Español
avances
Miitopia

Miitopia - primeras impresiones

Un RPG en el que tú eres realmente el protagonista a través de tus personajes Mii favoritos, incluido el tuyo propio.

MiitopiaMiitopia

Cuando Nintendo nos invitó a probar Miitopia nos quedamos perplejos, porque nunca imaginamos que este juego de corte tan nipón fuera a llegar a Europa. Pero si Tomodachi Life lo hizo y logró romper tantas barreras, lo lógico es que este siguiera su camino, porque comparten mucho más que los Mii, a pesar de pertenecer a géneros tan distintos. Como le ocurrió a Nintendo DS, el catálogo de Nintendo 3DS se va especializando con el paso de los años (este es su séptimo), especialmente en RPG, ya sean puros, estratégicos o infantiles.

Nos contaban los responsables de la compañía, que Miitopia es una propuesta distinta a todas las demás, por mucho que también se diga RPG. Es un juego mucho más sencillo con el que esperan llegar a todos los públicos a partir de un gancho tan obvio como son los personajes Mii. Ellos te proponen una aventura cerrada, pero dejan bastantes elementos sin definir para que sean los jugadores quienes los coloquen. El más importante, quiénes son los personajes, porque puedes poner cara y nombre a los buenos y al malo.

Jugando en una flamante New Nintendo 2DS XL, aprendimos el funcionamiento básico del juego para quitarnos un poco el miedo. El jugador toma el papel de un personaje que de valiente tiene poco, pero que caminando por el pueblo se va encontrando con un montón de gente que le pide ayuda porque a ellos mismos o a sus seres queridos les han robado la cara. Al principio es un poco shock ir avanzando por estos entornos 2,5D laterales de tonos oscuros y encontrarte con personajes sin rostro que no paran de hacer aspavientos. Rápidamente la cámara cambia al modo mapa y te va marcando posiciones entre las nubes, porque al principio todo está bloqueado y por descubrir.

Los primeros minutos en esta demo de Miitopia son de lo más confuso y hasta inquietantes, aunque parece que la versión completa se extiende más. Debes escoger cual de tus Mii va a ser el malo, el Señor Oscuro, y comenzar su búsqueda por un mapa global del mundo a través del que se accede a los escenarios. Los alegres colores del inicio de la aventura se apagan y se mezclan con todos grises. No sé si es lo más adecuado para tratar de convencer a una madre de Candy Crush y a un abuelo de Brain Training para que se pasen al rol por el mero hecho de tener a su muñeco personalizado en la pantalla.

MiitopiaMiitopiaMiitopia

Cruzamos el pueblo entero y al salir nos devuelve automáticamente al mapa con vista cenital, y como solo tenemos dos puntos disponibles, no queda otra que ir al que nos falta por visitar. La cosa cambia un poco porque estamos a las afueras, por un camino en el que rápidamente una polilla gigante con ojos nos corta el paso. Es el primer combate y ejerce como tutorial. Son batallas por turnos que incluso puedes pasar con un modo automático, aunque también las puedes luchar a tu manera. Habrá al menos tres comandos: ataque, magia o snack. Si le derrotas, esos ojos de sus alas vuelven a la persona a la que había sido robada la cara, por lo que combatir es esencial para devolver el pueblo a la normalidad.

Los Mii son la razón de ser del título por aspecto y parece que también del combate. Cada uno que metamos importa el físico que le hayamos dado (o lo podemos crear al instante), pero los rasgos hay que escogerlos solo para Miitopia. Son la clase (mago, guerrero, clérigo, ladrón, chef, pop-star...) y la personalidad (enérgico, amable, cobarde, molón...). Como en todo RPG, las victorias aumentan la experiencia y los parámetros estadísticos, además de dejar dinero y miel que aún no sabemos para qué sirven. Por el momento no hemos visto ni armas ni poderes, por lo que todo el peso de las diferencias recaerá en la configuración de los personajes.

Tras la primera batalla, un poco más adelante en el camino, aparecieron dos polillas juntas, lo que dio un susto tremendo a nuestro héroe. Al acobardarse apareció una voz que le convenció de que invocara a un compañero y el juego nos hizo recurrir a otro Mii, ya fuera importado (se pueden traer del sistema, de Tomodachi Life, de Miitomo o por código QR) o creado al momento. Por el momento no hemos visto ni armas ni poderes, por lo que todo el peso de las diferencias recaerá en la configuración de los que vayamos añadiendo. Las acciones y las invocaciones provocan vínculos entre unos y otros que se van reforzando durante el avance de los turnos, y ahí es donde reside la esencia de esta propuesta frente a los otros RPG. Nintendo desea que sintamos por nuestros seres queridos lo que solemos sentir por personajes desconocidos y luchemos por reforzarlo, aunque sea en tono sosegado y de broma.

La conexión con Tomodachi Life ya comienza a ser evidente en esa estructura que potencia las relaciones sociales, pero queda totalmente confirmada con los extras del título. Hay un modo alternativo que convierte el juego en película y te permite hacer cortos animados o sesiones fotográficas con los personajes que quieras metidos en el papel que desees en cada momento. Crear, editar y compartir esto es ese elemento social e interactivo tan propio de estos muñecotes de Nintendo.

La partida fue breve y la demo no nos mostró todo lo que puede hacer o cuántas variantes hay, algo imprescindible en un título como este, pero estas impresiones nos han servido para quitarnos el miedo y entender un poco mejor qué es lo que pretende conseguir con un juego tan distintos como Miitopia. ¿Triunfará o se quedará en las estanterías? Una cosa o la otra, porque el término medio se antoja impensable.

Miitopia

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.