Español
Gamereactor
análisis
Dead Rising 3

Análisis de Dead Rising 3

La 'next-gen' de Microsoft por fin ha llegado, y una de sus mayores bazas es la nueva exclusiva de Capcom infestada de zombis. Nos la pasamos y damos un veredicto.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Primero dejadme confesar algo. No me gustó el primer Dead Rising. Me lo pasé genial en su mundo 'sandbox', pegándole a los zombis en la cabezota con discos de hockey, o atropellando multitudes de muertos vivientes con carritos de la compra, pero no podía con la estructura del juego, especialmente con la implementación de los puntos de guardado. Y luego estaban las irritantes batallas con jefes finales; todavía tiemblo con sólo pensar en ellas. Volví a ponerlo varias veces un tiempo después, con la intención de darle otra oportunidad, principalmente por lo bien que me lo pasaba con su variedad de armas improvisadas, pero cada vez volvía a terminar decepcionado.

Por lo tanto, no fue sin cierta inquietud que introduje el disco de Dead Rising 3 en la ranura de nuestra flamante Xbox One. Al principio, también he de reconocer, no me acababa de convencer la idea de la tercera entrega de la serie, desarrollada por Capcom Vancouver; asperezas sin limar y recuerdos de hace años me venían a la cabeza. Sin embargo, mi opinión cambió cuando llevaba unas dos horas de partida. Una vez el juego me había hincado sus dientes infectados de virus zombificadores, tuve que revisar mi parecer inicial. Este es mi Dead Rising favorito.

La estética alegre y animada es cosa del pasado. También la interpretación de la realidad como si fuera un cómic. DR3 es una versión más cruda y atmosférica del concepto, pero tampoco te equivoques: sigue siendo un Dead Rising de cabo a rabo.

El jugador sigue asumiendo el control de un superviviente -en este caso un mecánico llamado Nick Ramos- y moviéndose por un mundo repleto de zombis, rescatando a ciudadanos de la amenaza de los muertos vivientes, haciendo pruebas contrarreloj para cumplir objetivos, desenredando los misterios que dieron lugar al último brote y recogiendo una enorme variedad de objetos del entorno, para usarlos con fines violentos y en muchos casos cómicos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Dead Rising 3Dead Rising 3

Para mí, donde Dead Rising 3 mejora aún más su fórmula de éxito probado es en el susodicho cambio de estilo artístico y en las revisiones realizadas sobre el sistema de guardado. En una partida normal puedes guardar donde quieras, registrando cualquier avance realizado instantáneamente (aunque tu posición exacta no se conserva; te siguen devolviendo al último checkpoint). También puedes guardar en uno de los muchos "porter-potties" (WC callejeros) situados por el mapa, y hay un montón, de modo que lo tienes fácil. Nunca sentí que el nuevo sistema de guardar partida me tratara de forma injusta, por lo que mi tiempo con el juego ha sido mucho más agradable.

Las batallas contra jefes también mejoran. El cambio es sutil, pero creo que la experiencia es ahora más accesible. Como en juegos previos, estos enfrentamientos se dan contra psicópatas que se están aprovechando del holocausto zombi, aunque en esta ocasión suelen ser opcionales, y no un punto de paso obligatorio para continuar la historia principal. Incluso en las batallas obligatorias hubo que continuar en alguna ocasión, pero nunca resultaron algo insuperable. Eso sí, si te aproximas a ciertos "psychos" demasiado pronto, será un desafío duro y a veces abrumador, pero una vez le hayas cogido el tranquillo a las mecánicas del juego, no hay nada demasiado complicado; la victoria siempre es factible. Aquí encontramos un buen equilibrio entre reto y accesibilidad.

Pese a toda su crudeza, Dead Rising 3 sigue repleto de tonterías. Me agradó el nuevo tono más oscuro que envuelve las acciones, pero en ocasiones no encajaba del todo bien yuxtapuesto con las cosas ridículas que se ofrecen a los jugadores que quieren explorar los aspectos más extravagantes de su diseño. Es algo que se ha hecho claramente para intentar captar dos audiencias; los que disfrutaron las coñas de los dos primeros juegos y los que buscan una experiencia algo más madura. La mayoría de las veces puedes interpretarlo como te apetezca, pero en ocasiones las diferencias se difuminan y te quedas en tierra de nadie, atascado entre las identidades gemelas del juego.

Esta dualidad poco nítida suele manifestarse principalmente en las armas y vehículos que usas en el juego. DR3 está ambientado en una ciudad (pequeña, sin embargo) dividida en cuatro zonas enlazadas mediante autopistas. No se advierten tiempos de carga mientras te mueves por sus alrededores (aunque medimos unas cargas de unos 45 segundos entre muertes y si estás en un punto complicado en el que mueres varias veces puede ponerse pesado), y el entorno es lo bastante grande para que sea necesario un vehículo si quieres pasar de una sección a otra del mapa.

Dead Rising 3

Hay un montón de vehículos esperando que los cojas, dando las luces para indicar que están en condiciones y son aptos para rodar. Una vez hayas descubierto diversos proyectos y bocetos que hay desperdigados por el mundo y subido de nivel tu habilidad de combo, puedes empezar a fabricar tus propios vehículos 'customizados' (tan fácil como aparcar dos coches normales juntos, ponerte en medio y pulsar A). Existe una decente variedad de opciones caseras, lo que convierte un coche normal en un vehículo más robusto y con armas o funciones que hacen que conducir entre filas de zombis sea un placer.

De forma similar, las armas se pueden combinar para conseguir derivados mucho más potentes. Algunos de los combos no hay por donde cogerlos, no tienen ningún sentido o no se parecen en nada a sus partes componentes (esto también se aplica a los vehículos), pero es una pega menor. Casi todo el rato es un sistema divertido que alienta la exploración para buscar los bocetos requeridos, mientras que las herramientas resultantes de tu creación pueden marcar la diferencia en las situaciones más apretadas. A diferencia de Dead Rising 2, donde te limitabas a crear armas en los bancos de trabajo, aquí puedes hacer combos de equipamiento donde te apetezca, lo que significa que hay muchas más oportunidades para ver las diferentes posibilidades ofrecidas por el juego.

Conforme Nick va subiendo de nivel, se va haciendo más capaz para diversas tareas. Cada nivel otorga "puntos de atributos" que se pueden invertir en mejorar ciertas características y destrezas (salud, espacio del inventario, cuerpo a cuerpo, etc.) o habilidades de combo (coches, camiones, armas de cerca o de lejos, etc.). La flexibilidad para especializarte no está nada mal, y una vez has completado el juego puedes volver a empezar conservando todas tus 'stats' de la primera partida. También tendrás una idea mucho más clara de dónde está cada cosa en el mapa, y podrás aprovechar este conocimiento para jugar con mayor soltura.

La historia en sí se despliega en nueve capítulos. En el modo historia normal cuentas con siete días, tiempo de sobra para hacerlo todo, antes de que tengas que salir por patas de la ciudad. El ejército planea destruir toda la zona, con la intención de borrar del mapa la última epidemia zombi.

Para los que buscan una experiencia más cercana a la del primer Dead Rising, está luego el modo Nightmare o Pesadilla. Aquí el tiempo del que dispones se ve recortado, de modo que no hay suficientes minutos en un día para rescatar a todo el mundo, y también se ve aumentada la fuerza de los zombis que te encuentras (aunque con las habilidades adquiridas durante una partida completa, el progreso sigue siendo manejable). Es básicamente la versión Dead Rising clásico del nuevo juego, con una mayor presión para alcanzar los objetivos. Te dejarás contenido y los supervivientes morirán porque no llegas a tiempo, de modo que si te interesa tomar ese tipo de decisiones de vida o muerte, en esta porción de juego las encontrarás.

Dead Rising 3Dead Rising 3

Por el camino te encontrarás una ecléctica mezcolanza de personajes. Cada uno envía a Nick a realizar una serie de tareas y recados distintos (de recolección de objetos, normalmente) por la ciudad. El guión y la trama en sí, como pasa con el género zombi por regla general, rozan la serie B, pero resultan interesantes y se ejecutan de forma divertida. Hay incluso algunos momentazos para la risa, una gran intriga en la trama principal y una buena nota para Nick, quien al final resulta un protagonista simpático (aunque comienza siendo un poco aguafiestas). Por el camino esperan giros y sorpresas, mientras que el capítulo final lo han dirigido particularmente bien. En base a las decisiones que tomas por el camino se activan diversos finales; el que me tocó a mí fue complicado pero brillante.

El juego cuenta además con una función SmartGlass mediante la que puedes usar tu tablet o smartphone para que te asistan durante tus viajes, marcando puntos de ruta o solicitando ataques aéreos. Lamentablemente no pudimos probar esta opción, pues no fuimos capaces de hacerla funcionar. Al parecer es buena para el juego co-op, otro de los aspectos que no pudimos analizar para esta review. Sin embargo, la función Kinect sí que está activa. Puedes pegarle voces a los muertos vivientes, llamando su atención en pantalla. Si tienes el Kinect enchufado y un zombi coge un pie de Nick desde el suelo, puedes agitar las manos para quitártelo de encima, algo que se ve sustituido por la pulsación de un botón sin no tienes conectado el sensor que viene con la consola. Lo que no está bien es que el juego, con Kinect encendido, se sale de la pausa de forma espontánea, lo que derivó en un par de muertes en descansitos para ir al baño. Esto no fue un problema con Kinect apagado.

Tras cubrir el juego principalmente de elogios, quedan algunas pegas que debemos mencionar, y son bastante considerables. Dado que Dead Rising 3 es un juego de lanzamiento 'next-gen', se va a prestar mucha atención al aspecto técnico y visual del juego. Por desgracia, no es puntero en ninguna de las dos áreas. El look mugriento funciona innegablemente, pero no consigue maquillar las muchas imperfecciones gráficas que descubrirás mientras te mueves por la ciudad ficticia de Los Perdidos. Encontramos pop-up de partes del escenario, texturas que aparecen y desaparecen o una buena ración de 'glitches' (ítemes que flotan en el aire y cosas así). Mucho se ha dicho de la tasa de imágenes del juego, y si bien cae de vez en cuando, nunca ha alcanzado un framerate que estropeara la partida. En general, queda patente que Capcom no ha pasado el tiempo suficiente puliendo el producto final, probablemente como resultado de las prisas para llegar al plazo del estreno de la nueva generación. Estaremos pendientes el día de lanzamiento para ver si aparece un parche que repase este tema.

Dead Rising 3

En pantalla aparece una impresionante cantidad de zombis, especialmente cuando conduces por las autopistas que enlazan las cuatro secciones del mapa. La variedad de de las 'skins' de los comecerebros no es tan grande, pero mirando el montón que salen, es perdonable. Lo que es menos perdonable es el cuadro de zombis que te encuentras con bastante frecuencia, con enormes grupos atascados en una misma postura, esperando que te acerques para cobrar vida. En ocasiones parece que están jugando al escondite inglés, algo que también sirve de recordatorio regular de que, pese a la sorprendente cifra de enemigos en pantalla, el juego sigue teniendo sus limitaciones técnicas.

Sin embargo, pese a los defectos enumerados, Dead Rising 3 proporciona diversión de la buena. Su mapa es lo bastante grande como para mantener el interés en sus actividades (no lo suficiente como para compararlo con otras aventuras de mundo abierto como Far Cry 3 o Grand Theft Auto V), y hay muchas cosas que hacer en este 'sandbox'. Alguien te llama constantemente por el walkie-talkie para hablarte de supervivientes encallados en algún lugar de la ciudad y que necesitan ayuda, y luego hay una buena colección de edificios a explorar por el camino, cada uno con coleccionables y objetos en apariencia irrelevantes que después se pueden emplear para crear nuevas armas tan ridículas como letales.

Los que busquen un regreso a las emociones de comedia de entregas anteriores, seguro que encuentran bastante de aquel espíritu original en esta aventura, pese a su tono más duro. A algunos no les gustará el nuevo sistema de guardado o el relajado énfasis en ahorrar tiempo, pero el remedio es ir directamente al modo Pesadilla, más en línea con los juegos previos. Si eres nuevo en la serie y lo que quieres es un buen festín de zombis y un mundo abierto para explorar en tu nueva consola, también los encontrarás aquí. Deberás, eso sí, perdonar que no sea la mejor muestra de juego 'next-gen'. Entonces tendrás muchas razones para perderte en Los Perdidos.

Dead Rising 3Dead Rising 3
Dead Rising 3
Dead Rising 3Dead Rising 3
Dead Rising 3
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Un buen mundo abierto para explorar. Ingeniosos combos de armas y vehículos. Capacidad de elección en cuanto a guardar. Una barbaridad de zombis que masacrar.
-
Diversas limitaciones técnicas. Pierde parte de su identidad.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Dead Rising 3Score

Dead Rising 3

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

La 'next-gen' de Microsoft por fin ha llegado, y una de sus mayores bazas es la nueva exclusiva de Capcom infestada de zombis. Nos la pasamos y damos un veredicto.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.