Español
análisis
Pokémon Espada y Escudo

Análisis de Pokémon Espada y Escudo: Nieves de la Corona

El sur de Galar es frío, pero del que sienta bien.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

"Me voy de vacaciones con mi hija (sale mal)". Creo que así podría resumir perfectamente lo que hay detrás del segundo DLC de Pokémon Espada y Escudo. Las Nieves de la Corona están disponibles desde el pasado 23 de octubre para todos los entrenadores que pasaron por caja con el Pase de Expansión del juego. Y vamos a decirlo ya, este descargable hace que el pack valga la pena.

Isla de la Armadura ofrecía una experiencia más centrada en el combate y en el crecimiento personal, esa era parte de su temática principal, acompañada por la historia del pequeño Kubfu y su evolución en Urshifu (Forma Fluida en nuestro caso, porque aquí respetamos el Jeet Kune Do). Era una buena premisa, que atrajo a todo Entrenador por la libertad de movimiento en su mapa, y que quedó algo descafeinada porque no terminaba de mojarse al ofrecer libertades.

Pokémon Espada y Escudo

Ahora, con Las Nieves de la Corona, la panorámica es tan fría como sus páramos helados, pero en el mejor sentido posible. Lo es porque abandona la calidez de una fórmula tradicional y cada vez más anquilosada. Porque es lo menos Pokémon que hemos jugado en los últimos años. Menos que Espada y Escudo, y mucho menos que los nostálgicos Let's Go. Y eso es tremendamente bueno.

Game Freak se está acostumbrando poco a poco a los estándares de los juegos de rol y de mundo abierto modernos y, si Isla de la Armadura ya lo estaba insinuando, esta nueva parte sur de Galar lo grita a los cuatro vientos. Tan solo hay que ver que, durante todo lo que ofrece esta expansión, no hay nada que te lleve por un camino concreto. Buscas lo que quieres y lo haces cuando quieres.

La broma al comienzo del texto viene por el argumento que lo hilvana todo en este DLC. Desde el momento en el que te bajas del tren (saliendo de la Estación de Par), tardas poco en conocer a Peony, alguien sospechosamente parecido al presidente Rose, que se ha venido a la zona para hacer una excursión legendaria con su hija.

Pokémon Espada y Escudo

Pero su hija está en pleno ataque de adolescencia, y lo de irse de viaje por ahí con su padre no lo lleva demasiado bien. Por eso, y porque el altruismo (y un poco de "metomentodismo") de nuestro silencioso protagonista le puede, acabamos acompañando a este padre y llevando a cabo todas las actividades que tenía planeadas.

La diferencia con cualquier excursión normal es que este progenitor se las ha apañado para reunir todas las leyendas más rocambolescas de Galar, y nos propone a nosotros descubrirlas con las pistas que tiene. Así es como acabamos recorriendo montañas, prados y ríos en busca de los templos de los Regis, persiguiendo a las aves legendarias en su Forma Galar o descubriendo la leyenda de Calyrex y su corcel.

Vamos a pararnos con este último, no por un diseño que nos hace pensar lo que Peony grita en voz alta cada vez que lo ve, sino porque realmente es la razón de ser de este DLC. Este nuevo Legendario nos propone una serie de objetivos que debemos cumplir para devolverle un poder perdido antaño y para reforzar su presencia en un pueblo que lo considera más una fábula que una realidad.

Pokémon Espada y Escudo

Interesante su hilo argumental, sobre todo por el "experimento" de su forma completa, pero más aún por cómo juega con las pocas herramientas que tiene a nivel argumental. Game Freak no es precisamente amiga de las grandes piruetas narrativas, con permiso de la quinta generación, pero esta historia que hemos vivido es lo que más nos ha recordado a aquello que hizo brillar a Blanco y Negro. Y, la verdad, es justo lo que nos gustaría volver a ver en futuros juegos de la franquicia.

Pero lo que nos llena de optimismo con Las Nieves de la Armadura no es tanto lo bien que queden Calyrex y toda su "quest", sino el hecho de que precisamente podamos usar ese término. Hay varias misiones principales en las que se nos ofrece la posibilidad de avanzar a nuestro ritmo perfectamente, sin que el juego nos guíe y nos lleve constantemente de la mano. Sin rutas, sin sobreexplicaciones, sin ese corsé que a veces agobia tantísimo.

Sin ir más lejos, aunque sabíamos de su existencia, activamos el evento de los Pájaros Legendarios casi sin querer, y nos encantó la forma de capturarlos. Perseguir al Zapdos de Galar por el Área Silvestre pedaleando como locos es una de las tres cosas a hacer. Algo a lo que sumar el poder perdernos por completo en una laberíntica cueva en la montaña, o resolver los acertijos de los Regis para entrar a sus templos.

Pokémon Espada y Escudo

Todo eso conforma precisamente el tipo de experiencia que esperábamos de Galar, lo que esperábamos de Espada y Escudo. Quizá exigíamos demasiado cuando imaginábamos una revolución al estilo Breath of the Wild con esta generación, pero precisamente este DLC es el que muestra más síntomas de que el equipo quiere seguir ese camino, porque ya lo está haciendo.

Los completistas pueden estar satisfechos. Más de 100 nuevas criaturas esperan en esta tundra helada, con todos los legendarios de generaciones pasadas. Algunos de los Pokémon más especiales se esconden tras las misiones principales de este DLC, otros, en cambio, solo están disponibles a través de la Aventura Dinamax. Por último, hay un pequeño reducto pensado para los amantes del coleccionismo, solo desbloqueable al dar con unas huellas que funcionan como los Diglett de Isla de la Armadura.

El desafío de las Aventuras Dinamax es otro buen aliciente, por no decir que es un buen "comehoras". Con Pokémon de alquiler, un equipo de 4 jugadores tiene que irse sumergiendo en un Supernido venciendo en los Combates Dinamax que surjan, cambiando criaturas por las que vencen, manteniendo los PS, movimientos y estados alterados que puedan haberse causado, y escogiendo el camino entre los diferentes túneles de los nidos.

Pokémon Espada y Escudo

Todo, con el objetivo final de combatir contra un Legendario para ir ampliando PokéDex. Ciertamente, es de lo más divertido que hemos jugado en el DLC, sobre todo en cooperativo con amigos. Tremendamente estratégico, y bastante exigente por no poder llevar a tu propio equipo. Pero, también, un auténtico suicidio si juegas con la IA. No se podía confiar en ella en las Incursiones Dinamax normales. Aquí menos todavía.

Este modo de juego es lo que introduce algo de picante a Nieves de la Corona. Y esto es importante también, porque no hemos visto un gran desafío en los combates, salvo el final contra un Calyrex que nos destrozó al equipo, que solo pudimos capturar tirando de Master Ball y que nos ha recordado lo cruel que puede ser Pokémon a veces.

Dejamos para el final el Torneo de las Estrellas porque, aunque suena bien, es lo que menos nos atrae de este DLC. Tampoco nos malinterpretéis, da pie a combates tan memorables como exigentes, incluso a situaciones bastante cómicas por cómo mezcla a Líderes que se pueden llevar a matar. Pero, cuando en la otra parte de la balanza te están poniendo la exploración libre y los Legendarios por encontrar, es fácil ver por dónde va a decantarse.

Pokémon Espada y Escudo

Porque al final todo se resume en eso: libertad. No tener a un NPC recordándote una y otra vez a dónde tienes que ir, recabar pistas para resolver los acertijos (sencillos) con los que acercarte a los Pokémon Legendarios y, por supuesto, tener total libertad de movimiento en zonas amplias que recogen el testigo del Área Silvestre de Galar, pero presentan un diseño cada vez más refinado.

Justo lo que esperábamos. Eso es este DLC, el broche de oro para un Pase de Expansión que abría el optimismo por acabar con terceras ediciones y porque parece ser el laboratorio de las nuevas ideas para una fórmula que pide cambios. Las Nieves de la Corona es la evolución que queríamos de Pokémon Espada y Escudo.

Ahora queda que Game Freak no se amilane y siga explorando posibilidades como lo ha hecho con el Pase de Expansión. Si alguna vez soñaste con un Pokémon de mundo abierto, esto es lo que más se le asemeja. Solo faltan entrenadores por él que nos planten cara y más variedad de entornos. Pero quizá el momento de eso ya quede para otra generación. Esto cierra Espada y Escudo por ahora y, francamente, lo hace realmente bien.

Pokémon Espada y Escudo
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Las misiones de los Legendarios, las Aventuras Dinamax son muy divertidas, un mundo abierto mejor diseñado, Calyrex.
-
Echamos en falta más combates contra Entrenadores, la IA en las Aventuras Dinamax es pésima.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Etiquetado como:

Pokémon

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.