Español
Gamereactor
análisis
Evil Genius 2: World Domination

Análisis de Evil Genius 2: World Domination

Si estás buscando la forma de ganarte la vida como supervillano, esta es tu oportunidad.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

¿Te gustas las pelis como Gru: mi villano favorito, Austin Power o James Bond y los videojuegos al estilo Theme Hospital, Overlord o Tropico? Si la respuesta es que sí, te encantará saber que Evil Genius 2: World Domination se alimenta de estos dos conceptos para reconvertirlos en videojuego. Porque tú, escojas al protagonista que escojas, vas a convertirte en un supervillano que anhela dominar el mundo a través de una historia repleta de referencias a la cultura pop, comedia, mecánicas solventes y un diseño general extraordinario que hacen a uno pensar por qué hizo falta esperar tanto a que llegara la segunda parte.

Son varias las patas que consiguen mantener este proyecto de pie. La primera, los trabajadores, pues no vas a llegar muy lejos sin un buen equipo. Puedes ir contratando más esbirros con dinero o esperar a que aumente su número automáticamente en intervalos. Hay que ocuparse de sus necesidades básicas como son comida, descanso o estado de ánimo para que puedan entrenar en las salas dedicadas a ello y convertirse en especialistas. Hay cuatro categorías: técnico, científico, soldado o equipo de operaciones tapadera, es decir, la gente que trabaja en el casino para sacar dinero y mantiene las auténticas funciones de la guarida. Después hay varios roles profesionales dentro de cada una de ellas, unas clases esenciales para dar que todo salga bien, por lo que una de las tareas más importantes es desbloquearlos.

La segunda pata es la ciencia que se utiliza para progresar en mejoras y nuevas construcciones, mientras que la tercera es el propio mundo de juego, que tiene una pinta como a venido de XCOM. Esta dualidad entre base central y mundo exterior es un sistema que ya ha demostrado funcionar bien en otras ocasiones. Vas construyendo bases en distintas partes del escenario para que desde ellas se opere en busca de completar objetivos, como pueden ser robar bancos o derribar aviones. Lo que pasa es que todo lo que hay en el mapa funciona a base de texto. Hay que apechugar porque de aquí es de donde se saca el dinero que hace falta para enfrentarse a las Fuerzas de la Justicia, los "buenos" frente a tu supervillano.

Cuál iba a ser si no la cuarta y última pata que tu propio personaje. Lo primero que te llama a la hora de escoger entre los cuatro disponibles es que cada uno parte de un gameplay distinto. Hay cuatro campañas que varían un poco entre sí, tanto por la historia como por los objetivos, y gracias a ello Evil Genious 2 gana rejugabilidad. Si escoges a Red Ivan tus súbditos van a defender mejor la mazmorra que si escoges a Maxiliam, pero en este caso vas a recaudar más oro y a tener más gente a tu cargo. La maestra del espionaje Emma destaca por engañar mejor a los propios espías rivales y en ser más efectiva en el mundo exterior. Y por último Zalika, con quien empecé, es una científica malvada obcecada con las trampas y los inventos. Las tramas son uno de los puntos fuertes en este tipo de juegos y este no es la excepción, y si se ponen a funcionar todas estas mecánicas al son, lo hacen como un reloj, independientemente de que su diseño colorido y un poco simple.

Evil Genius 2: World DominationEvil Genius 2: World Domination

Cuando las Fuerzas de la Justicia invaden tu base tienes que enviar a tus esbirros, unidades especiales, trampas y a tu propio supervillano a que se encarguen de ellos. Para ayudarse también tienes la opción de presionar un gran botón rojo que hace saltar la alarma. Es divertido ver cómo todo el mundo se pone en alerta y se cierran todas las salidas, con la gente corriendo de acá para allá muerta de miedo mientras los soldados se deshacen de los intrusos. A medida que pasa el tiempo, estos son cada vez más duros y complejos. El común denominador es que quieran matar al líder y destruir la base, lo que cambia es el cómo. A veces tratan de pegarle fuego, de hacer saltar por los aires el reactor o de robar el oro. Así que hay que estar siempre pendiente de cómo está la guarida y no dejar de invertir en ella, por mucho que sea necesario tener otro ojo puesto en los planes de expansión por el mundo de juego. Hay veces que sabes cuándo van a llegar agentes del orden porque lo anuncian a bombo y platillo, pero en otras ocasiones planean ataques sorpresa y esos son los más chungos.

Gran parte de la partida se basa en las dinámicas que se generan entre esos dos escenarios que evolucionan en paralelo. Prácticamente cada actuación en el mundo exterior requiere de unos hombres que ya no van a volver a la base. Eso significa que hay que pensarse bien cuándo, dónde y cómo emplear los recursos y la mano de obra. Porque si envías a toda tu guarida a una misión y coincide con una invasión de las Fuerzas de la Justicia, la supervivencia va a estar complicada. Los agentes enemigos también están especializados y saben abrir puertas, sabotear trampas o pegar fuego a lo que vean más oportuno. Mantener el equilibrio entre las unidades en cada espacio es clave para salir adelante. Pero tampoco es que sea un juego que lo pone muy difícil o que te castiga muchísimo los errores, es bastante suave en cuanto a dificultad y te permite recuperarte y volver a fortalecerte. Lo único que no es recuperable es la muerte de tu supervillano en combate. Game Over, bye, bye.

Evil Genius 2: World DominationEvil Genius 2: World Domination

Cuando pienso en estos ratos jugando a Evil Genius 2: World Domination, me acuerdo especialmente de los detalles. De cómo se van comportando los trabajadores en busca de su perfeccionamiento a la tortura de un enemigo haciéndole cosquillas en los pies. El estudio se ha trabajado hasta el último rincón del juego para que nada parezca improvisado o de relleno.

A pesar de sus fortalezas, como su gran sentido del humor, su buen manejo y su estética retro, también tiene algunos puntos débiles. Por ejemplo, hay pocas islas entre las que escoger como punto de inicio para la guarida. Además, el efecto de las superarmas no está nada claro mientras estás jugando, y una es bastante decepcionante. Tanto trabajo para casi nada. La cosa está en que la información no se expone con claridad en algunos pasajes concretos y la interfaz de usuario no siempre es óptima.

Evil Genious 2 te da la sensación de ser un villano como el de una película de Austin Powers, pero para todos los públicos. Es rastrero, rarito, divertido, caótico y enrevesado, pero siempre desde el punto de vista positivo de cada concepto. Todo un digno heredero del original al que quizá le haya faltado ofrecer algo verdaderamente novedoso.

Evil Genius 2: World Domination
Evil Genius 2: World DominationEvil Genius 2: World DominationEvil Genius 2: World Domination
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Buenas mecánicas de gameplay. Muy trabajado. Buen diseño. Sentido del humor excepcional. Bastante rejugable.
-
Pocos niveles. La interfaz necesita un repaso.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Hoy en GR Live - Evil Genius 2

Hoy en GR Live - Evil Genius 2

NOTICIA. Autor: Ben Lyons

Curioso que un estudio llamado Rebellion lleve un videojuego titulado Dominación Mundial. Pues si es lo que toca, manos a la obra.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.