Español
Gamereactor
análisis
Fast Racing Neo

Análisis de Fast: Racing Neo

Wii U estaba pidiendo un juego de velocidad futurista extrema y Shin'en lo ha puesto encima de la mesa.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Después de tantos años de desarrollo, después de tanto seguimiento desde Gamereactor España gracias a la cercanía de Shin'en Entertainment, después de ver cómo el catálogo de Wii U quedaba estancado, por fin ha llegado Fast: Racing Neo. No, este no es el F-Zero que Nintendo no ha querido hacer en la última década. Tampoco el Wipeout, que va por el mismo camino. Esta es la continuación del título de WiiWare y como tal tiene sus propias mecánicas, su personalidad, aunque sí puede ocupar su hueco de pleno derecho.

Con las dos grandes franquicias de híper-velocidad futurista fuera de juego los amantes del género llevarían años huérfanos si no fuera por el trabajo de este equipo alemán. Fast: Racing League (2011) fue un éxito de crítica y público que ahora han querido multiplicar con este proyecto, el más ambicioso de la historia de la compañía. Es un título de conducción que utiliza algunos elementos bastante familiares como el estilo de la banda sonora, un control muy preciso y, por encima de todo, la sensación de velocidad.

En el juego hay tres ligas, y cada una está formada por cuatro copas con cuatro circuitos. Cuanto más nivel tenga la liga mayor será el ritmo de carrera y más habilidosos serán los rivales controlados por la inteligencia artificial a los que hay que enfrentarse. Es una estructura que los usuarios de Nintendo van a reconocer muy rápido porque se parece a la de Mario Kart. En cada circuito hay casillas de aceleración siempre de dos colores, o azules o naranjas. Para llegar al máximo y no perder impulso hay que ir cambiando el vehículo de uno color al otro y pasar por la que corresponda en ese momento, algo tan sencillo como pulsar los gatillos. Es una mecánica semejante a la Ikaruga o la de Outland que ya tuvimos en su primera entrega para Wii. Pero no es todo, se puede correr aun más cogiendo nas esferas turbo que hay repartidas por el circuito y que permiten rellenar una especie de barra de turbo que se puede utilizar en los momentos deseados.

Fast Racing NeoFast Racing Neo
Fast Racing Neo

Además de los campeonatos citados, y de un modo de entrenamiento para coger el truco a estas mecánicas, hay un reto aun mayor que es el modo héroe. Es nuevo, muy distinto, y es complicado. Aquí el medidor de turbo actúa de otra forma, es una barra de vida y en caso de gastarse nos volvemos muy vulnerables ante cualquier contratiempo. Porque en Fast: Racing Neo las naves son destructibles, lo que implica el fin de la carrera y volver a empezar. El objeto en este modo es acabar en primera posición en cada circuito, no basta con sumar puntos entre varios, por lo que el margen de error es aun más pequeño. Por si fuera poco, al acceder aquí varias rutas están en forma de espejo. Ahora se entiende que para poder acceder al modo héroe haya que haber logrado al menos la tercera posición en cada una de las copas en la liga más difícil de todas.

Los circuitos son uno de los puntos fuertes del juego. Ofrecen un diseño variado, cada cual con alguna particularidad interesante. Hemos corrido entre cañones con gusanos gigantes a lo Dune amenazando, entre paisajes nevados, desiertos estériles y caminos angostos selváticos. Todo son circutios exteriores, caminos, aunque también hay entornos urbanos entre ciudades futuristas. No son meros paisajes, en todos ellos hay elementos dinámicos que están dispuestos a estropear la partida en cualquier momento, unos inertes colocados a mala intención y otros vivos al acecho. O algunos fenómenos climáticos como una lluvia en la cosa o una tormenta de arena que reducen bastante la visión y obligan a jugar en modo rally, anticipando los giros. Shin'en ha metido tantos detalles que hacen mejor al título y que al mismo tiempo lo hacen aun más bello que recuerda a los mejores trabajos de las grandes compañías.

Tanto detalle que, por supuesto, hay que estar con los ojos abiertos en todo momento. A los obstáculos, a las bandas de colores, a los anillos del turbo y al propio circuito. porque en cualquier momento puede haber una zona sin barreras laterales por la que despeñarse. Pero también hay que tener bien vigilados a los rivales porque están diseñados para sacarte en todo momento del trazado más adecuado, que es siempre el más rápido. Ayuda y mucho el hecho de que Fast: Racing Neo tenga unos buenos gráficos que permiten tener una visión nítida. Hay multitud de efecto blur para potenciar la sensación de velocidad que se consigue con una tasa de refresco de 60 fotogramas por segundo totalmente estable. Shin'en es conocida por sacarle mucho provecho a cualquier hardware y con Wii U han vuelto a conseguirlo.

Fast Racing NeoFast Racing Neo
Fast Racing Neo

Los tres modos para un jugador consiguen por sí solos dar cuerpo a este título, pero la cosa no termina ahí. El equipo alemán ha trabajado también duro en el multijugador, tanto local como online. El primero permite hasta a cuatro personas competir a pantalla partida, lo que hace bajar hasta los 30fps. Sin embargo, si solo compiten dos se mantiene la misma suavidad que en solitario. En las partidas en red la cantidad de contrincantes sube hasta los ocho, aunque solo se puede correr en los trazados desbloqueados previamente en las copas, por lo que obliga a empezar por uno mismo y a no sumarse al online hasta haber avanzado. Al final de cada carrera, el sistema establece unos puntos para cada participante que se usan para construir el ranking que después determina los emparejamientos en red.

A diferencia de las carreras offline, en el online hay algunas restricciones que tener en cuenta. En Fast: Racing Neo solo podemos escoger si competir contra desconocidos de todo el mundo o contra gente de la lista de amigos de Miiverse. Después hay que elegir uno de los diez vehículos disponibles, siempre y cuando hayan sido previamente desbloqueados. Lo que no les ha quedado bien es el sistema de selección de circuito, por lo que si las ventas van bien es previsible que haya algún tipo de actualización que le dé una vuelta a esto y, de paso, añada algunas opciones más.

Los sonidos y la banda sonora son bastante buenos, aunque su calidad no está al mismo nivel que su gran apartado visual. También hay gran cantidad de ruidos y efectos que le pegan muy bien, aunque no llega a esa perfección que nos dejó Wipeout.

Sin embargo, considerando que estamos ante un juego creado solo para el formato descargable, el conjunto es impresionante y destila calidad por los cuatro costados. Lo único que hemos echado en falta es detalle tan tonto como un indicador que te avise de la distancia al rival más cercano. Y, quizá, también una pantalla de resumen después de cada partida que te haga saber qué tal ha ido la cosa. Pero no dejan de ser minipuntos que no empañan nada todos nuestros elogios a Shin'en Entertainment por este gran Fast: Racing Neo, que se coloca por mérito propio como uno de los grandes títulos de velocidad arcade futurista y, por supuesto, entre los títulos destacados de Wii U.

09 Gamereactor España
9 / 10
+
Gráficos preciosos, un audio decente, diseño de circuitos interesante, muchísima velocidad, multijugador local y online a 60fps.
-
Escasas opciones online.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Fast: Racing NeoScore

Fast: Racing Neo

ANÁLISIS. Autor: Martin Eiser

Wii U estaba pidiendo un juego de velocidad futurista extrema y Shin'en lo ha puesto encima de la mesa.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.