Español
avances
Fire Emblem Fates

Fire Emblem Fates - impresión final

♩ ♪ Like the legend of the Phoenix... ♫ ♬

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Mantengamos un dato en mente: Fire Emblem tiene 26 años. Eso quiere decir que, salvo por ciertas vacas sagradas de Nintendo (Mario, Zelda, Metroid) y algunas de las franquicias más renombradas del sector (Castlevania, Final Fantasy, Dragon Quest), es una de las series de videojuegos más veteranas. Eso son muchos años para una saga que ante los ojos de gran público nunca ha dejado de ser "secundaria". Un mérito mayor si cabe si tenemos en cuenta el momento en el que vive la industria, donde los costes de producción de los videojuegos nos han llevado a ver cómo la mayoría de las grandes desarrolladoras trabajan sobre seguro y se arriesgan más bien poco con géneros minoritarios: no olvidemos que Shinji Hatano, productor de la serie, declaró en su momento que si Fire Emblem Awakening no superaba la marca de las 250.000 copias mundiales, sería el final de la serie.

Resultaría alarmante pensar en las implicaciones de esa declaración si no lo estuviésemos mirando ahora como retrospectiva: Awakening no sólo resultó uno de los mejores y más sorprendentes juegos de la primera mitad de vida de Nintendo 3DS, sino que se convirtió de largo en la entrega más vendida de toda la saga: se aseguraba así la continuación de la saga.

La ambición del nuevo lanzamiento es una muestra de ello: pese a que muchos se empeñan en compararlo con Pokémon, la analogía con la salida al mercado de The Legend of Zelda: Oracle of Seasons y Oracle of Ages nos parece más apropiada. Porque Fire Emblem Fates llega a las tiendas en dos títulos bien diferenciados: Fire Emblem Fates: Estirpe y Fire Emblem Fates: Conquista. Son dos juegos totalmente independientes que desarrollan una misma historia desde puntos de vista completamente opuestos. Por separado, cada uno ofrece la experiencia de un juego completo y, además, los poseedores de cualquiera de los dos juegos tendrán acceso a Fire Emblem Fates: Revelaciones, sólo disponible por descarga a través de la Nintendo eShop o en la ya agotadísima edición especial del juego.

Fire Emblem FatesFire Emblem FatesFire Emblem Fates

La semana pasada pudimos por fin poner nuestras manos en Fire Emblem: Fates durante un buen rato de pruebas y es difícil no pensar en la metamorfosis sufrida por esta longeva franquicia, de su paso de capullo a mariposa. Aquí Intelligent Systems ha desplegado las alas de su propia vaca sagrada y a día de hoy es difícil distinguir los elementos de la serie gregaria que era antes. Nintendo se ha encargado muy mucho de esto, dando visibilidad al universo a través de colaboraciones en otros juegos (Monster Hunter Generations, Project X Zone 2, Tokyo Mirage Sessions #FE) y diversos Amiibo (Mario, Zelda y Fire Emblem son las series de Nintendo que más figuras tienen). Fire Emblem Fates ya es un triple-A con todas las de la ley.

A lo largo de las aproximadamente dos horas de juego que pudimos disfrutar en el showroom de Nintendo en Madrid, la sensación constante fue de que todo en Fates es más y mejor. El propio editor de personajes ya supone una declaración de intenciones, ampliando las posibilidades que se vieron en Awakening con más opciones de personalización del protagonista, desde la apariencia hasta sus fortalezas y debilidades. También encontramos la inclusión de tres modos de dificultad (Fácil, Normal y Difícil) y de tres modos de juego: Novato, donde la derrota de un aliado no significa su muerte permanente; Fénix, que permitirá a nuestros aliados volver al combate tras algunas batallas o el ya conocido modo Clásico, donde la derrota de nuestros aliados significa una dramática permamuerte.

Y arrancamos la partida. Un campo de batalla nos sirve como tutorial y punto de inicio de la trama. Nuestro personaje se llama Corrin, tiene amnesia y se encuentra en medio de una batalla entre las dos facciones principales del juego, el reino de Nohr y el reino de Hoshido. Está luchando en el bando de Hoshido, pero poco tardamos en darnos cuenta de que todo el mundo parece tener un profundo afecto hacia nuestro personaje. A lo largo de 6 capítulos, Fire Emblem Fates nos introduce en el pasado de Corrin y en las circunstancias que le han llevado a esa batalla, en donde como jugadores tuvimos que hacer una de las elecciones más difíciles que nos hemos visto obligados a tomar en un videojuego: combatir en el ejército de los hermanos naturales de Corrin del reino de Hoshido, con quienes acaba de compartir una gran tragedia personal; o hacerlo junto a sus hermanos adoptivos de Nohr, aquellos junto a los que se ha criado y a los únicos que ha conocido toda su vida.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Las consecuencias de esta decisión determinarán el resto de nuestra experiencia: la primera nos llevará a Fire Emblem Fates: Estirpe, una experiencia más cercana a lo que pudimos disfrutar en Awakening, donde tenemos mayor control sobre el progreso de los personajes y en su proceso de mejora. Sin embargo, si escogemos luchar junto a los nohrios, iniciaremos la trama de Fire Emblem Fates: Conquista, donde descubriremos una trama más oscura y exigente, en la que la progresión de los personajes es más lenta y el ritmo pausado de la estrategia y no tanto el poder de nuestros combatientes será clave para ganar unas batallas un escalón de dificultad por encima de lo que normalmente ofrece la saga. Como dato, Omar Álvarez, responsable de comunicación de Nintendo para prensa especializada, nos comentó que nadie (salvo nosotros) había elegido la vía de luchar junto a Nohr, por el tono oscuro y vengativo de su historia. Para muestra, un botón: el primer capítulo junto a las fuerzas nohrias se llama "Acepta la oscuridad".

Estos capítulos iniciales también sirven para echar un vistazo a un buen puñado de novedades bastante interesantes. La más llamativa es el uso del poder dragontino a través de las Venas de Dragón, lo que nos permitirá durante la partida realizar transformaciones en el campo de batalla. En lo que pudimos jugar, desecamos el cauce de un río, retiramos escombros de una sala, invocamos un círculo de sanación, eliminamos colinas que servían de defensa a tropas enemigas y creamos puentes sobre abismos que podíamos elegir franquear por rutas más largas. Esto otorga un componente estratégico adicional a las batallas: sólo los que tienen sangre de dragón en sus venas pueden utilizar estos círculos, por lo que hay que saber moverlos por el campo de batalla y utilizar esta habilidad en el momento que más beneficie a nuestro ejército.

También hemos podido conocer alguna de las nuevas clases y transformaciones, como la cantante, que nos permite añadir un turno adicional a uno de nuestros personajes; o la transformación en dragón primigenio, mucho más poderosa que la que se vio en anteriores entregas con la raza de lagul, que también podían transformarse en diferentes bestias. Estas nuevas clases vienen acompañadas de un nuevo sistema de armas en el que desaparecen los usos limitados que anteriormente teníamos en otras entregas de Fire Emblem. Ahora podemos utilizar un arma todas las veces que queramos, si bien es cierto que el clásico sistema de Espada, Lanza y Hacha se amplía como ya os comentamos en nuestro avance de novedades del juego.

Fire Emblem FatesFire Emblem Fates

Otra de las grandes novedades que pudimos probar, en el inicio del capítulo 7, es el modo "Mi Castillo", en el que por primera vez en la saga nos podemos mover libremente por un escenario, sin turnos de por medio. En los primeros compases del juego descubriremos que uno de los personajes principales es un dragón. Este nos llevará al Plano Astral, una dimensión paralela donde antes habitaban los dragones primigenios. Ahora el lugar está desierto, lo que aprovechamos para establecer allí nuestra base de operaciones. El modo Mi Castillo nos permite construir una base personalizada en la que podemos establecer diferentes tiendas y barracones para entrenar unidades. También podemos entrenar a nuestro dragón aliado para que nos ayude en la batalla. Un añadido interesante que sacará especialmente partido a las funciones online del juego.

No obstante, lo que más nos ha llamado la atención de este modo, ha sido la posibilidad de acercar nuestra cámara hasta nuestro personaje y ver, recreado en 3D, nuestro castillo. Esta es sino una muestra más de lo cómodos que se sienten en Intelligent Systems con el motor gráfico del juego. A los espectaculares vídeos de animación se le suman unos entornos más detallados, completamente recreados en tres dimensiones, en los que se han añadido multitud de detalles durante la batalla para crear una mayor inmersión. Por ejemplo, cuando tiene lugar un combate, la cámara desciende directamente a ese punto del campo de batalla. ¿Qué en la vista cenital había un árbol a tu derecha, un puente al fondo y una colina detrás? Pues al bajar la cámara ahí están todos esos elementos. Además, se ha incluido la posibilidad de manejar la cámara durante los combates, así como el ritmo al que estos se desarrollan, claramente con la intención de que captemos los mejores combates desde el ángulo que más nos guste y lo compartamos en Miiverse o internet.

En definitiva, las dos horas que hemos podido dedicarle a Fire Emblem Fates nos han dejado con ganas de más, muchísimo más. Intelligent Systems vuelve a confirmar su maestría con su saga predilecta. Nos queda indagar un poco más en las tramas de Estirpe, Conquista y Revelaciones; pero si se desarrollan de una forma tan magistral como el arranque del juego, podemos volver a estar de enhorabuena. ¡Estamos impacientes de que llegue el 20 de mayo para luchar junto a Corrin, sea en el bando que sea!

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Fire Emblem FatesFire Emblem FatesFire Emblem Fates

Contenido relacionado

Fire Emblem Fates: EstirpeScore

Fire Emblem Fates: Estirpe

ANÁLISIS. Autor: Ignacio Reinosa

Si eliges el camino de la defensa de Hoshido y de tu familia (y de un juego algo más accesible y cercano a Awakening), este es tu análisis.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.