Español
Gamereactor
análisis
Mario Party 9

Análisis de Mario Party 9

La Wii es la consola ideal para los juegos sociales. Mucha gente se hizo con una para poder compartir sesiones de risas y piques en el salón, moviendo ese mando tan sencillo...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Pero si bien es cierto que existe una enorme oferta de juegos sociales o festivos, la mayoría no alcanzan grandes cotas de calidad. Además, aunque Nintendo definió el concepto de party game hace catorce años con la millonaria serie Mario Party, parece que lo dejó de lado al llegar a la consola más apropiada, con la desastrosa octava entrega y la mayor atención a la simplista serie de juegos Wii X. Ahora, en plena saturación del género, Nintendo quiere quitarse la espina, demostrar de dónde vienen los buenos party games y montar una fiesta que vuelva a apetecer a todos. Con Mario Party 9 lo han hecho realmente bien.

En la entrega anterior quedaban más que evidentes los problemas que venía arrastrando la serie: faltaba fluidez, innovaciones y unos mayores valores de producción. Esos tres puntos clave son los más trabajados en esta ocasión. Mario Party 9 se fija en Wii Party para ofrecer un desarrollo mucho más rápido y dinámico, cambia radicalmente el desarrollo de las partidas por los tableros e invierte mucho más esfuerzo y recursos en la presentación.

Las superestrellas desaparecen del tablero, eliminando aquellas carreras a base de tiradas de dado por llegar el primero al preciado tesoro dorado. Ahora, los cuatro personajes recorren el tablero juntos, en un vehículo (coche, robot, alfombra...). Entre los minijuegos, eventos de tablero y bonus van recogiendo miniestrellas, y el que más reúna al final se llevará una superestrella y ganará la partida.

Mario Party 9
¿New Super Mario Bros. Wii 2? No, pero los que jugaron al original estarán cómodos con muchos minijuegos de Mario Party 9.
Mario Party 9Mario Party 9Mario Party 9
Inclina, agita, mueve a tu personaje y salta... pero no te preocupes: siempre habrá algunos de aporrear botones como el mítico Rocaminó.

Algunos jugadores de la serie de toda la vida podrían sentirse incómodos con esta decisión, "atados" a los compañeros de vehículo y sin poder recorrer el tablero libremente. Serían quejas comprensibles, y no habría sobrado algún tablero que siguiera el modelo clásico para simpatizar con estos jugadores. Sin embargo, cuando lo pruebas durante unas partidas, el nuevo sistema consigue realmente refrescar aquella mecánica tan trillada.

Lo mejor es que no se olvida el componente estratégico, pues el jugador que hace de comandante (al que le toca tirar) toma decisiones para su propio beneficio, como escoger la ruta que seguirá el vehículo o intentar sacar una tirada específica y caer en la casilla deseada, ya sea para conseguir un premio, evitar un peligro o provocar algún evento (para esto hay dados especiales de tiradas cortas, lentas, etc). Además, el jugador "que manda" en cada turno gana más en los minijuegos.

A todo esto se suma la aparición de jefes intermedios y jefes finales, sin duda una aportación que dota a esta entrega de mucha más personalidad y consigue una ambientación más acorde con el universo de Mario. Las batallas con jefes son minijuegos cooperativos algo más largos, con originales y divertidos sistemas de combate. Hay que luchar en equipo para vencer, pero la idea es pegar más que los demás y dar el golpe de gracia (con puntuación adicional).

La colección de minijuegos de Mario Party 9, entre estos jefes y las pruebas rápidas de siempre, es de las mejores que se recuerdan en toda la serie, algo que hay que valorar especialmente después de nueve juegos y mil ideas. El control es mucho más fiable que en la octava entrega, y también más accesible para los jugadores inexpertos o clásicos, pues prácticamente olvida el uso del puntero. La mayoría de pruebas se juegan con la cruceta, los botones, inclinando el mando de Wii o agitándolo, siempre con una respuesta excelente. El diseño es variado y algo más ingenioso: de 80 minijuegos, pocos resultan pesados o aburridos.

Como siempre, habilidad, estrategia, reflejos y una buena ración de suerte influyen en estos minijuegos, algo que también se traslada al desarrollo de la partida en el tablero, cuando la consola realiza evidentes e injustos ajustes para darle emoción. Aun así, parece un título realmente equilibrado en este sentido, menos descarado, lo que garantiza la rivalidad con los amigos.

Mario Party 9 también es un juego especialmente bonito y que sabe diferenciarse de los anteriores. Artísticamente sigue los diseños coloridos y las reglas del Reino Champiñón, pero la fuerte influencia de juegos recientes como Super Mario Galaxy o Super Mario 3D Land hace que los tableros parezcan mundos y que los minijuegos parezcan niveles de esos juegos. Todo es más atrevido, más natural, más fino y más suave. Hay nuevos juegos de cámaras, nuevas animaciones y muchos más efectos gráficos, por fin a la altura de la consola.

Mario Party 9Mario Party 9Mario Party 9
Bowser estará siempre ahí para liarla con cosas como juegos en los que gana el que antes pierde.
Mario Party 9
Los tableros están llenos de sorpresas, eventos y rutas alternativas. Los minijuegos tienen decorados ocurrentes.

Cuando terminas de jugar en los tableros y no te apetece coger minijuegos sueltos, lo suyo es probar los juegos extra incluidos, donde destaca sobremanera el genial Fútbol Goomba (seguro que extenderá tus partidas hasta la madrugada). En este aspecto de los extras echamos en falta dos cosas: que den con la fórmula para que el jugador solitario pueda aprovechar el juego cuando no estén sus amigos (¿puntuaciones online? ¿desbloqueables más suculentos?) y que el título hubiera atendido algo más un legado tan grande, con recuerdos de juegos anteriores o referencias más trabajadas.

Mario Party 9 demuestra que en Nintendo son expertos en el género. Es de los mejores party games que hay en una consola con tantos exponentes como la Wii y de las mejores y más imaginativas entregas de la serie. Son razones de sobra para preparar otra fiesta. Ve comprando bebidas y llamando a los colegas.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Más bonito e imaginativo, y con más recursos. Control claro y fiable. Geniales y divertidísimos minijuegos. Variados y originales tableros. Innovaciones en el desarrollo de las partidas...
-
... que dejan algo de lado a los fans de siempre. Los personajes no destacan. Aún no convence en solitario. No aprovecha un legado de nueve juegos.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

Mario Party 9Score

Mario Party 9

ANÁLISIS. Autor: David Caballero

Después de ganar, competir, reír, gritar y perder, creemos que Mario Party 9 es más rápido, más bonito y más innovador que sus predecesores. ¿Has comprado ya las bebidas?



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.