Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis de hardware

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)

Puede que no sea la ansiada Switch Pro pero, ¿es una actualización que vale la pena?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ
HQ

Con los rumores de una Nintendo Switch Pro 4K alzándose, mucha gente se llevó una decepción cuando se presentó al mundo Nintendo Switch (modelo OLED) en julio. Aparte de una pantalla ligeramente más grande y con colores más vivos, esta nueva consola parecía carecer de modificaciones importantes de hardware que la acercaran a PlayStation 4 Pro o Xbox One X una vez conectada a la TV. Más bien, parecía una revisión de hardware más al estilo de Nintendo y centrada en el juego portátil, como hemos visto en el pasado con Nintendo 3DS XL o DS Lite. Puede que Switch OLED no haya sido recibida con los brazos abiertos por todos, pero, teniéndola entre nosotros desde hace varios días, hemos aprovechado la ocasión para comprobar si es una actualización que realmente vale la pena o simplemente una opción más atractiva para los que se lanzan ahora al mundo de juego híbrido.

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)

La pantalla OLED de 7 pulgadas

Podríamos empezar con la que es, sin duda, la mejora más importante: la pantalla. La nueva revisión cuenta con una pantalla OLED más grande de 7 pulgadas (frente a la LED de 6,2 pulgadas) y la diferencia se nota en cuanto tienes la consola entre tus manos. Los colores resaltan, son muy saturados y brillantes, con negros más marcados (esto se nota hasta con las pantallas apagadas), mientras que los juegos que se ejecutan en el modelo anterior parecen más apagados y sin vida. Este aspecto tan llamativo se mantiene independientemente de las condiciones de luz que tengas, y mejora los ángulos de visión en vertical. Así, se ve genial tanto si estás sentado en el autobús en pleno día como si intentas jugar unas cuantas rondas de Rocket League por la noche en la más absoluta oscuridad.

Pasar de 6,2 a 7 pulgadas no parece una gran diferencia sobre el papel, pero el cambio es innegable cuando pones una al lado de la otra. Es mucho más satisfactorio jugar en una pantalla más grande y, obviamente, es una ventaja para los hipermétropes, ya que el texto que aparecen en pantalla es mucho más visible. Evidentemente, el modelo OLED es ligeramente más grande y pesado que el original (muy ligeramente en ambos casos: podrás usar las mismas fundas y estuches), pero no es demasiado voluminoso ni tampoco difícil de manejar, cosa que temíamos al principio. De hecho, la pantalla ocupa más superficie que antes y casi toca los bordes de la consola, en lugar de hacer que todo sea más grande a su alrededor.

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)

Un último aspecto a tener en cuenta es que algunas apps como YouTube no se han actualizado para sacar partido de esta pantalla más grande. Al ver contenido, se muestra al mismo tamaño que las antiguas consolas Switch y se colocan unas barras negras a los lados. Imagino que estas aplicaciones se actualizarán en el futuro para adaptarse a la nueva pantalla, pero es algo que hay que tener en cuenta por ahora, al menos para los primeros compradores.

La incógnita del color y los juegos a largo plazo

Por otro lado, con la nueva pantalla llega una opción de "Intensidad del color" a la configuración de la consola. Por defecto viene en "Alta", pero veréis que en juegos como Zelda: Breath of the Wild o Super Mario 64 la hierba parece radiactiva, por tanta saturación. Está claro que estos juegos, así como sus iconos en el menú, calibraron su paleta de colores en base al perfil de color de la pantalla de la Switch original, de modo que para ellos os recomendamos usar la intensidad "Estándar": así no chillarán tanto. Desconocemos si Nintendo planea actualizar los juegos o detectar en qué consola se ejecutan, pero nos da la sensación de que títulos nuevos como Metroid Dread se llevan mucho mejor, o están mejor preparados, para la sobresaturación.

Como apunte curioso, como ya notamos en nuestras primeras impresiones, la pantalla de Nintendo Switch OLED es algo más cálida, pero es más una cuestión de acostumbrarse que una diferencia que afecte al aspecto de los juegos. Eso sí, vigilaremos de cerca que no se produzca ningún efecto de 'burn-in' o retención dada la tecnología, porque entendemos que ese problema ya es cosa del pasado.

El Dock renovado

La base, o dock, de la consola se ha renovado bastante. Sus esquinas se han redondeado y ahora tiene una suela más adherente para impedir que esté en contacto directo con cualquier superficie. El gran atractivo de esta base (que se venderá por separado más tarde) es que tiene un puerto Ethernet integrado. Es algo muy conveniente para aquellos que quieran una conexión más segura y veloz a la hora de descargar juegos y jugar online con amigos (o que estén hartos de usar un colgajo USB para tal fin). Además es un buen plus, sobre todo porque las versiones en la nube de juegos como Marvel's Guardians of the Galaxy o todo Kingdom Hearts se están volviendo cada vez más frecuentes y no funcionarán bien con una conexión inestable.

Su aspecto es, ciertamente, más agradable a la vista, más elegante con sus logos más discretos, pero hay algunas decisiones de diseño con las que no estamos muy de acuerdo. En la anterior Switch, la compuerta trasera de la base tenía un sistema de cierre que facilitaba abrir para conectar o desconectar un cable HDMI, por ejemplo. En el modelo OLED, en cambio, se retira la tapa de plástico al completo y se tiene que volver a enganchar para cerrarla, algo tedioso si mueves mucho la consola, como es nuestro caso. ¿Quizá eviten roturas de las bisagras de este modo? La verdad es que facilita la gestión de cables cuando, directamente, no caben dentro.

Por otro lado, habríamos agradecido una calidad de materiales superior, pues tiene el mismo acabado de caja de plástico que el modelo original. Cuando coges una Switch OLED sorprende al tacto por su ligera textura mate trasera, agradable al tacto y más a prueba de dedacos, pero el dock no deja la misma sensación. Por último, quizá el aspecto más negativo, la ranura donde se inserta la consola es mucho más ancha y holgada, con la probable intención de evitar rayaduras en la pantalla, pero con la holgura adicional tiembla mucho más al descansar en su interior.

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)

64 GB de almacenamiento interno

Duplicar el almacenamiento interno de la consola es, por supuesto, un cambio más que bienvenido, pero nos habría gustado que Nintendo hubiera ido un poco más lejos en este apartado y que hubiera dado el salto a los 128 GB, como por ejemplo ha hecho Oculus Quest recientemente. Vas a seguir necesitando una tarjeta microSD desde el primer día si planeas instalar muchos juegos pesados en la consola. Para dar una mejor perspectiva de este asunto, Apex Legends ocupa 25 GB en Switch y Doom Eternal, sin DLC, ocupa 17,5 GB. Por suerte, si tienes la microSD de tu antigua Switch podrás usarla en el modelo OLED, aunque tendrás que formatearla y descargar los juegos y apps desde la eShop de nuevo. Esto, o al menos borrar todos los datos que sean de juegos (código y partidas guardadas), porque el contenido del Álbum (capturas de pantalla y vídeo) sí lo leerá sin problemas.

Un soporte más grande

Sinceramente, ya nunca solíamos jugar con nuestra antigua Switch en modo sobremesa (o 'tabletop'). La consola, sin Joy-Con, parecía muy pequeña y el delgado y endeble soporte de la parte trasera se cerraba o incluso se soltaba de vez en cuando al intentar colocarla sobre una superficie. Sin embargo, Switch OLED ha solventado ambos problemas por completo y ahora sí empiezamos a ver esta opción como una forma viable de jugar con ella.

El soporte mejorado se extiende por todo el ancho del cuerpo de la consola, lo que le da un mayor equilibrio, y la pantalla más grande facilita que personas como yo, que soy algo corto de vista, pueda jugar a cierta distancia. El soporte también es muy flexible, ya que su ángulo se puede ajustar desde casi 90 hasta 180 grados, y también es muy robusto. No se va a romper ni se va a caer, y ya nos hemos visto jugando bastante a Metroid en este modo cuando queremos dejar la TV un rato y relajar las manos al mismo tiempo. Este diseño, además, cambia por completo los usos posibles hasta ahora en trenes o aviones, así que da más posibilidades de juego de viaje.

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)

Sonido mejorado

En base a nuestras pruebas, la mejora en el sonido es apreciable pero muy contenida. De hecho, se podía haber conseguido algo más, viendo cómo funcionan los móviles de los últimos años. Lo que sí ha supuesto un gran salto, también disponible en Switch original y Lite, es la posibilidad, por fin, de conectar auriculares Bluetooth. Esto mejora la libertad y la experiencia portátil sobremanera, e incluso hemos probado a jugar en sobremesa con un altavoz independiente. Sin embargo, hemos advertido un importante retardo o 'lag' con algunos modelos de auriculares, tan notorio que llega a estropear el tiempo de reacción. Seguiremos investigando este asunto tan sonado.

Conclusión

Puede que no sea la Switch Pro que muchos anhelábamos para que los juegos nuevos o ya existentes rindieran mejor en la tele, pero el modelo OLED sigue siendo una revisión que merece la pena y que mejora tanto el juego portátil como el sobremesa. La pantalla OLED de 7 pulgadas es mucho más viva y colorida, salta a la vista, mientras que la mejora de almacenamiento y el soporte trasero son la guinda del pastel. Curiosamente, con estas características no solo compite con la Switch original, ya que plantea la pregunta de si, en portátil, prefieres ligereza o una pantalla que ya es mejor que la de Lite, a diferencia de lo que pasaba hasta ahora. Los puristas lo tendrán claro.

Personalmente, nos resulta imposible volver al modelo anterior, aunque no estamos del todo seguros de que estas pocas aunque bienvenidas novedades justifiquen un precio extra de 349,99 euros para los que ya poseen una Switch original. Sin embargo, si aún eres de los pocos que no tienen una Switch, o si quieres dar el paso desde una Switch Lite, sin duda esta es la opción a la que debes lanzarte.

Análisis de Nintendo Switch (modelo OLED)
08 Gamereactor España
8 / 10
+
La pantalla es notablemente más grande y vibrante. El soporte trasero y el agarre adicional por fin hacen viable el juego en sobremesa. El nuevo dock tiene puerto Ethernet de serie. Mejor tacto.
-
La calidad del dock se mantiene, el almacenamiento se sigue quedando corto, algunos juegos se ven 'radiactivos' por ahora con los colores intensos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países


Cargando más contenido