Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
avances
Need for Speed: Most Wanted

Need for Speed: Most Wanted - impresión final desde Porsche

NFS se dispone a arrancar en dos semanas y EA ha invitado a Gamereactor a probar la sensación de velocidad con seis horas de juego... y también dentro de un Porsche real, en un circuito de verdad.

Need for Speed ha terminado por convertirse en una de las franquicias con entrega anual de EA, prácticamente como sus juegos deportivos EA Sports. Sin embargo, los títulos de carreras han nacido de diferentes estudios y la calidad ha sufrido grandes altibajos. Ahora que la última entrada Need for Speed: Most Wanted arranca en solo dos semanas, la compañía invitó recientemente a Gamereactor a probar la sensación de velocidad con seis horas de juego... y también dentro de un Porsche real, en un circuito de verdad.

Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most WantedNeed for Speed: Most Wanted

La Experiencia Porsche
Y no escatimaron en gastos para este "Need for Speed: Most Wanted Porsche Preview Event". Periodistas de videojuegos de todo el mundo volamos a la germana ciudad de Leipzig (conocida por los jugones por la antigua Games Convention) para visitar la fábrica de la legendaria marca Porsche, donde además de probar la última versión del juego pudimos vivir en nuestra piel la espectacular experiencia de pilotar diversos bólidos por el circuito de pruebas que rodea el complejo. Sobre el asfalto rodamos con coches como los Porsche 911, 911 Carrera S o Boxster, para luego hacer un poco de todoterreno con un Porsche Cayenne 4x4.

Por supuesto, la experiencia real fue inolvidable, y se puso mucho mejor con la ayuda de un piloto de pruebas profesional. El subidón de las fuerzas gravitatorias me recordó a las mejores montañas rusas del mundo: mis tripas y cabeza así lo atestiguaron. Ya en el camino de tierra y piedras, la cosa es muy diferente. Parece que al 'Cayena' le importa más bien poco el obstáculo que le pongas por delante, ya sea una subida de 80 grados, un río de un metro de profundidad o una cuesta rocosa. Nunca he conducido algo tan simple. Hasta un crío podría arreglárselas.

Finalmente asistimos a un tour por dentro de la fábrica, donde los coches por partes se mueven por la línea de producción mientras los equipos de técnicos vestidos de rojo las ensamblan por el camino. Aunque no me interesen particularmente los entresijos de la fabricación de automóviles, no dejaba de impresionarme la cooperación fluida entre el hombre y la tecnología para montar estas poderosas máquinas. Y por supuesto su efectividad es innegable: la fábrica puede 'parir' 500 coches al día.

Pero la 'Porsche Experience' era solo la punta del iceberg del objetivo real: probar la sensación virtual de Need for Speed: Most Wanted (en una comparación atrevida y confiada). El dúo dinámico de Criterion formado por Matt Webster (productor ejecutivo) y el diseñador jefe Craig Sullivan presentó las sesiones de prueba con el mismo entusiasmo que la primera vez. Recordamos que la ciudad ficticia de Fairhaven hace del escenario abierto para las carreras del juego, un decorado con muchas influencias del juego de 2005 y del propio Burnout Paradise, del mismo estudio. Pero Criterion quiere aportar una perspectiva completamente nueva:

"Pretendemos romper la progresión lineal tradicional. Cada vuelta al juego debería ser única, pues cada cruce lleva al jugador hacia coches y desafíos distintos", aseguró Sullivan.

Need for Speed: Most Wanted

La Experiencia Need for Speed
Nuestra primera sesión de tres horas con el juego en modo solitario (single player) parece cumplir con esa promesa: la sensación de libertad era esperanzadora. El juego solo me guió hacia el primer vehículo de todos (un Porsche, por supuesto), pero después pude ir hacia donde me apeteciera o resultara interesante. Pronto encontramos un excedente de posibilidades. Cada coche tiene sus propias carreras y modificadores que mejoran sus puntos fuertes o que los adaptan a diferentes superficies. Aunque la mayoría de los coches están disponibles desde el principio, hasta el turbo nitro más básico hay que ganarlo en una carrera: ahí está la clave.

La paradoja de la libertad siempre está presente en los juegos de mundo abierto. Aquí, para echar un cable, aparece la función denominada Easy Drive. Si pulsaba la cruceta me ofrecían inmediatamente sugerencias diversas sobre lo que podría hacer a continuación, y no dejaban tampoco de avisarme cada vez que otro periodista superaba uno de mis récords. Easy Drive funciona como una especie de menú principal mediante el que el jugador puede coger nuevas carreras y cambiar mods o coches, pero también desde donde puede saltar directamente al multijugador. Ni si quiera se pausa el juego: todas las elecciones se toman sobre la marcha. Es cierto que hay que acostumbrarse a este estilo y no recuerdo la de veces que acabé estampado contra un edificio. Pero aun así, pronto resultó un método bastante útil y una forma conveniente de ir eligiendo opciones. Los jugadores con Kinect también pueden usar Easy Drive con manos libres (mediante reconocimiento de voz), pero con mi inglés al más puro estilo Kimi Räikkönen creo que seguiré usando los menús.

El mayor descubrimiento sobre Need for Speed: Most Wanted durante esta sesión de pruebas fue la perspectiva del juego sobre las relaciones entre los modos en solitario y multijugador. Jugándolo de primera mano, pronto advertí que en realidad no existe una historia que tenga algo significativo que contar. En lugar de eso, el juego va de competir contra los amigos mediante el renovado Autolog. Donde antes el sistema se limitaba a registrar tiempos de carrera, ahora casi todos los aspectos posibles del juego se comparan con los demás. Es un sistema imposible de ignorar que invita constantemente a intentar superarse una y otra vez. Cada reto, radar de velocidad, salto a través de valla publicitaria, carrera o quitamiedos derribado queda grabado y presentado in-game. Cuando ves el careto de tus amigos en una valla gigante de la ciudad, no te queda otra que atravesarla e intentar superar su récord de longitud. "No hay nada más divertido que eso", apuntó Matt Webster. Y estaba en lo cierto.

Intentar superar a los demás era algo que se contagió rápido en las pruebas en Leipzig. Hasta me costaba dejar el mando para tomar notas para vosotros. El legendario honor de Gamereactor en los títulos de carreras estaba en juego, y no podía arriesgarlo. Ahora os puedo asegurar que terminé en el top del ranking de Speed Points.

Los Speed Points son otra de las novedades en la serie. Aparecen en cada aspecto del juego y se otorgan con cada carrera, derribo, desafío y demás completado. Los puntos también marcan la progresión en el modo en solitario, pues para desafiar al jugador Más Buscado de Fairhaven siempre hace falta cierta cantidad de puntos. Si no te gusta jugar solo, perfecto. También recibes Speed Points mediante el multijugador, y es posible enlazar tu partida con otras plataformas con la opción de Cloudcompete (competición en la nube). De camino al trabajo o a clase puedes jugar en un smartphone o en PS Vita y luego encontrar todos esos puntos esperándote en tu consola o PC.

Need for Speed: Most WantedNeed for Speed: Most WantedNeed for Speed: Most Wanted

La experiencia Need for Speed multijugador

El aspecto de mundo abierto también es fuerte en el lado multijugador. En lugar de pasar por salas de espera, el juego pone a los pilotos directamente en las calles de Fairhaven. Criterion quiere que el jugador esté casi todo el rato al volante, y no esperando a los demás en un menú o en un 'lobby'. Y la verdad es que todo era bastante fluido y directo. Como yo era el anfitrión de la partida, cogí una Speed List preparada por Criterion y al momento estábamos navegando por los diferentes eventos disponibles. Se podría decir que toda la ciudad es un gran 'lobby' y que mientras conduces hacia los puntos de evento, sigues pudiendo realizar los desafíos Autolog disponibles cuando juegas solo. En las partidas públicas los tiempos de viaje son algo más estrictos que con amigos, pero en ambos el juego transporta a los jugadores al lugar de encuentro y con la clase de coche adecuada si a alguno le surgen problemas.

Las mencionadas Speed Lists son una especie de mini-torneos que consisten en cinco tipos de eventos: carreras, desafíos y tests de velocidad. En las pruebas de velocidad, el jugador tiene 90 segundos para marcar el récord de derrape más largo, velocidad punta en una cámara de un radar, salto más largo... Los desafíos, por otro lado, son trucos con el coche o pruebas que tienen un objetivo cooperativo para todo el grupo. Cuando jugué, estos retos fueron la parte más aburrida: si no puedes conseguir que un puñado de periodistas trabajen en equipo cuando están en la misma sala, ¡imagina lo que pasará online!

Y por supuesto están las carreras en las que compites solo o en equipo. En solitario está claro (hay que llegar a la bandera de cuadros antes que nadie), pero en la carrera por equipos lo que importa otra vez son los Speed Points. Esto quiere decir que hasta el piloto más rápido puede quedar el último si no ha hecho su trabajo a la hora de deshacerse de los rivales.

Need for Speed: Most WantedNeed for Speed: Most Wanted

El multijugador fue un caos total en más de una ocasión, pero siempre divertido. En casi todos los eventos había una opción para intentar detener a los rivales para que no consigan su objetivo. Por ejemplo, si ya tienes una buena distancia de salto en una prueba, puedes intentar evitar que otros consigan adquirir velocidad en la rampa. Si eres un conductor respetuoso, esto no es lo tuyo.

El control y la reacción de los coches siguen en la línea de siempre. Los vehículos tienen cierta sensación de peso, pero por lo demás todo es diversión arcade pura, apta para todos los públicos. Preguntado por qué Criterion no intentaba algo más de realismo, Webster se limitó a contestar que "la simulación parecía demasiado trivial, no es tan divertida".

Después de dos días y más de seis horas de juego con Need for Speed: Most Wanted, llegó la hora de terminar la experiencia de prueba en Leipzig. Confieso que nunca he sido un fan de la serie NFS y que creo que cada año ha ido a peor. Aun así, he de admitir que mi tiempo con Most Wanted consiguió tornar mi escepticismo en ganas de jugar. El sistema de juego de ciudad abierta, el nuevo Autolog y hacer que cada cosa del juego sea una pequeña competición son cosas que aportaron emoción adicional a las carreras. Vale que había cosas que no me llamaron demasiado (una historia sin desarrollar, demasiadas persecuciones policíacas), pero el juego parecía bien hecho en todos los sentidos. Los amantes de las carreras arcade ya tienen su juego más buscado para el 2 de noviembre.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted
Need for Speed: Most Wanted

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Contenido relacionado

Need for Speed: Most WantedScore

Need for Speed: Most Wanted

ANÁLISIS. Autor: Rasmus Lund-Hansen

Criterion, los creadores del querido Burnout, nos ofrecen una nueva e innovadora entrega del frenético Need for Speed. Fairhaven es una ciudad fantástica...



Cargando más contenido