Español
Gamereactor
análisis
ARK: Survival Evolved

Análisis de ARK: Survival Evolved

El exitoso juego de supervivencia entre dinosaurios llega a las consolas, ¿cómo ha quedado?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ark: Survival Evolved es uno de esos juegos de supervivencia que floreció en acceso anticipado. Tras su lanzamiento, continúa siendo uno de los juegos más populares del género, pues la combinación de dinosaurios con la posibilidad de progresar hacia tecnologías más modernas como cohetes o lanzallamas es un gran atractivo si lo comparamos con otros juegos de supervivencia como Conan Exiles, que quedan estancados en su tema. A pesar de haber visto algún vídeo que otro y de conocer ya lo básico del juego, nuestro crítico se lanzó a la experiencia Ark sabiendo lo mínimo para conseguir una primera impresión real.

Al comenzar apareces en una isla y ahí ya había mucho que ver: un triceratops a la derecha y a la izquierda un brontosaurio enorme y ruidoso, además de otros bichos que correteaban por los alrededores. Intentamos matar a uno de ellos a golpes para conseguir algo de comida u otros materiales, pero se zambulló en el agua, lo que significaba. Envalentonados, nos pusimos a perseguirle bajo la superficie, pero ahí sufrimos nuestra primera muerte en una tumba submarina.

Elegimos la misma zona para comenzar pero al otro lado de la misma isla. Pensando que sería mejor hacernos con un arma, empezamos a golpear árboles, porque así suelen funcionar los juegos de supervivencia, y voila, conseguimos madera y paja. Aun necesitábamos una piedra para hacer un pico y dar golpes a las rocas no surtía efecto, pero había pequeñas piedras por la playa así que tras darle a todos los botones descubrimos que con el triángulo podíamos coger cosas. Hicimos un pico tradicional y, a continuación, intentamos saltar la verja de alguien porque cercaba la playa, pero acabamos atrapados entre la valla de madera y una barrera de pinchos. Nos fue imposible escapar, así que morimos de hambre. Segunda muerte.

ARK: Survival Evolved

Para la tercera vez optamos por una zona más septentrional del mapa, pero con una dificultad fácil. Había muchas plantas y árboles, así que hicimos otro pico y nos dimos cuenta de que el triángulo también sirve para rebuscar bayas y fibra. Pero mientras recolectábamos comida apareció un dilophosaurus y acabó con nosotros antes de poder darle un solo golpe. Tercera muerte.

Una vez dominamos lo básico, pudimos crear enseguida un refugio como base de operaciones para tener un lugar donde resguardarnos y acumular nuestras posesiones. Hicimos y colocamos un par de ladrillos, pero otro dilophosaurus nos sorprendió y acabó con nuestra vida antes de que pudiéramos si quiera hacer una pared. Cuarta muerte.

Como volvimos a aparecer cerca de nuestro cadáver esta vez pudimos avanzar más, conseguimos recuperar nuestros objetos y esquivar al dinosaurio persistente. En un intento por encontrar un lugar que no estuviera tan poblado por criaturas hostiles, intentamos cruzar un río a nado para llegar a una isla cercana, pero nos comieron las pirañas. Quinta muerte. Nuestro sexto intento duró poco, porque intentamos recuperar nuestras cosas de debajo del agua pero nos volvieron a comer las pirañas. Frustrados, nos rendimos y prometimos enfocarlo de otra manera al siguiente día.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
ARK: Survival Evolved

Al iniciar el juego por segunda vez encontramos un nuevo servidor, abrimos a un lado la guía de inicio y nos pusimos a ello. El inicio del juego es igual que en otras experiencias de supervivencia (como ya habrás deducido si has llegado hasta aquí): golpear árboles, conseguir madera, recoger otros recursos esenciales hasta tener suficientes para construir un refugio básico, todo esto mientras mantienes los niveles de agua y comida e intentas evitar bestias hostiles. Ark no innova mucho, pero todo lo que tiene es correcto y se compara bien frente a otros títulos.

Subir de nivel a tu personaje tiene como recompensa un punto de habilidad que puedes invertir en cualquier atributo como salud, oxígeno o peso. Es bastante sencillo, pero se hace un poco más complejo con los Engrams, que son básicamente técnicas que tienes que aprenderte para poder crear varios objetos, y cuanto más subas de nivel, más puntos Engrams conseguirás y el despliegue de opciones será mayor. Al principio solo podrás hacer cosas sencillas como una lanza, palos de madera y material de construcción con paja, pero en seguida llegarás al nivel 20 y podrás hacer cosas como tuberías de irrigación para transportar agua, granadas de humo y una pistola de bengala. Si continúas avanzando, con el tiempo conseguirás cohetes, torretas, sistemas eléctricos y mucho más.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

A pesar de la promesa de herramientas y equipamiento mucho más sorprendente que una simple casa de madera de dos plantas y una phiomia de mascota, no había mucho más incentivo para seguir sobreviviendo. El inicio del juego es repetitivo: recolectar árboles y piedras, matar un par de dodos, ir subiendo de nivel y vuelta a empezar. Nosotros jugamos solos, así que debe de ser diferente cuando juegas con un amigo, pero las primeras horas dieron mucho trabajo.

Las versiones antiguas del juego tuvieron mala optimización en PS4, pero una vez se ha actualizado a la versión 513.0, la mayoría de los problemas desaparecen. La velocidad de frames por segundo es de unos 30fps constantes, lo que no es del todo ideal, pero con la cantidad de mundo cargando y las cosas que ocurren en los servidores oficiales de 70 personas, es comprensible. Esto quiere decir que explorar la isla para encontrar nuevos dinosaurios y notas de exploradores ya no es una experiencia tan dolorosa como lo era antes, con una carga relativamente breve y menos pop-in en las texturas.

El combate también es una parte importante del juego, pues tienes que matar criaturas para esconderte y comer. Para domesticarlos antes tienes que noquearlos con un palo o con una honda. Sin embargo, con el lag constante, la pelea es una tarea seria que se basa, en gran medida, en tener suerte y conseguir un golpe limpio. El ser con el que estés luchando a veces irá dando bandazos por todos lados mientras intentas lanzar el ataque sin rumbo, con la esperanza de darle lo suficientemente fuerte para liquidarlo. Si es que dios-CPU quiere que luches contra algo que quiera contraatacar en vez de intentar escapar.

Domesticar es fácil, solo tienes que alimentar con carne o bayas a una criatura inconsciente hasta que el medidor de domesticación esté lleno. También puedes domarlos de una manera más pasiva alimentándolos cuando están conscientes, pero es mucho más difícil porque algunos son agresivos, la mayoría se irán y si se hacen daño o se ponen hostiles tendrás que empezar el proceso de doma desde el principio.

ARK: Survival Evolved
ARK: Survival Evolved

Quizá lo que más dificultó que disfrutáramos el tiempo que pasamos jugando a Ark: Survival Envolved fue la cantidad de gente en los servidores. No nos referimos a otros jugadores, pues rara vez no encontrábamos con alguien, sino a los restos de otros jugadores. Jugamos sobre todo en el servidor PvE para evitar que nos matara una y otra vez gente sin piedad, pero había pequeños refugios y bases de paja por todas partes. Hay límites en la distancia a la que puedes construir de la base de otro jugador, lo que significa que pasamos la mitad del tiempo simplemente buscando un lugar en que pudiéramos instalarnos, pues no se podía en la mayoría de zonas por la proximidad de la estructura inacabada de otro.

Al construir la base tienes una cantidad considerablemente grande de opciones como tejados inclinados, rampas, escaleras en espiral y ventanas. Es bastante intuitivo, ya que los componentes se ajustan a las piezas que ya están colocadas y tienes libertad en cuanto a la manera de colocar los elementos, ya que no se limita a un formato basado en una cuadrícula para los objetos como sillas o zonas de construcción, así que eso sin duda fue una cosa que disfrutamos.

Ark: Survival Evolved es una buena experiencia de supervivencia y una de las mejores opciones que hay disponibles, al menos en consolas. Puede que hayan acabado con los problemas iniciales de optimización y lag, pero es difícil recomendarlo por una sola razón: jugar solo es aburrido. Studio Wildcard ha creado una experiencia pensada para ser disfrutada con al menos un amigo, para que así el tiempo que inviertes en reunir materiales, construir una base, buscar comida y todas esas necesidades se reduzca a la mitad. Eso sin mencionar que jugar con alguien es mucho más divertido. El contenido del juego cuando está más avanzado es mucho más interesante y fascinante que al inicio, pero jugando solo se tarda mucho en llegar a ese punto, sobre todo por todas las veces que nos matan dinosaurios asesinos como los therizinosaurus, los compys, los dilophosaurus y muchos más. Hazte con él si tienes uno o tres amigos, si no, busca algo más pensado para un solo jugador.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
ARK: Survival Evolved
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Domar dinosaurios es algo especial. Hay muchísimas cosas que hacerse con recursos que invitan a seguir y seguir. Las notas de los exploradores también animan a buscar.
-
Jugar solo es un esfuerzo sin recompensa. El principio es seco
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

ARK: Survival EvolvedScore

ARK: Survival Evolved

ANÁLISIS. Autor: Ford James

El exitoso juego de supervivencia entre dinosaurios llega a las consolas, ¿cómo ha quedado?



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.