Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
Monopoly Madness

Análisis de Monopoly Madness

El clásico capitalista ha vuelto con un nuevo formato, ofreciendo una experiencia sorprendentemente original y divertida llena de velocidad y estilo.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

Los juegos de mesa han experimentado un renacimiento sin precedentes en los últimos diez años, pasando de ser algo que la gente corriente asociaba con niños a convertirse en un pasatiempo social para adultos que está ampliamente aceptado. Así que no es de extrañar que también hayamos visto un aumento de la presencia de los juegos de mesa convertidos en videojuegos tanto para PC como para consola, y cantidad de los grandes del género ya cuentan con su adaptación. Muchos de ellos han tenido una transformación digital espléndida, y ahora le ha llegado el turno al clásico Monopoly, varias veces adaptado anteriormente, para intentar volver a lo grande. Sé en lo que estás pensando, porque, ¿de verdad puede resultar interesante tener otra versión más de uno de los juegos de mesa más usados y anticuados del mundo?

Monopoly Madness

Una de las cosas que más rápido se hizo patente durante los primeros minutos de Monopoly Madness de Ubisoft era lo poco que comparte este juego con su ancestro antiguo y analógico, en realidad. Prácticamente nada es reconocible y, a pesar de que el concepto básico sigue siendo el mismo (es decir, centrarse en conseguir solares y luego construir en ellos), la forma de hacerlo es completamente nueva. Lejos queda el típico sistema de juego basado en turnos lentos y, en su lugar, te vas a encontrar con un caótico juego de mesa para fiestas. Monopoly Madness es una locura de party game en el que todos los jugadores se mueven con libertad por el tablero con el único objetivo de comprar más edificios que sus contrincantes. Los usuarios tienen acceso a estos de forma aleatoria durante el transcurso del juego y pueden pujar por ellos usando los recursos que aparecen al azar en el tablero, siempre que llegues allí antes que tus oponentes, claro está.

Monopoly Madness
Publicidad:

Porque cuando se trata de ponerles trabas en el camino a tus contrincantes, hay muchas opciones para impedir que alcancen y pujen por las casas que aparezcan. Esto incluye darles un simple guantazo con el ataque para hacer retroceder que tienen todos los personajes, o ponerse un poco más creativo y construir obstáculos en medio del camino de los jugadores a los que te enfrentes. La clave del éxito radica en observarlo todo continuamente, algo que no es precisamente fácil en el tablero de este juego que, en ocasiones, resulta increíblemente caótico y a veces puede abarrotarse un poco de acontecimientos. Y es ahí a donde me gustaría dirigir la peor parte de mi crítica a Monopoly Madness, porque, a pesar de que los desarrolladores han hecho un trabajo alucinante para que el juego fuera un soplo de aire fresco, pronto pasa a ser increíblemente tedioso y los elementos audiovisuales no tardan en hacerse muy pesados.

Monopoly Madness

En cuanto a la dinámica de juego, Monopoly Madness da más o menos lo que uno se esperaría. Hay un modo campaña en el que cada nuevo nivel trae retos originales y objetivos que completar, pero también cuenta con la clásica batalla campal de todos contra todos, así como el modo multijugador tanto en línea como local. Este último es casi indispensable para este tipo de juego de mesa digital, así que le agradezco a Ubisoft el haber optado por incluirlo, ya que también es, no cabe duda, el modo de juego más divertido. Al fin y al cabo, no hay muchas cosas que superen el estar sentado en el mismo sofá que tus amigos y gritaros mutuamente, y ese es también el punto fuerte del juego. En cuanto al modo para un único jugador, no hay mucho que conseguir en el juego más allá de la campaña, que es relativamente mediocre; y el modo online tampoco parece prometer mucho, con salas bastante vacías.

Monopoly Madness
Publicidad:

La mejor forma de jugar a Monopoly Madness es con la familia o los amigos reunidos alrededor de la misma tele, con un mando para cada uno, y que las tumultuosas reglas del juego se presten bien a hacer que cada partida sea única mientras puedas soportar el colorido bombardeo de efectos visuales, lo que deja claro que Monopoly Madness atrae principalmente a un público un poco más joven. Sin embargo, para los fanáticos de los juegos de mesa caóticos que tengan muchos amigos o familiares a los que invitar a jugar, la estrafalaria interpretación de Ubisoft del clásico Monopoly ofrece una diversión sencilla y alegre como un pasatiempo desenfadado y apropiado para niños, aunque no se parezca tanto al de toda la vida.

06 Gamereactor España
6 / 10
+
Caótico. Simpático. Fácil de jugar.
-
Le falta personalidad. Se pasa un poco de simplón.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
Monopoly MadnessScore

Monopoly Madness

ANÁLISIS. Autor: Marcus Persson

El clásico capitalista ha vuelto con un nuevo formato, ofreciendo una experiencia sorprendentemente original y divertida llena de velocidad y estilo.



Cargando más contenido