Español
Gamereactor
análisis
Pro Evolution Soccer 2016

Análisis de Pro Evolution Soccer 2016

Una temporada más, otro PES debuta en el mercado. Pero este año llega antes y... ¿más en forma?

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Aviso: aún no hemos podido probar el modo online de PES 2016. Actualizaremos esta crítica de encontrar algo destacable.

En la edición de Pro Evolution Soccer del año pasado, nos mostramos muy positivos con las sensaciones que transmitía el nuevo sistema de juego de la franquicia de Konami a los mandos, algo que claramente le faltaba su rival de mercado. Y eso no ha cambiado mucho: PES sigue teniendo algo que lo hace especial, si bien el estudio no ha hecho tanto como nosotros nos esperábamos.

Como ya habéis leído al principio, no hemos podido probar los modos en línea contra otros usuarios, así que hemos decidido centrarnos en lo que ocurre sobre el césped y no en la tradicionalmente horrible IU que Konami aplica a los anticuados menús online de PES.

Pro Evolution Soccer 2016 tiene muy buena pinta, si lo comparamos con lo que hemos visto anteriormente. Además, utiliza el mismo motor gráfico que el año pasado, el Fox Engine, pero es evidente que ahora los desarrolladores han podido practicar y exprimir, y se han habituado mejor a la tecnología que antes.

El resultado es que el esférico está casi perfecto (¡incluso en las repeticiones!), los jugadores se parecen a sus modelos reales y ya no corren como si fuesen un grupito de fontaneros de Super Mario Bros, como pasaba la temporada pasada. Por otra parte, los movimientos del jugador que está en posesión del balón son más fluidos y las animaciones de pase y disparo van a mejor, en comparación con la versión anterior. Tanto los pases rápidos, como los cruces con el balón o los chuts desde 25 metros pintan genial en esta ocasión. Y puesto que de eso va PES, todo ha mejorado en la versión de este año, aunque, naturalmente, en diferente grado. Sin embargo, siempre mola saber que los pases y los disparos a puerta se realizan cuando pulsamos un botón, y no varios segundos después.

Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016

En otro apartado, el año pasado dejamos de usar los controles asistidos, por los malos resultados que nos estaban dando sobre el campo. Pues bien, este año el estudio los ha mejorado y, por lo visto, al activarlo tendréis muchas más posibilidades de que la jugada salga como queréis.

Ahora, la defensa también es divertida (para aquellos de vosotros, raritos, que creáis que defender mola mazo). En PES 2016 es mucho más fácil controlar a vuestro jugador cuando se enfrente a su rival y también será más sencillo robarle el balón sin tener que aplicar presión extra o hacer una entrada. Es decir, que la pelota ya no está pegada con pegamento al jugador como antes, y eso es tremendamente positivo.

Por desgracia, estas mejoras en el control no vienen solas y también hemos detectado ciertos inconvenientes. Si, por ejemplo, estáis jugando con un amigo en el mismo equipo y queréis mandar un pase largo, el mecanismo hará que el receptor inicie un movimiento automático, que puede no ser el movimiento que queríais hacer y estropearos una buena jugada. Es decir, que no podéis decidir hacia dónde va a ir el jugador y eso es algo frustrante, sobre todo si habéis decidido justamente otra dirección. De todas maneras, siempre podéis cambiar a pases manuales, si tenéis la habilidad suficiente para hacerlo funcionar.

Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016

Es cierto que la capacidad de robarle el balón al contrincante sin tener que pulsar el botón de falta es una característica bienvenida, pero, en ocasiones, el jugador hace falta igualmente. No sabemos si es estrictamente necesario, pero consideramos que no está de más decir que, si hacéis eso, es mejor que tengáis a un compañero como segunda línea de defensa, porque puede tener consecuencias catastróficas. Nos parece un poco triste que Konami tenga que ayudarnos en esa clase de situaciones y esa falta de control no es nada agradable.

Afortunadamente, las entradas a ras de suelo han mejorado un poco y si calculáis bien el ángulo y el momento adecuado, podréis hacerlas bien. De todas maneras, tened en cuenta que siguen siendo entradas peligrosas, sobre todo si no habéis encontrado ese equilibrio, pero sin ellas el título no hubiese sido un verdadero PES. Lo bueno es que el árbitro hace la vista gorda igual que el año pasado: inconsistente, pero principalmente hace la vista gorda.

Por otro lado, la IA también parece estar mejor afinada. En nuestro caso, hemos podido observarlo en las buenas opciones de pase que tenemos de los jugadores controlados por la IA y el portero lo hace bastante mejor. Lo cierto es que es agradable tener un portero que consigue atrapar el balón. En general, en Pro Evolution Soccer 2016 los porteros paran bastante, algo que se aprecia mucho después de llevar varios años con la franquicia de FIFA.

Por desgracia, la IA tampoco es perfecta y falla en cosas, que os mostraremos con ejemplos. En primer lugar, nos gustan los centrocampistas que ansían el balón, claro que sí, como Rakitic, que no tiene que correr como un loco contra la portería si puede quedarse a 35 metros y habilitar a otros y repartir juego. No obstante, en el juego, Rakitic se echa una carrerita hacia el área rival, con la esperanza de que Busquets le sirva un pase largo. No tiene ningún sentido. Y el portero es bueno, sí... hasta que para el primer tiro, pero después parece que le entra el pánico. Como cuando, manejando al defensa, conseguimos detener el balón en la línea de gol y el portero corre hacia nosotros y la mete el mismo en la portería. Esos son los momentos que persisten en la mente del usuario y no son nada positivos para PES. Son las cosas cutres del Pro.

Yo no estoy analizando FIFA 16 a fondo (lo está haciendo el compi Ricardo), pero PES 2016 ha dejado el listón bastante alto. Y aun así, nos hubiese gustado que Konami le hubiese inculcado un poco más de cariño a la serie, sobre todo cuando este año cumple 20 años; y decimos esto porque todas las mejoras parecen poco entusiastas o, por lo menos, no son apasionadas, no están hechas de todo corazón, como si hubiesen parado las mejoras al llegar al 80%. Si queréis pruebas de lo que estamos diciendo, solo tenéis que mirar a los submenús, que siguen siendo terribles y difíciles de navegar... después de 20 años.

Entre otros aspectos, Konami tampoco ha expandido mucho su juego este año, después de que el año pasado introdujese el modo Mi Club. En cambio, sí ha hecho mejoras en el modo Master League y aquellos que prefiráis este modo encontraréis mejores estadísticas y la capacidad de mejorar a cada jugador en los diferentes papeles del campo.

En cuanto a otro fallo gordo, sinceramente esperamos que esto lo arreglen con una actualización el primer día, pero, por el momento, esto es lo que nos encontramos: Di María juega en el Manchester United, Pirlo sigue en la Juve, Schweinsteiger defiende los colores del Bayern Munich y Xavi está en el banquillo del Barça. Particularmente, no nos parece muy divertido jugar la Champions League con las plantillas del año pasado, pero nos imaginamos que no será un problema tras el lanzamiento.

Sin importar cómo lo miréis, Pro Evolution Soccer 2016 consigue crear una experiencia de fútbol mejor que su predecesor. Algunos de los errores mencionados frustran un poquito al usuario de vez en cuando, pero se trata de un paso adelante en la dirección adecuada para la franquicia de fútbol de Konami. Personalmente, no me cabe la menor duda de qué juego escogeré cuando quiera disfrutar de una divertida partida de fútbol con los colegas.

Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016
Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016
Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016Pro Evolution Soccer 2016
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Geniales gráficos, muy divertido de jugar, mejoras respecto a PES 2015.
-
Menús anticuados e incómodos, algunas acciones automáticas no funcionan bien, algún error aquí y allá.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Segunda opinión

David Caballero

Lo siento, pero supone un enorme bajón ponerse a jugar a PES en 2016 y descubrir que no puedes coger casi ningún equipo inglés ni alemán. O que Casillas todavía está en el Madrid (¿no iban a actualizar esto de lanzamiento?). O que los menús siguen sacados de los tiempos de ISS. O que no hay ningún estadio español.

Los problemas y escasez con el tema de las licencias son viejas desventajas de la serie de Konami, sí, pero ya es hora de que busquen una solución si realmente quieren presentar su juego como un serio candidato al título. En cuanto a la presentación de las opciones, que no depende de cuestiones económicas o legales, es simplemente bochornosa a estas alturas. Por no entrar en las situaciones ridículas, los comentarios que no pegan ni con cola o la ambientación inocentona (con esas pancartas sin sentido).

En los últimos años una sección de la crítica y de los fans viene defendiendo que "PES es más divertido" como juego de fútbol, y que esta gran ventaja compensa todos los fallos y flaquezas en cuestiones de autenticidad. Vamos, que jugabas con 11 monigotes anónimos pero que el fútbol desplegado era mucho mejor que el de la competencia. Y si bien mi compañero Tor asegura que esto ocurre más que nunca este año, no puedo estar en mayor desacuerdo si pensamos a la larga.

PES 2016 es divertido, sí. Dinámico y alegre, sí. Sus desmarques y pases al hueco muchas veces tienen más lógica, posibilidades y emoción. Pero esta sensación se registra sólo durante las primeras horas. Cuando vas descubriendo que todos los futbolistas se mueven igual, que el balón sale pegado de la misma forma en los saques de esquina, que no hay mucho más allá de las cuatro acciones básicas y los decentes centros aéreos, se te queda muy corto. Se te vienen encima todos los problemas de presentación y contenido y descubres que PES es un juego pequeño. Tiene aspiraciones de grande (y así lo presenta Konami), pero no es un grande.

PES 2016 puede servir para unas pachangas de fin de semana con los colegas porque es muy accesible y divertido de primeras, pero no tiene profundidad ni recorrido, y sus graves carencias en presentación, modos y autenticidad pesan demasiado. A la semana, probablemente, ya te habrá dado todo lo que puede ofrecer. Pregúntate si te basta con eso. 6/10

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.