Español
análisis
Bleeding Edge

Análisis de Bleeding Edge

Este es el comienzo de la nueva vida de Ninja Theory en Xbox Game Studios.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

La falta de juegos exclusivos ha desangrado a Xbox One frente a sus competidores, pero desde que Phil Spencer tomó las riendas, su objetivo ha sido taponar esa herida. Su gran plan llegó en el E3 2018 con el anuncio de la compra de unas pocas compañías. Y luego más, y más y más. Ahora, Xbox Game Studios está formado por 16 grupos, algunos con varios equipos en paralelo, que deben garantizar un flujo constante de juegos. A partir de... ya.

Ninja Theory, una de las primeras adquisiciones, estrena su primer juego en la casa, Bleeding Edge. Los creadores de Hellblade: Senua's Sacrifice y DmC: Devil May Cry vuelven con algo distinto, un brawler online para equipos de cuatro personas que quieran pasarse horas zurrándose. Dos modos de juego por encima de todo, un control de objetivo que es el típico capturar la bandera y recolección de energía. Este otro cambia algo porque los equipos tienen que encontrar y recoger unas células de energía repartidas por el escenario y dejarlas en puntos determinados. Es como jugar al gato y al ratón porque si mueres lo pierdes todo y no puedes almacenar si te están pegando.

En estos días jugando hemos aprendido que tener un equipo variado y cooperar es esencial. No vas a durar mucho si haces la guerra por tu cuenta. Hay que escoger entre las clases tanque, asesino y apoyo, y después un rol dentro de cada una de ellas, entre cuerpo a cuerpo, a distancia o híbrido. Es decir, que no tienes que pillar a Kulev solo porque mole más. La forma de usarse es la típica, con los tanques por delante absorbiendo daño y los apoyos en retaguardia colocando barreras o curando a compañeros. Este diseño de juego hace que la partida se desbarajuste al morir un par de personajes.

Se valora de forma muy positiva la sensación de energía y oportunidad que ofrecen los escenarios de Bleeding Edge. En cada mapa te vas a encontrar propulsores que te lanzan a plataformas elevadas, y también puedes sacar un aerodeslizador para planear un poco. Pero también hay peligros en el entorno que no perder de vista, más bien al contrario, de los que se puede sacar partido. No es habitual morir en este tipo de juegos porque te tiren a la vía del tren y te arrolle un convoy. Nos han gustado los mapas, muy bien diseñados, pero solo hay cinco de momento y eso provoca que se te reputan rápido.

Bleeding Edge

También juega a su favor que los controles y el sistemas de combate se dejen dominar con poco más que un tutorial de cinco minutos. Es un brawler de esos de que te sacan combos con solo machacar el botón de ataque básico, sea de un tipo o del otro, pero después hay que contar con las tres habilidades especiales con cooldown únicas por personaje. Tampoco faltan los ataques definitivos, que aquí han llamado súper. Hay un par por luchador pero solo se puede utilizar uno a la vez, así que toca pensar cuál merece la pena.

Hasta aquí suena todo muy semejante a otros juegos de combate por equipos con héroes, pero Bleeding Edge rompe sus costuras gracias a los mods cibernéticos. Puedes aplicar hasta tres mejoras a personaje para ganar un poco de ventaja en ciertas áreas. Hay un montón y lo que hemos aprendido es que se saca más partido si se usan para orientar la configuración del personaje en una dirección global que para exprimir cualidades individuales de cada una. Lo importante es que no rompen el equilibrio general, que a estas alturas es imprescindible. Por suerte, hay un dojo en el que probar y practicar antes de lanzarse a la aventura con una configuración a boleo.

De momento, en el lanzamiento, tenemos 11 personajes y hay un duodécimo que está a la vuelta de la esquina, Mekko. No son muchos pero, cuando lo probéis, comprobaréis que hay un enorme trabajo de diseño en cada uno de ellos para que tengan personalidad y cualidades aprovechables. Eso facilita que no tardes en encontrar tus preferidos, como nos ha pasado a nosotros con el mencionado Kulev, que es una serpiente inteligente sobre un esqueleto con sombrero, o con Buttercup, medio mujer medio moto. De verdad que nos gustaría decir que es mejor la calidad que la cantidad en un caso como este, pero necesita un buen puñado más de luchadores.

Bleeding Edge

Como también pide a gritos algún tipo de matchmaking o emparejamiento ordenado a la hora de unirse a las partidas. Solo hay dos modos, pero la mayoría de las veces nos metía en el segundo modo del que os hemos hablado y en algún momento deben poner un orden o un equilibrio. Por supuesto, nada de rankings de momento, así que esto es un todo contra todos en el que más pronto que tarde se van a notar las diferencias de habilidad y horas acumuladas. Seguro que la hoja de ruta de Ninja Theory alberga respuestas para todas estas peticiones, pero no podemos pasarlas por alto.

Bleeding Edge tiene potencial para crecer hasta ser un juego especial, pero de momento está muy crudo. Es lo mismo que dijimos cuando lo probamos hace meses, cuando se supone que estaba en beta y no ahora que está estrenado en versión "final". Sus combates transmiten fuerza y energía y ganan mucho con el cuerpo a cuerpo, pero le falta más contenido. Además de poder comprarse, está en Xbox Game Pass así que confiamos en que los servidores estén bien nutridos de compañeros y enemigos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
Luchadores con personalidad. Combate poderoso y enérgico. El sistema de mods da profundidad táctica.
-
Cortísimo de contenido para un lanzamiento. Especialmente, faltan opciones de emparejamiento online.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Bleeding EdgeScore

Bleeding Edge

ANÁLISIS. Autor: Kieran Harris

Este es el comienzo de la nueva vida de Ninja Theory en Xbox Game Studios.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.