Español
Gamereactor
análisis
Godstrike

Análisis de Godstrike

A este shooter exigente y despiadado, acércate con mucho cuidado.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Los shooters 'bullet hell' siempre han destacado por su alto nivel de dificultad, pero Godstrike, de OverPowered Team, es un caso aparte. Este título te sitúa frente a frente contra temibles jefes en uno contra uno, y se diferencia de otras obras del género en sus mecánicas, entre las que destaca el hecho de que la barra de vida esté estrechamente ligada a un temporizador. No es un juego apto para cardíacos, así que, si sueles tirar el mando contra la pared a la mínima que se te complica un reto, quizás sea mejor que te busques otra cosa.

Como ya hemos mencionado, Godstrike incorpora un nuevo aspecto que nos pone bajo presión, ya que la energía está ligada a un temporizador que avanza lentamente. Al mismo tiempo, esa salud se ve reducida cuando te alcanzan los proyectiles, por lo que tendrás que actuar con rapidez y tener cuidado para evitar sufrir daños. Cuando se te agote la vida o se te acabe el tiempo, podrás recibir un último golpe antes de perder y tener que empezar de nuevo. A priori, esta mecánica sonaba bastante bien, pero, al menos a nosotros, nos resultó demasiado frustrante. Como si sobrevivir a jefes con tres o cuatro fases no fuese reto suficiente, este título te anima a precipitarte entre los numerosos proyectiles que se dirigen hacia ti.

Para contrarrestar su increíble dificultad, Godstrike cuenta con un Modo Fácil, pero solo lo puedes seleccionar una vez hayas perdido ante un mismo jefe al menos tres veces. De cualquier manera, este Modo Fácil tampoco hace las cosas mucho más sencillas, ya que la única diferencia es que te permite recibir tres golpes sin que estos afecten a la barra de vida. Además, estos comodines no dan para mucho cuando te encuentras bajo una lluvia de proyectiles, lo cual, para ser sinceros, hace que el Modo Fácil resulte bastante absurdo.

Sin embargo, hay que admitir que los jefes están bien diseñados y te obligan a permanecer alerta cambiando sus patrones de ataque a lo largo de tres o cuatro fases diferentes. Nos pareció muy interesante Drakhul, el tercer 'boss' del juego, por lo distinto que resulta cada uno de sus niveles. En el primero de ellos, te enfrentas a una caja torácica gigante que, al palpitar, emite proyectiles; más adelante, luchas contra una calavera flotante que intenta aplastarte contra el suelo y tirarte en charcos de lava. Cada jefe te obliga a analizar con atención sus movimientos, así como a gestionar el tiempo del que dispones de manera eficaz, y es muy poco probable que te salgas con la tuya en el primer intento.

Godstrike

Además de los proyectiles normales, también dispones de una serie de habilidades activas y pasivas. Estas habilidades activas, que puedes asignar a diferentes botones, te pueden servir para salir de un apuro, ya sea mejorando tus ataques como protegiéndote durante unos segundos. La habilidad Lapso de tiempo, por ejemplo, ralentiza momentáneamente a los enemigos y sus proyectiles, y la habilidad Sobrecarga te permite disparar cuatro proyectiles en forma de cono durante un período de tiempo limitado. Además, puedes equipar hasta cuatro habilidades pasivas, que te proporcionarán mejoras como, por ejemplo, moverte más rápido.

Nos ha gustado cómo las habilidades pasivas y activas te obligan a ser estratega a la hora de elegirlas, ya que algunas son más efectivas que otras dependiendo del jefe al que te enfrentes. No obstante, las habilidades activas presentan un gran inconveniente: para utilizarlas, debes sacrificar parte de la vida y del tiempo de los que dispones, y no puedes activarlas sin antes haber recogido unos brillantes orbes azules que aparecen de vez en cuando en el campo de batalla. Entre los proyectiles cayendo por todas partes y nuestra salud disminuyendo poco a poco, acabamos evitando por completo estas habilidades, lo cual es una pena, ya que muchas de ellas son útiles si las usas en el momento adecuado.

Uno de los aspectos que nos sorprendió fue el número de modos de juego que tiene el título: cuenta con un Modo Arena, en el que puedes enfrentarte al jefe que quieras a tu ritmo y con todas las habilidades desbloqueadas, así como con un Modo Historia con una trama muy básica, en la cual progresas de forma más lineal. Además, la obra dispone de clasificaciones, por lo que puedes competir con la comunidad para ver quién logra vencer a los jefes más rápido, y te pone retos diarios para animarte a jugar de diversas maneras diferentes; por ejemplo, con una habilidad pasiva menos.

A pesar de las mecánicas tan interesantes en las que se basa, creemos que Godstrike es demasiado difícil y muy poco indulgente, lo que lo hace poco divertido, y es probable que hubiésemos dejado de jugar mucho antes si no tuviésemos que analizarlo más a fondo. Que la barra de vida dependa de un temporizador hace que el juego, ya de por sí complicado, sea insufrible, y el Modo Fácil apenas ayuda. Tiene algunos aspectos positivos, tales como los jefes, que están bien diseñados, así como la gran cantidad de diferentes modos de juego que ofrece. Sin embargo, no lo recomendaríamos, a no ser que lo que quieras sea vivir una tortura.

GodstrikeGodstrike
Godstrike
05 Gamereactor España
5 / 10
+
Los jefes están muy bien pensados. Gran variedad de modos de juego.
-
Las mecánicas hacen que el juego sea demasiado difícil y muy poco indulgente. Puedes llegar a perder toda la vida utilizando las habilidades. El Modo Fácil no ayuda a aplacar tanto sufrimiento.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

GodstrikeScore

Godstrike

ANÁLISIS. Autor: Kieran Harris

A este shooter exigente y despiadado, acércate con mucho cuidado.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.