Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
Gamereactor
análisis
NERF Legends

Análisis de NERF Legends

Tras las súplicas de Frank Hegevall (seis años de edad), nuestro redactor jefe de Suecia cedió y pagó 49,99 € por el peor juego de este año...

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio
HQ

"Porfa, porfa, porfa, papá: ¿podemos comprarnos el juego de Nerf?"

Cuando Frank Hegevall (6 años) pregunta educadamente si puede jugar a juegos nuevos que ha visto anunciados en YouTube o en su iPad, siempre me cuesta decirle que no. Soy débil, lo sé. Entiendo lo que siente, y me llega a este viejo corazón esa curiosidad, ese entusiasmo y ese amor por los videojuegos. Y es que recuerdo muy bien lo que sentía cuando no podíamos permitirnos comprar una consola, mientras todos mis amigos tenían una NES o una Master System, y lo mucho que quería tener una y las envidias que traía todo eso. El simpático encanto de Frank se convierte muchas veces en mi Kryptonita, y hay demasiadas ocasiones en las que compramos juegos que no deberíamos haber comprado. Como Nerf Legends.

En el hogar de los Hegevall nos flipa Nerf. No creo que exagere si digo que en casa hay 15 armas distintas de Nerf, de diversos tamaños y modelos, entre ellas las pequeñas pistolas de la serie Zombie, lanzagranadas, enormes rifles con pilas, los rifles de precisión de Fortnite y todo lo que haya en medio. Vega (5), Frank y yo hacemos guerras de Nerf a menudo y estoy bastante seguro de que papá Hegevall se divierte como mínimo tanto como sus retoños. Así que esa es la razón por la que, obviamente, no me sorprendió en lo más mínimo que al pequeño Hegevall le llamara mucho la atención Nerf Legends cuando vio el anuncio en su iPad.

Publicidad:

Después de pagar 49,99 € y pasar por una hora de descarga, el juego aterriza en nuestra Switch y nos ponemos a jugarlo, cosa que me hubiera gustado evitar. Porque no hay duda de que se trata de uno de los peores juegos del año en cualquier categoría. Para empezar, la historia es prácticamente nula, igual que los personajes y la diversidad. En un futuro lleno de color, unos robots de juguete asesinos lo dominan todo y solo estáis tú y tu arma para arreglarlo todo. Te esperan seis niveles repletos de robots enemigos y puzles sin sentido, en un juego en el que correrás, dispararás y gritarás de frustración hasta llegar al final (después de casi 5 horas).

NERF Legends

Lo primero y más importante en un shooter en primera persona es, por supuesto, el 'gunplay'. En Nerf Legends, apretar el gatillo no solo es aburrido, sino que es directamente un sufrimiento. Las armas no tienen retroceso porque disparan flechas de gomaespuma. Tampoco tienen sonidos de armas reales, porque lo que disparan son flechas de gomaespuma. Los cargadores solo tienen capacidad para cinco o seis flechas, así que te ves obligado a recargar constantemente, todo el rato, y cuando le das a los enemigos no sientes nada. No ocurre nada, los enemigos no reaccionan y parece que no les has dado hasta que desaparecen de repente.

La segunda cosa más importante en un juego de este tipo es que haya enemigos complejos y astutos, cosa que no se ve por ninguna parte en Nerf Legends. Los enemigos son robots de juguete de colores chillones que vagan por ahí sin ningún tipo de rumbo, por unos niveles con un diseño de lo más estúpido, como si fueran idiotas, hasta que mis balas de gomaespuma hacen que desaparezcan de repente. A juzgar por lo que he visto, aquí no hay ninguna "inteligencia artificial", sino que los enemigos tienden a tener cierta gravedad hacia el jugador, como si les atrajera, con lo que se crea un ritmo de juego que es francamente desagradable.
Nerf Legends no es difícil ni de lejos, para nada, es un juego de niños. Pero es estúpido, cutre y aburrido como muy pocos juegos actuales.

Publicidad:

Los niveles no tienen ningún sentido. Las carcasas de los tontísimos enemigos del juego están hechas de unos pocos polígonos e incluso los "puzles" que hay son extremadamente frustrantes. Estoy bastante seguro de que los desarrolladores solo metieron los "rompecabezas" para prolongar la duración del juego, porque Nerf Legends se acabaría en 40 minutos si no fuera por todas las veces que tienes que pararte y disparar a cinco botones rojos para que se abra una puerta que te lleve al siguiente combate con un enemigo inútil.

NERF Legends

La música y los gráficos también son horribles, es aún más feo y con peor música que muchos, muchísimos juegos gratuitos de Android y de iPhone. La banda sonora solo contiene solos rebuscados de guitarra MIDI que se vuelven inaguantables en poco más de un minuto. También son terribles los dos dobladores que hay y que, junto al peor guion del año, nos brindan los diálogos más bochornosos que he oído en mucho tiempo.

A esto añadámosle que el modo multijugador de Nerf Legends no funciona ni para atrás. Debería haber servidores abiertos y disponibles y la editora Gamemill afirma que hay gente jugando online a su juego, pero yo no he conseguido jugar ni una sola partida en una semana. Normalmente, tampoco es posible entrar al menú que sirve para buscar partidas disponibles. Si, contra todo pronóstico, lo consigues, sigue sin haber jugadores, por lo que solo te queda reírte de esta horrorosa desgracia. No me imaginaba que un juego publicado en 2021 me aburriría de la misma y eficiente forma que Balan Wonderworld, pero Nerf Legends está en los primeros puestos del podio de estiércol.

Publicidad:
NERF Legends
02 Gamereactor España
2 / 10
+
Incluye 15 armas Nerf distintas.
-
Disparar: fatal; gráficos: fatal; enemigos: fatal; música: fatal; diseño de niveles: fatal; puzles: fatal; doblaje: fatal; modo multijugador: roto.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado

0
NERF LegendsScore

NERF Legends

ANÁLISIS. Autor: Petter Hegevall

Tras las súplicas de Frank Hegevall (seis años de edad), nuestro redactor jefe de Suecia cedió y pagó 49,99 € por el peor juego de este año...



Cargando más contenido