Español
análisis
Paper Mario: The Origami King

Análisis de Paper Mario: The Origami King

Te plegarás de risa con sus diálogos y situaciones pero, ¿consigue dar el salto que le pedían los fans?

Paper Mario: The Origami King

Dicen que Mario cumple 35 años este 2020, pero eso sería mirando su primer "Super" juego de plataformas de desarrollo lateral, el que empezó todo un género. En realidad, cumplió 37 ayer mismo si consideramos el Mario Bros. original, o haría 39 si contamos desde su primera aparición en Donkey Kong como "Jumpman". Esos tres clásicos consistían en saltar de un modo u otro, pero todos sabemos que la mayor estrella de los videojuegos ha estado empleado de todo menos fontanero, desde deportista hasta doctor, pasando por piloto, luchador o albañil. Algunas de esas actividades que Nintendo le ha ido asignando durante los años dieron lugar a sus propias franquicias de éxito, y mientras esperamos que la compañía quite el velo a esas celebraciones del 35th Anniversary supuestamente pospuestas y consistentes en el 'revival' de los mejores plataformas de Mario, es una de las series secundarias la que se dispone a conmemorar la efeméride.

El RPG ligero Paper Mario no es franquicia menor para asumir esa responsabilidad, pues debutó hace nada menos que 20 años en Nintendo 64, ya fuertemente 'inspirado' por cierto Super Mario RPG de 1996 para SNES. ¿Y qué significa todo esto? Pues que Paper Mario: The Origami King sale ahora en Nintendo Switch como la sexta entrega de una serie longeva y con un fuerte legado, y eso suele implicar tener que lidiar con el equilibrio entre tradición e innovación, procurando complacer a los fans de siempre y también a los nuevos jugadores que se acercan a la franquicia. Y si bien cada entrega acaba convertida en 'million-seller', los desarrolladores de Intelligent Systems llevan ya varios años pasando apuros con ese equilibrio, como si no encontraran la fórmula ideal para cumplir con las expectativas de los seguidores y a la vez mantener su propuesta desenfadada y accesible para toda la familia.

The Origami King acierta de pleno en su enfoque y en la estructura de juego, pues resulta más amplio y abierto desde el principio. Es fiel a algunos de los conceptos esenciales que sobresalieron en La Puerta Milenaria para Gamecube, la entrega más celebrada hasta el momento. También eleva la belleza y la comedia hasta posiblemente el nivel más alto de la franquicia. Y, finalmente, se esfuerza por innovar con un sistema de combate completamente rediseñado, aprovechando la experiencia de los creadores de Fire Emblem en este campo. Entonces, ¿qué podía salir mal? Bueno, nada sale rematadamente mal, pero digamos que esos apuros se siguen notando aquí.

Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Escenarios repletos de actividades y secretos.

Como es su mayor novedad y quizá la más controvertida a la larga, hablemos de ese sistema de batallas. Paper Mario históricamente difuminaba las líneas entre RPG y aventura, pues cogía unos cuantos sistemas del primer género para expandir la experiencia del segundo. El combate es uno de ellos, y quitando Super Paper Mario, usaba las mecánicas tradicionales por turnos, con un toque añadido de sincronización en la pulsación de botones a modo de bonus de ataque o defensa. Tú (y tu party, si llevas) normalmente os enfrentáis a unos cuantos enemigos en línea o en grupos, pero The Origami King añade una nueva dimensión a esto ubicando a todos en un campo de batalla circular. Antes de poder atacar, y si quieres que esos combates duren lo menos posible (créeme, lo querrás), debes alinear correctamente a los enemigos girando o deslizando los anillos concéntricos que te rodean. No tiene mucho sentido "lógico", pero aporta un curioso sabor a ajedrez a las primeras de cambio. Solo haciendo caso al juego cuando te dice "¡alinéalos bien!" sacarás el máximo provecho a tus ataques en línea o de área, pues casi siempre tienes que ordenar filas o grupos de enemigos juntitos.

El problema es que la novedad se acaba demasiado rápido y el sistema se hace repetitivo muy pronto. Te puede encantar la idea o puedes odiarla, pero al final todo consiste en los mismos 3-4 movimientos de anillo para luego repetir ataques muy similares una y otra vez. Si te encanta no encontrarás desafío tras unas horas. Si lo aborreces o no lo dominas lo bastante rápido, probablemente acabes arrojando monedas al tablero cual ricachón para que los Toads del público te ayuden a colocar los anillos y aceleren el proceso, pues a fin de cuentas serás bastante pudiente durante toda la partida con poco que curiosees por los escenarios.

Sería aceptable en tanto que los combates significaran algo más, pero otro problema es que, conforme se esperaba (y temían algunos fans), aquí no encontrarás progresión real. Sin niveles que alcanzar, habilidades especiales que desbloquear o destrezas que personalizar, las batallas se limitan a alinear rivales y luego usar las armas y objetos de combate a tu disposición, que eventualmente saldrán de bloques sorpresa y que irán apareciendo con materiales de fabricación más poderosos, lo que significa que todo el dinero que ganes irá a los ítemes de exploración y a las ayudas de combate.

Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Esta zona otoñal es tan bonita que los combates se pasan más rápido.

Así que se hace aburrido hasta el punto de que no tienes ninguna gana de pelear con algunos enemigos tras 5-6 encuentros. La única progresión, más allá de esas armas más fuertes, consiste en aumentar tus PC (Puntos de Corazón), lo que supone no solo más salud para resistir los daños, sino también que Mario se va haciendo más fuerte, tanto que puede derribar a los enemigos de la zona saltando sobre ellos o de un martillazo, sin entrar en combate.

Cuando la original idea del sistema de combate brilla, no obstante, es durante las batallas contra jefes, pues el enemigo queda colocado en el centro y Mario se las tiene que apañar abriéndose camino por los anillos para alcanzar sus puntos débiles o para activar ciertos objetos e interruptores desperdigados por ellos. Como se trata de un concepto bien meditado y diseñado cuidadosamente para cada jefe, en lugar de la miga aleatoria de los soldados rasos, IntSys introduce aquí varias ideas geniales para que le des vueltas (nunca mejor dicho) a cómo enfocar estas batallas más duraderas. Son variadas, profundas, frescas y muy divertidas, precisamente todo lo que le falta al combate estándar (y ya verás lo que molan las transformaciones de los Papelementales...).

Otra pega es que varias secciones y paseos hacen descaradamente de relleno. Y como podríamos decir lo mismo de cantidad de combates, al final parece que el juego podría funcionar mucho mejor como una aventura más compacta de ritmo ajustado. No nos malinterpretéis, porque la enorme cantidad de contenido, el gran mundo a explorar y todos los añadidos se agradecen y hacen un juego más grande y redondo, pero cuando alguno de los recados se hace bobo o insulso, y encima le meten un puñado de esas batallas anodinas e indiferentes, realmente se convierte en un rollazo.

Qué cosas, entonces, que The Origami King sea mucho mejor en cuanto a diseño de niveles que la media de los RPG, lo que hace un placer explorar cada mundo y zona en busca de los Toads perdidos. Salas secretas, mecanismos graciosos, minijuegos repentinos, transformaciones de papiroflexia y otras ideas hacen que, al final, la recolección de Toads enganche más que el propio combate, lo que irónicamente dice mucho sobre este juego.

Paper Mario: The Origami King
¿Teletransporte? No, hombre, en Paper Mario usas el Telefax.

Paseando por esos niveles tan interesantes disfrutarás de los mejores gráficos de la serie hasta el momento, y también te partirás el culo de risa con los personajes, las situaciones y el guion en general. La trama de la historia en sí no es nada del otro mundo, pero la redacción de los diálogos, con una localización a español que está en otra liga, supone posiblemente el mayor valor de todo el juego. Esto, dados los aspectos que no están a la altura, hace que el resultado en conjunto parezca una oportunidad perdida para marcar un antes y un después en la saga. Paper Mario siempre ha sido muy ocurrente para conocer y relacionarse con los malos de este universo, saber de sus "personalidades" y de sus "motivaciones", y este trabajo lo hace aprovechando el 'lore' del Reino Champiñón como pocos juegos en esos casi 40 años.

Así que, así están las cosas. Si llevas años siguiendo la serie, ya te habrás encontrado en la misma vicisitud. Asumámoslo ya; Paper Mario no tiene intención de hacerse más RPG ni de buscar un mayor gancho, profundidad o complejidad, pues está claro que The Origami King vacila a la hora de implementar varias de las mecánicas más elaboradas o adictivas. Es un poco triste que la serie Mario & Luigi, ahora en el limbo tras la quiebra de AlphaDream, consiguiera solucionar algunas cosas mucho mejor para mantener a los jugadores enganchados. El fantástico sentido del humor de The Origami King y su gran diseño de niveles y jefes se intercalan con algunas secuencias sin interés y con un sistema de combate nada emocionante que no llega a calar. Si aceptaste de buena gana todo esto en las últimas entregas, súbele un PN (punto de nota) a esta reseña. Si no te convencieron y pedías mecánicas más curradas, o si no crees que lo vayas a pasar tan bien leyendo un montón, quítale ese punto. Esto podía haber sido más, me hubiera encantado que fuera más y creo que podemos exigirle un poquito más, pero parece que se privó (o Nintendo lo privó) de evolucionar. Este Paper Mario es muy entretenido, pero le sigue faltando gramaje.

Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Un templo o mazmorra, un cafelito y un paseo en barca.
Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Los papelementales y sus transformaciones son una pasada al nivel de Power Rangers.
Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Preparaos para reír con el ballet de Shy Guys y para pagar para que os ayuden los Toads; no os faltará el parné.
Paper Mario: The Origami KingPaper Mario: The Origami King
Otra cosa no, pero IntSys se ha esforzado en dotar a los escenarios de gran variedad.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
07 Gamereactor España
7 / 10
+
El Paper Mario más bonito y cachondo hasta la fecha. Diseño de niveles fino y variado. Buenas batallas contra jefes. Candidato a mejor traducción al castellano del año.
-
El combate se hace soso y repetitivo muy pronto. Tiene mucha paja. No consigue enganchar a la larga.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.