Español
análisis
Dying Light

Análisis de Dying Light: The Following

Tras pasar un tiempo en la ciudad, ha llegado la hora de ir de visita al pueblo.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Una de las mayores sorpresas del año pasado fue Dying Light, un título que llevaba las mecánicas de parkour de Mirror's Edge a un nuevo nivel y, al mismo tiempo, introducía unos cuantos miles de zombis en un mundo abierto. En la expansión, The Following, se cambia el entorno urbano en favor de las zonas rurales. Nada más salir de la cueva inicial, lo primero que te da la bienvenida es una imagen que se puede comparar con los Campos del Pelennor de El Retorno del Rey, de El Señor de los Anillos: es un momento estelar para Dying Light y la variación en el escenario es magnífica.

Al mirar al vasto e infinito horizonte que se extiende ante nosotros (y que nos recuerda a las películas más épicas), de repente nos entran unas ganas enormes de explorar este nuevo mundo. Hay una razón concreta para explicar por qué el paisaje es tan plano en The Following: los vehículos. No tardamos ni dos segundos en averiguar que las mecánicas de conducción son igual de buenas que las de parkour. Además de los tres árboles de mejoras que ya conocíamos, Superviviente, Agilidad y Potencia, (el bueno de Kyle Crane se lo pasó pipa en Harran mejorando estos valores y ahora sigue en la expansión), ahora se suman dos nuevos: Legendario y Conductor. El primero le dará a Crane poderes extra tras maximizar algunos de los árboles del primer juego, mientras que Conductor es el más importante. Al atropellar zombis, mantener una velocidad máxima o hacer acrobacias, irás aumentando el medidor hasta llegar al siguiente nivel. A medida que lo vayas consiguiendo, irás mejorando el 'buggy' y no tardarás en tener nitro, conducir a velocidades altísimas, disfrutar de un mejor agarre y de unas partes más resistentes.

De hecho, es importante que tengas partes resistentes, porque el vehículo se rompe si le das mucha caña, pero tampoco es difícil encontrar chatarra y otros objetos para formar partes y construir otro coche desde cero. Como en el título anterior, encontrarás vehículos abandonados por todas partes y, con pulsar un solo botón, recibirás la chatarra suficiente para mantener tu buggy en buenas condiciones. También tendrás que recoger gasolina de los otros coches, porque el Magnum Opus propio de Dying Light consume como si no hubiese un mañana. Lo bueno es que, dentro de las opciones de mejora, podrás hacer que el buggy sea más respetuoso con el medio ambiente y, al hacer que sea más eficiente con el combustible, podrás perder el miedo a quedarte seco en medio de una marabunta de zombis.

Dying LightDying Light

Hablando del Magnum Opus, el buggy de Dying Light es el vehículo más bello que he conducido desde Mad Max. Puedes olvidarte de Far Cry y de GTA V: la primera persona funciona mucho mejor aquí y la vista desde la cabina del piloto es fantástica. Está claro que los desarrolladores se han esforzado por crear una buena experiencia de conducción y se nota. Tras doce horas, conseguimos mejorar a tope el buggy y en ningún momento nos resultó aburrido o repetitivo. De hecho, cada cinco minutos o así subirás de nivel y podrás elegir nuevas (e importantes) mejoras.

Algo que también funciona genial es la historia. Sin arruinarte nada, Kyle Crane busca una cura potencial para la epidemia zombi de Harran, porque la Antizina está dejando de hacer efecto... En la campiña, hay medicinas más potentes y psicodélicas y pronto encontrarás a una especie de secta cuyos miembros parecen haber encontrado la forma de inmunizarse a la infección. No obstante, para averiguar el remedio secreto, primero habrá que ayudar a la gente de la granja y ganarse su confianza poco a poco.

Han añadido un sistema de clasificación fácil de entender que muestra cómo los habitantes rurales van aceptando al usuario en el grupo a medida que les ayudas y, en nuestro caso, nos recompensaron con un arco por nuestro buen trabajo (es decir, masacrar zombis). Así, encontrarás la motivación para hacer las misiones de la historia o las tareas secundarias para los locales. Queda genial en la partida y es divertido ayudar a varios de los personajes del control de plagas, sobre todo porque te regalan cosas muy chulas, pero también puede que sea porque hay más sentimiento de comunidad con los granjeros que con los individualistas habitantes urbanos.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

El entorno es más plano y amplio en The Following, en comparación con el primer título y, aunque en general es algo positivo para la experiencia, también tiene sus contras. No hay forma de viajar rápido y, si mueres a manos de un grupo de zombis, puede que tengas que hacerte un viajecito más o menos largo sin poder usar los saltos de parkour ni el coche. Por otro lado, es cierto que normalmente se empieza en el refugio más cercano al lugar en el que moriste, pero, puesto que el mapa es tan sumamente enorme, es posible que tengas que patearte una buena distancia para poder recuperar el buggy.

Sin embargo, lo mejor de todo es el modo cooperativo. Podrás jugar la aventura con hasta tres amigos y os aseguramos que eso hace que conducir y matar zombis sea muchísimo más divertido. Juntos, podréis marcaros unos derrapes, explorar zonas abiertas, ayudar a los habitantes o buscar chatarra y gasolina. En resumen, el cooperativo de Dying Light es absolutamente magnífico y no hay otra forma de definirlo. Además, las nuevas armas, los distintos entornos, las nuevas misiones y, sobre todo, el buggy te asegurarán un montón de horas de diversión con tus amigos y todo este contenido supone la continuación perfecta a lo que vimos en el título original.

Dying LightDying LightDying Light
Dying Light
Dying LightDying LightDying Light
Dying LightDying Light
Dying LightDying LightDying LightDying Light
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Entretenido; unas zonas enormes; gráficamente es impresionante; las físicas de conducción son buenas; el sistema de mejora está bien, y la historia es atractiva.
-
Sin amigos se puede hacer un poco tedioso y volver al buggy tras morir puede suponer un paseíto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Dying LightScore

Dying Light

ANÁLISIS. Autor: Markus Hirsilä

Esta refrescante y frenética experiencia confirma que todavía queda vida en el género de los no-muertos.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.