Español
Gamereactor
análisis de hardware

Análisis del Razer Wolverine V2

Aunque sea una mejora respecto al Wolverine Ultimate, la pregunta de si puede competir contra los mandos premium sigue en pie.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Si te has hecho con una Xbox Series X o Series S, seguramente ya estés bien servido en el tema de los mandos, ya que la consola viene con uno de estos nuevos periféricos totalmente rediseñados, y además permite utilizar los mandos de Xbox One sin tener que poner mucho esfuerzo. Esa compatibilidad es una buena forma de empezar sin tener que gastar dinero extra.

Así que, ¿para qué apresurarse y comprar otro mando que además no es inalámbrico? Y encima teniendo en cuenta que Microsoft ha reducido más aún la demora del tiempo de respuesta en el mando de Xbox Series S y X. Pero hay quien busca un segundo controlador y uno de los primeros con licencia oficial y es el Razer Wolverine V2. Obviamente, es el sucesor del Razer Wolverine Ultimate. Sin embargo, he de decir que, aparte del nombre, no tienen muchas cosas en común, ya que el material y la forma son completamente diferentes, entre otras cosas.

Análisis del Razer Wolverine V2

De hecho, me encanta el tacto que ofrece el Razer Wolverine V2 al tenerlo entre manos. El mando tiene una forma redondeada que da la impresión de estar hecho de plastilina, y no tenía la sensación de que un mando se amoldaba perfectamente a mis manos desde la primera vez que jugué con el de Gamecube. Tanto los gatillos como los botones LB/RB también encajan a la perfección y superan a los del mando de Microsoft, (y mira que el periférico de Xbox Series S y X es bastante ergonómico). El material que han elegido para su fabricación, algo que ya he mencionado un poco antes, se merece su propio apartado. Tanto la parte frontal como la trasera de los agarres están rematadas en goma con un estampado rugoso que ofrece un agarre excepcional, tanto que vi incluso cómo contrarresta el sudor de las manos. No obstante, supongo que esto depende en gran medida de la cantidad de aire que se almacene en los huequecitos de la superficie rugosa.

En la parte trasera del mando se encuentran dos interruptores escondidos que sirven para bloquear los gatillos, cuya función es detectar la presión para así poder arañar unos cuantos milisegundos en, por ejemplo, shooters en primera persona. Entre los gatillos y los botones LB/RB hay dos botones adicionales que reciben el nombre de M1 y M2 a los que les puedes asignar funciones que sirvan como atajos. Es una solución acertada, sí, pero no llega al nivel de las palancas que posee en la parte trasera el mando Elite 2 de Microsoft, que, también hay que decir, cuenta con un precio de mercado más alto (El Wolverine cuesta 119,99 €)

Análisis del Razer Wolverine V2

En la parte baja del mando se encuentra un conector Jack de 3,5 mm y, en la parte superior, el cable con el que se conecta. Los botones de Start y Select (ya sé que no se llaman así) se han ubicado esta vez un poco más arriba para que resulten más accesibles. Si te descargas la aplicación de Razer puedes configurar los botones a tu gusto para ajustar las funciones exactamente donde quieres que estén, algo que se agradece.

A su vez, el D-pad es increíblemente rápido y sensible, y, a diferencia de su predecesor, se trata de una cruceta mecanizada y no solo cuatro botones colocados en la clásica forma de cruz. Al igual que los demás botones, al pulsarla ofrece una sensación muy propia y placentera, un logro que Razer atribuye a la tecnología que emplea y que es mayor que la utilizada en mandos anteriores. La llaman Mecha-Tactile, y solo puedo decir que no tienen rival en cuanto a velocidad, así que no mienten a la hora de decirlo.

Hasta el momento me ha funcionado muy bien, y, después de jugar prácticamente solo a Call of Duty: Black Ops Cold War, Tekken 7 y Forza Horizon 4, creo que el Razer Wolverine V2 es un gran mando, sobre todo teniendo en cuenta su precio. Eso sí, no puedo dejar de lado el hecho de que los gatillos son menos sensibles que los del mando original en los juegos de carreras, aunque son mucho mejores en los títulos de acción gracias a la opción de bloquear los gatillos. Tengo la sensación de que los joysticks son más precisos, pero también un poco más resbaladizos que los del mando normal, algo que también cabe mencionar.

Análisis del Razer Wolverine V2

Para mucha gente, la mayor desventaja sea seguramente el cable, aunque también es uno de sus puntos fuertes. El hecho de contar con él hace que sufras menos lag y también reduce a 0 las posibilidades de que se te acabe la batería en medio de un combate, pero esto no suele ser ningún problema para un jugador habitual. Los profesionales, sin embargo, sí quieren que su mando vaya por cable, y este es el público al que se dirige, pero también es cierto que estos seguramente busquen también tener palancas en la parte trasera, así que tampoco puedo decir que sea un periférico concebido al 100% para Pros.

En términos generales, recomendaría el Razer Wolverine V2 a cualquiera que busque mejorar su nivel de juego sin tener que apoquinar un pastizal por otro mando. Te hará mejor a la hora de jugar, pero has de tener en cuenta también que no tendrás todas las funciones que sí ofrecen los mandos de la gama más alta.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Excepcionalmente ergonómico. Increíblemente rápido. Fácil de configurar. Buen agarre. Se pueden bloquear los gatillos. Botones adicionales que puedes configurar.
-
Los gatillos no son los adecuados para los títulos de carreras. Los joysticks son un poco resbaladizos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países


Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.