no nos podremos centrar en todas, ya que si no te tendríamos leyendo unas cuantas horas. En general, AMD ha conseguido una mejor relación rendimiento/vatio y, al mismo tiempo, ha mejorado sus chips.

Y, aunque muchos crean que Nvidia inventó la tecnología Ray Tracing, esta ya se usaba antes de que Nvidia siquiera supiese lo que era. AMD lo ha enfocado de una manera distinta, y, en vez de tener núcleos enfocados en su totalidad a ello, han implementado aceleradores de rayos, añadiendo uno por cada unidad de cálculo que hay en la tarjeta. No obstante, sigue siendo lo mismo. La tarjeta cuenta con hardware específico para llevar a cabo los cálculos en vez de confiar todo en el software.

Tiene tres ventiladores axiales y una robusta cubierta exterior de metal. Estos ventiladores son bastante silenciosos, y, aunque las mediciones de intensidad acústica lleguen a los 40 decibelios, la frecuencia del sonido es muy baja, al igual que el sonido que emiten. Sigue teniendo un diseño estándar con 2 ranuras y la placa trasera esta hecha de aluminio moldeado a presión. Y, a pesar de que no giren, cumplen a la perfección con su cometido, ya que mantienen la tarjeta a 77 grados, aunque si hubiesen apostado por un ventilador más potente, estaríamos hablando de un resultado más óptimo.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

La tarjeta que hemos analizado es la más básica, la RX 6800 de 599,99 €, mientras que la Nvidia RTX 3070 cuesta 520 €. Eso sí, te deseo toda la suerte del mundo si te quieres hacer con una. Por otro lado, las tarjetas más grandes van teniendo un precio más alto conforme aumenta su potencia, siendo más caras que sus competidoras directas, las tarjetas de Nvidia.

La RX 6800 es igual que todas las tarjetas que se construyen sobre una microestructura RDNA 2, que también se encuentra detrás de la mayoría de los nuevos títulos y consolas de nueva generación. La verdad es que esto me da muchas esperanzas respecto a poder ver mejores puertos en las consolas, además de tener que esperar menos para disfrutar en PC de los videojuegos de consola.

Otro elemento muy interesante es que la familia RX 6000 es capaz de habilitar DirectX 12 Ultimate, lo que posibilita el trazado de rayos y el Variable Rate Shading. También nos trae nuevas funcionalidades como el anti-lag, que asegura una total sincronización entre la GPU y la CPU.

La tecnología Smart Access Memory es una de las herramientas por las que quizá te convenga decidirte por AMD, ya que permite acceder a toda la VRAM de una, mientras que lo normal es que esto tenga grandes limitaciones. Para esto se necesita una interfaz PCle 4.0, algo que seguramente copien otras empresas en el futuro. Sin embargo, se necesita una placa base con un chipset de la serie 500, un procesador de la familia 500 y una tarjeta gráfica de la serie 6000. Así que, como no teníamos la CPU adecuada a la hora de probar la tarjeta ni tampoco el tiempo necesario para hacer overclocking, los números que aparecen en el análisis serían en realidad mucho mejores en condiciones adecuadas.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

Ah, y también tenemos el FidelityFX de AMD, que básicamente es otro elemento en el que la compañía ha apostado fuerte. Cuenta con realce por contraste adaptativo, oclusión ambiental, sombreado de tasa variable (reduce la renderización en las zonas que no se encuentran enfocadas para mejorar el rendimiento, un elemento de DirectX12) y reflejos del espacio en pantalla, además de eliminación de ruido y estar optimizado para HDR.

El driver ya nos lo brinda AMD con un Radeon Adrenalin mejorado, y parece que han tomado apuntes de las opciones que ofrece el formato de Ryzen Master, ya que ahora es mucho más visual, con un montón de gráficos, números, y otras muchas mejoras y funcionalidades. No hemos tenido el tiempo necesario para probarlas todas, pero herramientas como poder controlar la frecuencia de overclocking con un solo click o el menú visual funcionan a la perfección y son muy fáciles de usar, con una mezcla de rojos y negros de la interfaz Overlay de Steam o la Shadowplay de Nvidia, pero eso sí, con un porrón de información y opciones. Además, también monitoriza tanto cada juego como el funcionamiento en general. El diseño no es tan elegante como el de los drivers modernos de los ratones y teclados, pero se ve que tiene potencial para personalizarlo y juguetear con él. Ahora también es una herramienta que te permite grabar y transmitir en directo, por lo que es un programa con el que puedes hacer muchas cosas a la vez.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

Sobre el overclocking hay varias cosas que comentar, y aunque el sistema sobre el que lo hemos probado es el 3900X estándar sobre una plaza base X570 con una RAM de 16 GB a 3600 MHz de latencia, la RAM de 4400 y el Ryzen de la serie 500 que necesitábamos no estaban disponibles. Iremos actualizando el análisis cuando podamos contar con lo que acabamos de decir. Aún así, conseguimos un FPS más en 4K, con 7035 en Spy Extreme en lugar de 6935, que no es algo apoteósico, pero sin duda tendremos que volver a probarlo de nuevo una vez instalada y activada la Smart Access Memory, ya que esto es para lo que está diseñada. En Godfall pudimos ver un incremento del 4,2 %.

La hemos comparado con la TUF RTX 3070 de Asus. Eso sí, hemos de tener en mente que algunos títulos estaban optimizados para AMD, así que es hacer un poco de trampa, ya que esta vez la optimización es un factor muy importante.

Con la RX 6000 Godfall llegó a 187 FPS en 4K, mientras que la RTX 3070 alcanzó 111 FPS, y podemos ver una diferencia similar con Dirt 5, pero en 1440p; llega a 76,9 FPS en RTX 3070 y a 96 en RX 6800. Sin embargo, con Battlefield V la RTX 3070 se alza con una victoria muy ajustada al conseguir 75 FPS sobre los 73 de la RX en 4K, aunque algo fallaba, por lo que necesitamos probarlo de nuevo. Y lo mismo pasa en Control, con una renderización pura en 4K, donde la RTX alcanza 33 FPS frente a los 26 FPS de la RX 6800.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

En Doom Eternal la RX 6800 logra desenvolverse mucho mejor con 145 FPS, que además se mantienen mucho más estables, mientras que la RTX 3070 solo pudo llegar a un máximo de 124 FPS. Estos 145 FPS colocan a la RX 6800 junto a la RTX 3080, que sufría caídas hasta 143 FPS sobre el reloj, e incluso más bajadas grandes tirando solo del overclocking de fábrica. En las pruebas de rendimiento sintéticas fue donde los 16 GB de VRAM pudieron dar rienda suelta a su capacidad.

Benchmark 3D:


  • Time Spy: 13.873
  • Time Spy Extreme: 6.875
  • Fire Strike: 28.868
  • Fire Strike Extreme: 18.726
  • Fire Strike Ultra: 10.323

Mientras que en Fire Strike podemos ver un incremento del 12 %, en los otros este aumento es de aproximadamente un 5 %, un poco menor. La mayor sorpresa es la puntuación de 10.323, que no solo supera los 8.706 de la RTX 3070, sino que se queda muy cerquita de los 10.970 de la RTX 3080.

En Heaven podemos ver más de lo mismo:


  • 1080p: 4.542 (+4,5 %)
  • 1440p: 3.052 (+10,2 %)

Algunos títulos siguen encajando mejor con Nvidia, como Total War: Warhammer II, en el que la tarjeta de AMD se lleva una derrota ajustada en 1080p y 1440p. Sin embargo, contar con el doble de RAM suele ayudar en 4K, donde la RX 6800 se lleva la victoria por 2 FPS. Lo mismo pasa con Metro Exodus, que exprime al máximo el DLSS (supermuestreo de Deep learning) para ofrecer unos FPS jugables. En este caso, la RTX 3070 se lleva la victoria sobre la RX 6800 con 61,76 frente a 54,94 FPS en 1440p, y con 34,19 frente a 30,67 FPS en 4K.

Assassin's Creed Odyssey obtiene peores resultados en la RX 6800 con 65 y 64 FPS en 1080p y 1440p respectivamente, mientras que en la RTX 3070 alcanza 78 en 1080p y 70 en 1440p. Por algún motivo, ambas tarjetas se negaron a correr en 4K. En Far Cry 5 tenemos más de lo mismo, con la RTX 3070 superando los 100 FPS mientras que la RX 6800 se queda a muy pocos FPS de alcanzarla.

La historia cambia por completo en uno de los más queridos de AMD: The Divison 2. Aquí logra 150/ 105/ 55 FPS en 1080p/ 1440p/ 4K respectivamente, lo que supone un incremento del 11, 10,5 y 14,5 porciento. El patrón se repite en La Tierra Media: Sombras de Guerra, con 144/ 120/ 76 FPS, un aumento del 8,2/ 7,1/ 2,7 porciento respectivamente. En Shadows of the Tomb Raider alcanza 116/ 108/ 66 FPS, un incremento del 12,6/ 11,3/ 17,85 porciento respectivamente.

Análisis de la GPU AMD Radeon RX 6800

En Hitman 2 tenemos 83,15 FPS en 1440p y 63,85 FPS en 4K, un aumento del 5,4 % y del 6,6 % sobre la RTX 3070.

Red Dead Redemption alcanzó 101,35/ 83,70/ 53,84 FPS en 1080p/1440p/4K, sobrepasando la tasa de fotogramas de la RTX 3070 en un 7,5 %/ 15%/ 5,3%. Hay que decir que no se esperaba un incremento en 1440p.

Desde el punto de vista del consumidor, esto es fantástico. Mientras que es extremadamente difícil hacerse con alguna GPU o CPU de nueva generación por la falta de existencias, AMD ha dado un gran salto de calidad y ha subido de peldaño, poniendo a Nvidia contra las cuerdas en esta guerra. Esto significa que las tres empresas van a luchar encarnizadamente para hacerse con el trono, sacando al mercado productos de mayor calidad e incluso más baratos en los años venideros, a la vez que intentan demostrar al consumidor que su marca es la más fuerte de todas. La guerra mundial de PC ha dado el pistoletazo de salida, y no puede haber mejor noticia que esta para los gamers. En los primeros compases del conflicto, AMD pone sobre el tablero una tarjeta gráfica de nivel "básico" que corre a 4K y no solo mira de frente a la competencia de Nvidia, sino que la supera. Además, es importante anotar que se puede comprar sin tener que vender en el mercado negro ningún órgano vital.

10 Gamereactor España
10 / 10
+
Fantástica tarjeta gráfica de nivel básico pero con 4K. Relativamente barata. Supera a las competidoras de Nvidia en algunas situaciones.
-
Hacen falta otros componentes de AMD para exprimirla al máximo.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países


Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.