Español
Gamereactor
análisis
Assassin's Creed Valhalla

Análisis de Assassin's Creed Valhalla

La aventura vikinga de la saga avanza con el retumbar de las hachas sobre los escudos buscando refrescar su fórmula. ¿Resultado? Hay Assassin's Creed para rato.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Ubisoft ha sabido sin duda encontrar el equilibro durante esta segunda era de Assassin's Creed. El nuevo rumbo que planteó Origins y la consagración y refinamiento de Odyssey han rejuvenecido una de las franquicias más queridas (y también más quemadas) de las dos últimas generaciones. Pero, ¿cómo mantener la frescura? ¿Puede ofrecernos algo realmente rompedor este Assassin's Creed: Valhalla que pueda sorprender?

Cuando salió Assassin's Creed Odyssey en 2018 parecía que la evolución de la franquicia había quedado constatada y firme. Con un mundo abierto inmenso y natural en el que explorar y trepar hasta el último de sus rincones, y la historia de Kassandra o Alexios en la Grecia clásica, amplió la experiencia y diversificación del juego como no se había visto antes. Ahora soplan vientos fríos del Norte con algunos cambios sorprendentes y nuevas opciones en un Assassin's Creed: Valhalla que retoma algunas antiguas ideas y las entreteje con varias de las nuevas mecánicas más destacadas de los últimos tiempos.

Nos situamos a mediados del siglo IX de nuestra era, en plena Edad Media. Una era de oscuridad y violencia, en la que los más fuertes son los que pueden dirigir su destino. En los fiordos noruegos vive Eivor, uno de los líderes del Clan del Cuervo, que junto a su "hermano" Sigurd toma a su pueblo y cruzan el mar con el objetivo de formar un nuevo reino. Los nórdicos llevan décadas asaltando los reinos sajones de Inglaterra y es allí donde se dirige el clan, buscando una nueva vida y alcanzar la gloria a base de la conquista. Mediante alianzas amistosas o usando la espada y el hacha, Eivor y su clan se disponen a someter todos los reinos que componen la Inglaterra de aquellos días. Su lucha la llevará a compartir objetivos con los Ocultos (la orden creada por Bayek de Siwa y Aya en Origins, precursora de los actuales Asesinos) y se verá envuelta en su guerra secreta contra la Orden de los Antiguos (los actuales Templarios).

Assassin's Creed ValhallaAssassin's Creed Valhalla

El personaje de Eivor puede elegirse entre masculino o femenino, o dejarle al Animus decidirlo en función de la historia. En nuestro caso al darle a esta opción nos apareció Eivor femenina [muy apropiado, pues nos cuentan nuestros compañeros nórdicos de Gamereactor que Eivor es nombre de mujer]. Hay ciertas partes del juego en las que Eivor se representará con el otro género, aunque por lo general se mantendrá casi siempre con el mismo. Porque sí, la historia de Eivor corre paralela a la trama de 2020 encarnada por Layla Hassan, como ya ocurriera en Origins y Odyssey. Habrá quien considere que esta parte del juego es la menos atrayente, y ciertamente tiene un peso menor en la aventura, pero parece que será en esta entrega cuando culmine la investigación de Layla y su destino como Heredera del Recuerdo. También parece que tanto la vida como las decisiones que tomó Eivor entonces pueden determinar la supervivencia de la humanidad en el presente...

Esto va de vikingos, y para que nuestro personaje y su clan encuentren su sitio en el mundo, primero habrá que pelear por él. Y es en el combate donde se encuentra la mayor evolución de Assassin's Creed: Valhalla respecto de los anteriores. ¿Es Eivor una Asesina realmente? No a priori. Incluso cuando recibe su hoja oculta (como regalo de un saqueo en los primeros compases del juego), ya se la coloca de una forma que a los verdaderos Ocultos les resulta extraña. Ella no entiende que se tenga que esconder de nada, ese no es su estilo, y así marca una personalidad propia dentro de los Ocultos. Los vikingos se caracterizaban por un combate directo y sin cuartel, y su ferocidad no tenía límites. Ahora podemos optar por luchar con los puños desnudos, con un arma y escudo, o con dos armas (¡o con dos escudos!). La variedad en el arsenal indica la cantidad de estilos de lucha que tendremos a nuestra disposición. Espadas, lanzas, hachas, arcos, manguales...todo tipo de herramientas de la muerte con las que sentimos caer cada golpe sobre nuestros enemigos. Las animaciones y combos de ejecución varían en función de cada tipo de adversario, y las decapitaciones y mutilaciones estarán a la orden del día, y son toda una delicia. Con más de 25 tipos distintos de adversarios humanos, cada uno con un estilo de lucha distinto y contra los que habrá que variar nuestra táctica, queda claro que desde el estudio han tomado nota de las sugerencias de los jugadores respecto a este apartado, que ya se venían reclamando desde Origins.

Assassin's Creed ValhallaAssassin's Creed Valhalla

Ya no existe la subida de nivel, o no al menos no como la veníamos conociendo. Ahora nuestro personaje evolucionará gracias a los puntos de poder, con los que vamos incrementando nuestras estadísticas en función del estilo de combate que prefiramos (la senda del Cuervo, la senda del Lobo y La senda del Oso) y estarán representados en un único árbol de habilidades cuyas ramificaciones son constelaciones. Ningún camino es excluyente de los otros dos, y podremos "reescalar" los puntos obtenidos en función de nuestras necesidades de lucha. Podemos optar por subirnos poder en la armadura del Cuervo, y a la vez potenciar poder en el Oso para adquirir las habilidades de lucha de esta senda. La adaptación constante a cada estilo del jugador hace que la experiencia funcione, y que ir despachando enemigos en Valhalla lo convierta en el mejor Assassin's Creed en cuanto a combate se refiere. Además volvemos a tener un compañero alado (en este caso, un cuervo llamado Synin) que hará las funciones habituales de vigía desde el cielo y nos marcará algunos secretos que no veremos a simple vista.

El estilo de lucha en los grandes enfrentamientos ve su máximo exponente en los saqueos. En ellos tendremos que aproximarnos con nuestro barco vikingo, el drakkar, y su tripulación, para atacar las poblaciones cercanas y expoliar todos sus bienes y objetos valor, con lo que luego podremos mejorar nuestro equipo. Se acabaron esos inventarios llenos de armaduras y armas a distintos niveles. Aquí existen unos pocos objetos y luego en función del estilo que más se acomode iremos mejorando y reinando con nuestros expolios de guerra aquellos que más nos gusten, llevándolos hasta el nivel Mítico. Normalmente encontrar los tesoros más relevantes como el equipo y los lingotes de mejora requerirá de un ejercicio de percepción con el entorno y destreza para llegar a ellos.

Saqueando también obtendremos suministros y materias primas con las que establecer nuestro asentamiento en Inglaterra. Se ha recuperado ésta mecánica de Assassins Creed II (aquella Villa Auditore) y no podría ser más adecuada. En una tierra en la que somos claramente unos extraños para todos, tener un sitio al que llamar hogar y verlo crecer se siente muy cercano. Desde este lugar coordinaremos la línea principal de misiones, que pasan por establecer alianzas con los condados vecinos apoyando a una facción frente a otra. Según vayamos mejorando nuestro asentamiento, así irán oyendo hablar de él en más sitios, y se acercarán a vivir nuevos personajes con arcos de misiones nuevos y nuevas actividades que podemos realizar en él, como banquetes y duelos de beber hidromiel. También aquí encontraremos gran variedad de desafíos de pesca y caza de animales y la entrega de algunos de los muchos coleccionables que encontraremos a lo largo y ancho del mundo (y hay más variedad que nunca): diseños de tatuajes, artefactos romanos, páginas de sagas vikingas, trofeos de animales legendarios, entre otros. Desde la zona del puerto podremos personalizar nuestro drakkar y hacer nuestro propio Jomsvikingo, un guerrero que podremos compartir en línea para que vaya a saquear con otros jugadores. Además, hay que destacar dos lugares más dentro de nuestro hogar que son importantes: La guarida de los Ocultos (que nos otorga las misiones de su facción) y la choza de la Vidente Valka, donde nos conectará con nuestros sueños y podremos visitar y explorar la mismísima Asgard.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

No solo con las armas vienen los cambios en esta entrega. Si con Odyssey fueron las elecciones el eje sobre el que decidíamos como relacionarnos con cada territorio griego, en Valhalla el peso en la trama serán las consecuencias de las elecciones, que ahora afectarán de forma profunda al desarrollo de la partida, cerrando o abriendo nuevas líneas de misiones. En una ocasión pudimos elegir si darle la gloria de la muerte a un guerrero rival o contarle la verdad sobre la traición que caía sobre él. Elegimos la verdad y a cambio de la benevolencia, nos advirtió de una orden de asesinato contra nosotros que podíamos destruir antes de que llegara a los Fanáticos, uno de los enemigos más poderosos del juego.

Cambia también el enfoque de las misiones secundarias, ahora denominadas Eventos del mundo. Hay muchísimas y de una variedad asombrosa. Existen eventos muy locos y originales; por ejemplo un hombre que desea que le ayudemos a lanzar todas sus pertenencias al vacío, y otro en el que podemos reclutar (sí, sí, reclutar) un gato para nuestra tripulación de saqueos en el drakkar. Además de los eventos, hay dos actividades secundarias que podemos realizar en la mayoría de asentamientos que queremos destacar: Jugar al Orlog y los duelos de Escarnios. El Orlog es un juego de dados y estrategia en el que debemos derrotar al adversario mediante un equilibrio de tiradas de dados de ataque y defensa y unas habilidades que podremos utilizar si contamos con suficiente puntuación. Dicho así no suena especialmente atractivo, pero os podemos asegurar que aquí se encuentra el digno heredero del Gwent de The Witcher 3: Wild Hunt. Los duelos de Escarnios son "combates verbales" en los que debemos elegir la réplica que mejor convenga a los insultos del rival. Sí, también se nos viene a la cabeza los duelos de insultos del Monkey Island. El concepto es el mismo, y además ganar estos duelos permite mejorar nuestro Carisma, y así abrir nuevas líneas de diálogo que pueden facilitar el desarrollo de las misiones principales.

Y por si aún te quedaran ganas de explorar aún más, debéis saber que el mapa de Assassin's Creed Valhalla posiblemente sea el más grande de toda la franquicia, lo que ya es decir. La multitud de sitios que visitar y explorar ahora se marcan con puntos brillantes de colores según su tipo (amarillos para tesoros, blancos para artefactos y azules para eventos). El manejo por el mapa es ahora mucho más atractivo que en Odyssey y para conocer que hay en cada posición tendremos que desplazarnos hasta allí y averiguar qué nos espera. Los paisajes salvajes y congelados de Noruega contrastan con los bosques y prados de la campiña inglesa, jugando con una paleta de colores más apagada pero con mucho matiz en los tonos marrones y verdes. Puede sentir el barro al caminar y la niebla en las horas previas al amanecer, y aquí el Modo Foto te permitirá realizar instantáneas para el recuerdo.

Assassin's Creed ValhallaAssassin's Creed ValhallaAssassin's Creed Valhalla

En el apartado de sonido, la banda sonora, con temas enfocados en los instrumentos nórdicos, pero siempre con ese toque contemporáneo, se mantiene en un plano secundario pero constante que ambienta y da vida a las distintas situaciones. La localización al castellano tanto en voces como en textos es más que correcta, si bien es cierto que la sincronización labial de los personajes está mal encajada respecto al inglés.

Como puntos más flojos que hemos detectado, sobre todo que hay momentos en que la IA se vuelve un poco loca, especialmente en las batallas con muchos individuos simultáneamente en pantalla. También hay que poner algún pero en la fluidez en la escalada, aunque el resultado en general es más que notable, teniendo en cuenta las dimensiones del juego. Algo más grave es algún crasheo que hemos tenido, así como alguna caída de frames y ralentizaciones, al menos en la PS4 estándar que hemos utilizado en el análisis (nuestros compañeros nos confirman fallitos incluso en Xbox Series X). Esperamos que estas cosas se vayan puliendo en las próximas semanas.

A pesar de que no nos hemos querido dejar mucho en el tintero, es imposible reseñar todas las posibilidades que nos ofrecen las aventuras de Eivor. Estamos ante uno de los mejores Assassin's Creed de los últimos tiempos, un título variado y mejorado que puede ofrecer tranquilamente más de 100 horas de partida y del que nosotros nos hemos quedado prendados. Si queréis lanzaros a la conquista, ¡coged vuestra hoja oculta y seguidnos hacia el Valhalla!

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
09 Gamereactor España
9 / 10
+
El combate renovado y sus animaciones son una maravilla. La variedad de misiones y cosas que hacer (los asentamientos aportan mucho). Una historia épica y un mundo repleto de misterios.
-
Pequeñas ralentizaciones y bugs gráficos, incluso en Xbox Series X. Algún error de control de movimiento y de comportamiento de la IA.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Assassin's Creed ValhallaScore

Assassin's Creed Valhalla

ANÁLISIS. Autor: Alberto Garrido

La aventura vikinga de la saga avanza con el retumbar de las hachas sobre los escudos buscando refrescar su fórmula. ¿Resultado? Hay Assassin's Creed para rato.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.