Español
Gamereactor
análisis
My Time At Portia

Análisis de My Time At Portia

Tras un largo año en Steam Early Access, tomamos la media a la versión final de este sorprendente proyecto chino.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Nos dimos cuenta por primera vez de lo bueno que era My Time At Portia cuando probamos el juego en acceso anticipado hace poco menos de un año. Absorbente hasta niveles enfermizos. Hechamos muchísimas horas explorando sus campos coloridos, fabricando y construyendo objetos y conociendo a gente por sus pueblos de lo más curiosa. Nuestros mejores amigos eran un gato rosa esponjosito y un oso con albornoz. 12 meses más tarde, el juego ha recibido multitud de actualizaciones que le han servido para dejar por fin el formato Early Access y, de paso, llevarse el Premio Players Choice de Steam.

En este simulador social juegas te metes en el papel de un joven constructor que acaba de heredar el taller su distante padre en la bonita ciudad de Portia. Es un lugar sacado de un cuento de hadas, pero la caseta vieja y ruinosa que es ahora tu casa no tiene nada más que una cama (¿qué tipo de padre manda a su hijo a vivir a un sitio así, sí baño?). Tras reparar un poco el sitio y conseguir la licencia para hacer obras, es el momento de seguir los pasos del maestro y ganarse una buena reputación como buen manitas completando algunas tareas.

Por suerte, es fácil encontrar trabajo en los que no se pide experiencia, ya que puedes conseguir algunos contratos directamente en el gremio de comerciantes. De hecho, desde ahí se activan también algunas misiones principales. Estas tareas consisten generalmente en fabricar un objeto con materiales que has recogido por la naturaleza y en procesarlos después con la maquinaria del taller. A medida que avanza la partida las instrucciones se vuelven más complejas, al mismo tiempo que vas ampliando tus instalaciones y aumentando tus capacidades en el centro de investigación.

My Time At Portia

El personaje es un recién llegado pero la acogida por parte de los lugareños es muy cálida. Es fácil hacer amigos, ayudas a construir un nuevo sistema de transporte por el que estarán muy agradecidos y hay que acudir a los eventos locales, como por el ejemplo el Día del festival del sol brillante, en el que llueven regalos del cielo (bueno, realmente los lanzan desde un avión). Es tan importante dejar huella en la comunidad como ser un buen obrero, y no lo decimos sólo como parte técnica, es que esta forma de gameplay se integra a la perfección en el todo y se acaba convirtiendo en una distracción más. Cuando tu amistad con algún personaje NPC florece surge alguna ventaja, como que te hacen más regalos o que ganas más dinero.

Cuando terminamos el modo historia, que nos duró unas 15 horas, nos quedamos con la sensación de que había muchas cosas por hacer, ya fueran actividades y eventos en Portia o pasatiempos genéricos. Hay muchos hobbies a los que dedicar el tiempo cuando el gremio está cerrado, como por ejemplo ir a pescar, sacar adelante una granja con vacas y pollos o intentar reconstruir reliquias a partir de las ruinas que están expuestas en el museo. También hay mazmorras en las que aventurarse para conseguir ítems y puntos de experiencia. O, como última medida, también puedes casarte con alguien que hayas conocido y convencer a esa pareja para que se vaya a vivir contigo. Hay mucho contenido, y lo mejor es que sirve para romper con las rutinas, evitar la sensación de repetición y ampliar la vida una vez terminado.

También creemos que fue bastante innovador la forma de combinar la parte de decoración de interiores con el resto del título. No solo tienes que diseñar la casa a tu gusto con los objetos que vas consiguiendo, es que dependiendo de lo que pongas y cómo lo coloques puedes recibir mejoras estadísticas, como un aumento en defensa o de resistencia. A pesar de este toque transversal que tanto se agradece, el combate en general es bastante plano, sobre todo porque tardas bastante en tener acceso a armas a distancia. Consta de una parte de gestión de la energía al estilo Zelda, esquivar mucho y reaccionar a los movimientos de los rivales. Lo que sí está a la gran altura del resto del título es el diseño de enemigos, muy rico y variado, ya sea un cerdo mecánico, una maraquita con bufanda o una araña explosiva. Digamos que el combate es la parte menos dulce de este pastel.

My Time At PortiaMy Time At Portia

Se nota que el estudio chino Pathea Games ha estado trabajando sin descanso durante este año largo para meter más y más contenido. Pero no solo por el hecho de que hubiera más, sino para que tuviera más vida fuera más armónico gracias a esas interrelaciones entre los elementos del gameplay. Lo que no nos ha gustado es comprobar que algunos de los fallos que encontramos en su momento siguen ahí, como el sistema de guardado vinculado a la cama o las dificultades para gestionar correctamente los recursos cuando llenas tu bolsa y quieres guardarte algo distinto a lo que llevas encima. Tampoco hemos encontrado una optimización adecuada de los controles con mando, ya que hay acciones como moverse por el menú de ítem o arrastrarlos a los botones de acceso rápido que no son tan ágiles como podrían ser. Esperemos que lo optimicen de cara al lanzamiento en consolas, porque de momento nos apañamos con ratón y teclado.

Con esas pequeñas pegas, seguimos recomendando My Time At Portia de todo corazón a todo el mundo que tenga ganas de pasar un rato en un simulador social y de recursos con un estilo colorido y un guión amable. Nos ha gustado esa forma de ir haciendo carrera de constructor novato recién llegado a la imponente Portia a maestro del taller. Conocer gente, hacer amigos y participar en las actividades comunitarias. Nos hubiera gustado más que el combate fuera más profundo y que hubieran retocado algo que se ve que flojea desde hace tiempo, pero ni mucho menos son factores como para pasar de este juego que viene para hacer la competencia desde ya al futuro Animal Crossing de Nintendo Switch.

My Time At PortiaMy Time At PortiaMy Time At Portia
09 Gamereactor España
9 / 10
+
Un mundo precios. Un ambientación amable y acogedora. Una historia entrañable. Muchas cosas que hacer y variadas.
-
Al combate le falta compostura. Tiene que terminar de pulirse.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

My Time At PortiaScore

My Time At Portia

ANÁLISIS. Autor: Kieran Harris

Nos dimos cuenta por primera vez de lo bueno que era My Time At Portia cuando probamos el juego en acceso anticipado hace poco menos de un año. Absorbente hasta niveles...

Hoy en GR Live - My Time At Portia

Hoy en GR Live - My Time At Portia

NOTICIA. Autor: Sam Bishop

Un poco de cháchara con los vecinos, otro de fabricación, algo de agricultura y ganadería, sin olvidar las batallas, a partir de las 16:00.



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.