Español
Gamereactor
análisis
Call of the Sea

Análisis de Call of the Sea (Xbox Series X, PC)

Nos sumergimos en los años 30 en busca de nuestro esposo perdido.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

The Witness es una de las mejores experiencias con un videojuego que he tenido durante mucho tiempo. Los puzles que ofrece son más adictivos que la cafeína y que unos cigarros con azúcar en la punta, lo que me hace que adore el título de una manera un tanto tóxica, ya que la mayor parte del hemisferio izquierdo de mi cerebro probablemente muriese por toda la presión que sufría bajo los dificilísimos puzles de Jonathan Blue. No obstante, algo que se echaba en falta era una historia contemporánea, cambiante y emotiva que sirviese de guía. Como solventando ese fallo, a Xbox y PC llega un nuevo contendiente, Call of the Sea, de la mano de los madrileños Out of the Blue. Es obvio que no ofrece la misma cantidad exorbitante de puzles que pudimos ver en The Witness, pero, en cambio, cuenta con una gran parte narrativa, así que, si tuviese que elegir, me quedaría con esto último.

Call of the Sea

Norah está enferma, pero enferma de verdad. La dolencia que la atormenta se puede apreciar en un par de extrañas manchas en los brazos y en las horas que se pasa en la cama, y se podría decir con casi total seguridad que sus días están contados. ¿Habrá una respuesta sobre qué enfermedad la adolece? ¿Y existirá algún medicamento eficaz contra este mal de entre la amplia lista de remedios existentes en la década de los 30? Con la motivación de seguir adelante con un matrimonio próspero y feliz, Harry, el valiente e intrépido esposo de Norah, se aventura por el mundo en busca de una cura.

Las semanas y los meses van pasando y las cartas que Harry le enviaba a Norah de repente dejan de llegar, y un tiempo después esta recibe un paquete. El contenido le permite viajar a una isla en algún lugar de Tahití, a pesar de su enfermedad crónica, y ahí es donde empezará la búsqueda tanto de Harry como de un remedio eficaz contra la enfermedad que está acabando con ella.

Call of the Sea

Una vez en esta isla paradisiaca y exótica, Norah comienza a seguir el rastro de Harry y de sus compañeros. Todo gira en torno a llegar al final del misterio que esconde este lugar, que no lo pondrá nada fácil con los muchos puzles y acertijos que acoge en ella. Los primeros son relativamente sencillos, como juntar las piezas de una fotografía rota o buscar códigos entre la naturaleza e introducirlos de la manera más clásica, y mientras tanto Norah irá hablando con la voz de su mente sobre su relación con Harry, de lo maravillosa que ha sido y de cuánto lo echa de menos. Me he sumergido de lleno en esta historia de amor de telenovela al escuchar sus sentimientos y al ver cómo sonreía al recordar momentos pasados grabados en su mente. La historia en sí misma no es demasiado profunda, obviamente, pero todo funciona a la perfección gracias a la voz de Cissy Jones, que seguro que te suena de Firewatch, entre otros títulos.

Respecto al gameplay, Call of the Sea es un simulador de andar de pura cepa, pero muy brusco. Es un hecho que la lentitud con la que se mueve Norah es estresante, pero también es cierto que es un reflejo de su estado de ánimo y de la atmósfera del lugar. El diseño es muy colorido, alegre y lleno de detalles, y, siendo este el primer título que analizo en Xbox Series X, he de admitir que estoy muy contento con el apartado gráfico que ha logrado desarrollar Out of the Blue. Echarle unas horas a este título después de un largo fin de semana jugando a Cyberpunk 2077 ha sido todo un placer, y diría que casi un retiro espiritual para mis ojos gracias a las suaves pinceladas y a la atmósfera relajada que el estudio ha conseguido crear.

Call of the Sea

En el apartado relacionado con los puzles, tenía un montón de ganas de ir resolviéndolos cuanto antes para avanzar más en la historia, así que me saltaba como un rayo las partes relacionadas con las instrucciones con la misma ilusión que un chaval en la zona de bares de Mallorca en agosto, y la mayoría de las veces estos puzles me han encantado. El nivel de dificultad va aumentando poco a poco, obviamente, y la verdad es que casi se me derrite el cerebro en ocasiones en las que se me pedía que afinara un órgano o que juntase símbolos extraños para crear nuevas palabras, por ejemplo. Cuando te quedas atrancado en alguna parte del juego, el hecho de desconectar de este cuando estás totalmente frustrado y volver al intentarlo al día siguiente con las pilas recargadas y listo para destrozar esos puzles es una sensación maravillosa, que, sin duda, me hace recordar aquellos días en los 90 y los 2000 en los que no era más que un chavalín que se quedaba atascado durante semanas en los puzles de Prince of Persia y Final Fantasy X, entre otros. He de decir que no me gusta mucho que los desafíos principales de Call of Seas estén organizados de tal manera que te hacen volver una y otra vez a las distintas partes de las pistas (y todo esto despacito, recuerda). Sin embargo, en términos generales los puzles de Call of the Sea están bien hechos, son divertidos y, a veces, muy desafiantes.

Call of the Sea

Así que después de haber jugado durante 8 horas, de las cuales la mayoría se me han ido en un par de puzles más largos, he sido capaz de llegar a la conclusión de la historia con Norah y ver los créditos después de un final muy bueno y lleno de emociones. La literatura de Lovecraft ha sido una gran fuente de inspiración en este título, pero eso sí, dejando a un lado las partes más melancólicas y tensas, ya que el estudio ha llevado a cabo una interpretación más animada que encaja a la perfección con el misterio de la vida que ha estado conviviendo con la protagonista. Hay momentos en los que sientes que es un poco 'caca' el hecho de que la comunicación entre los miembros de la expedición, cuyo rastro es el que sigue Norah, fuese mediante notas perdidas que esta se va encontrando, y a veces también pasa que el tono de la actriz de doblaje no encaja con la desesperación, el miedo y la incertidumbre que obviamente rodea a Norah debido a la situación en la que se encuentra.

Todo esto me ha cortado un poco el rollo, pero no significa que se trate de un título de mala calidad, ya que es una obra muy, muy buena. Notas a la perfección cómo el cuerpo te pide que sigas avanzando en el juego, de tal manera que casi volvía corriendo a casa nada más salir de mi puesto de trabajo en el astillero de Gotemburgo para ponerme a jugar y descubrir por fin lo que rondaba por la cabeza de Harry durante aquella semana en Tahití, y, después de todo, escribir este análisis.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Call of the Sea
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Historia emotiva con un buen final. Los puzles son desafiantes y llevan su tiempo. Diseño exquisito. Buenas actuaciones de voz, en general.
-
La velocidad de movimiento es muy lenta. A veces el tono de las voces no encaja con la situación.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.