Español
Gamereactor
avances
Enter the Gungeon

Enter the Gungeon - impresiones

Nos adentramos en las profundidades de la tierra armados hasta los dientes para disputar una larga batalla con nuestro nuevo vicio indie.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Es divisar el sello de Devolver Digital en uno de los stands e ir directos hacia él. Da igual que nos muramos de ganas de comer o ir al baño. En medio del amplísimo número de conceptos exóticos que suelen ofrecer las ferias de juegos indie, sabemos que las propuestas de Devolver siempre nos aseguran un sabor al más puro estilo arcade con un regusto original. Sospechas con lo que te vas a encontrar, pero aun así te preparas para encontrar también algún elemento diferente.

Justo bajo la señal de Devolver en el Rezzed de este año se encontraban las preciosas ilustraciones de Enter the Gungeon, el primer título (así lo definen ellos, aunque en Steam también aparece el reciente Fork Parker's Holiday Profit Hike gratis) del joven estudio Dodge Roll. El nombre del juego y el del estudio ya nos dan una pista de qué nos va a ofrecer esta experiencia una vez agarremos el mando: pistolas, exploración de mazmorras y unas volteretas que harían sentirse orgullosas a las estrellas de las pelis de acción de los 80. Vamos, una mezcla entre Legend of Zelda y las películas de John Woo.

El título aprovecha el mismo sistema de juego que sus colegas indie contemporáneos: niveles generados de forma procedimental, dificultad propia de un 'roguelike' y gráficos pixelados. Hay que elegir a uno de los cuatro viajeros varados del espacio para descubrir los secretos del laberinto de habitaciones repletas de enemigos y trampas. De vez en cuando, nos encontraremos con zonas seguras en las que podremos mejorar nuestro equipo. Es posible que haya un final, pero todavía no lo hemos descubierto. De momento, solo hemos estado comprobando cuánto tiempo conseguíamos sobrevivir.

Aunque no nos gusta nada recurrir a comparaciones fáciles, hay que decir que el diseño de Gungeon se parece un poco al de Spelunky, no solo por lo fácil que es tener la tentación de jugar una partida más, sino también por la (legítima) sospecha de que al morir tan pronto (y cuando decimos pronto nos referimos a unos diez minutos de nada) no estamos viendo el juego de verdad.

Los controles básicos se aprenden en cuestión de segundos: la primera mitad de las volteretas para esquivar nos vuelve inmunes a las balas y nos permite saltar por encima de pozos y trampas; el stick izquierdo sirve para moverse, el derecho para apuntar; con un botón disparamos, con recargamos el arma. Si nos dan unas cuantas veces, morimos.

Una vez se pasa el primer subidón de adrenalina, es posible que os preguntéis si el juego ofrece algo más aparte de eso. Desde luego, nosotros lo hicimos.

De todos modos, al igual que ocurre en el título de Derek Yu, cuánto más tiempo consigamos sobrevivir, más cosas nuevas veremos, y a medida que nos vamos adentrando más y más en esta especie de madriguera, llega un punto en el que nos empezamos a preguntar cuánto más nos queda por descubrir.

Poco a poco, va apareciendo un cierto elemento de dificultad. Nos encontramos con enemigos cuyas balas se dispersan de forma diferente o con agresivos corredores que explotan cuando mueren, obtenemos nuevas armas con ventajas integradas y podemos rebuscar entre los cadáveres y los escombros para encontrar monedas con las que adquirir nuevas armas y objetos en la tienda subterránea, solo para ver qué hacen exactamente. También nos topamos con puertas obstruidas con barricadas, llaves y estatuas que alteran las condiciones del juego.

Enter the Gungeon

Al principio, abrimos de una patada un cofre para encontrar una ballesta que permitía matar a la mayoría de enemigos de un solo disparo. Al igual que el resto de juegos arcade, Gungeon te contagia esa necesidad de ser tremendamente preciso. Oír el golpe sordo que se produce al alcanzar a un enemigo situado fuera de la pantalla o sobrevivir a unas tablas mexicanas sin perder ni un solo corazón de nuestra limitada reserva son algunos de esos momentos que os harán levantar el puño en señal de victoria. Matar enemigos en Enter the Gungeon resulta tan satisfactorio como en cualquiera de los grandes éxitos hiperrealistas actuales. Ya veréis cuando pilléis una pistola de dardos de goma, con el consiguiente sonidito... Tendréis que contener la risa más de una vez cuando derribéis al enemigo.

Además de trampas, muchas habitaciones contienen también mesas. Si nos ponemos al lado de una y pulsamos un botón, le daremos la vuelta y podremos emplearla como escudo. En principio, las podemos utilizar para escondernos, pero como es posible empujarlas, también podemos juntarlas y usarlas a modo de barricadas de madera para controlar las olas de enemigos mientras limpiamos la habitación.

Aún estamos intentando encontrar la diferencia entre los personajes. Es cierto que cada uno lleva un arma diferente, pero las únicas que destacan por ahora son la escopeta y la pistola corta al estilo salvaje oeste, que son las que elegimos por defecto cada vez que iniciamos la partida. Estamos deseando ver lluvias de balas que hagan que pasemos de dar vueltas por las habitaciones a presenciar auténticas danzas macabras. Queremos ver si el juego puede hacernos sudar, pero, para eso, primero tenemos que dejar de ser unos capullos arrogantes y conseguir mantenernos con vida más de diez minutos.

Como siempre, nos alegra mucho que Gungeon vaya a llegar a las consolas este año además de a PC y Mac. Esperemos que los usuarios de PS4 sepan apreciar el juego. Aunque sabemos que va contar con la opción de Remote Play, como fans de la consola que somos, mantendremos la esperanza de que la versión para PS Vita esté entre los planes de Devolver. La inmediatez del juego lo convertiría en un imprescindible tanto para echar unas partidas rápidas con la portátil como para sesiones más largas en el sofá o en la silla del ordenador. Ya esperamos el lanzamiento de Enter the Gungeon con un temblor de impaciencia en el dedo del gatillo.

Enter the GungeonEnter the GungeonEnter the Gungeon

Contenido relacionado

Enter the GungeonScore

Enter the Gungeon

ANÁLISIS. Autor: Mike Holmes

¿Qué nos espera en las entrañas de la mazmorra? Armas y muerte, pero, sobre todo, mucha muerte.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.