Español
análisis
Resident Evil 3

Análisis de Resident Evil 3

Ahora más que nunca, el juego de Jill Valentine.

Resident Evil 3

Con lo que nos deleitamos con el remake de título Resident Evil 2 que Capcom lanzó hace un año y pico, cómo no íbamos a recibir con alegría un tratamiento similar de su continuación, que además es un juego gemelo, que no mellizo, por tiempo y trama. El 10 de abril llega Resident Evil 3, sin Némesis en el nombre pero bien reflejado en la portada para enseñar cómo sería la destrucción de Raccoon City con un poco más de acción. Engordado, además, con el nuevo modo multijugador asimétrico Resident Evil: Resistance, que por tener entidad propia analizamos por separado.

Jill Valentine fue nuestra primera heroína de esta pandemia provocada por la corporación Umbrella. En el incidente de la Mansión Spencer hacía pareja con Chris Redfield. Con el paso de los meses, él desapareció, pero ella se quedó en Raccoon City y estaba bien localizada, lo que la convirtió en blanco de la corporación farmacológica. Resident Evil 3: Nemesis sacó el lado de guerrera y superviviente de esta agente especial, muy por encima de su nuevo compañero de viaje, Carlos Olivera. Aunque numéricamente vaya detrás del archifamoso Resident Evil 2, ambos cuentan hechos que suceden a la vez, pero fue el anterior el que se quedó con toda la fama por el impacto que tuvo al estrenarse.

Resident Evil 3: Nemesis, no contaba ni con el diseño enrevesado de los puzles ni con una trama tan traicionera ni con unos escenarios tan emblemáticos. Fue un título más sencillo, más breve y más directo. También con mayores dosis de acción, aunque aún conservaba el estilo de cámaras fijas y movimientos robóticos propios de la serie en aquellos días. Nada que ver con el formato RE4 y posterior. Pero tenía algo mejor, que era un enemigo insistente y prácticamente inmortal que provocó muchos Game Over en la época.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Capcom ha cogido esos elementos y los ha metido en el la centrifugadora con su nuevo motor RE Engine que convierte en oro todo lo que toca. Parece que es cierto que consiga dar una capa de fotorrealismo y credibilidad a los materiales, los objetos y las personas, pues cada ejemplo supera al anterior. El nuevo Resident Evil 3 no parece tener tanto trabajo detrás como el remake del segundo, y sin embargo la factura técnica es impecable. Todo lo que se ve y todo lo que suena, lo hace fenomenal y muy fluido. Sin embargo, de nuevo no alcanza el nivel de detalle que se le dio a la joya de la corona.

No significa que no sea suficiente para hacer un juegazo. Al contrario, el equipo de diseño ha aprovechado esa cierta falta de personalidad de esta entrega para cambiar muchísimo más la nueva versión: no es solo un remake, es una reinterpretación plena del original. Todo es parcial o totalmente nuevo, desde la primera escena hasta la última. Resident Evil 3 sigue el mismo hilo conductor, pero coloca los viejos elementos en el orden que le da la gana, se olvida de algunos viejos y me otros nuevos. Si pasáis por zonas que no os suenan es, sencillamente, porque no existían. Incluso por un retorno a la comisaría que huele a reciclaje de RE2 Remake.

Purismos fuera, dramas fuera, porque el resultado ha sido bueno. Gracias a todas estas licencias y a un trabajo de producción de vídeo cinematográfico brillante, Capcom ha logrado componer una historia más sólida y más compleja en la los personajes ganan más protagonismo. Respetando, eso sí, los sucesos históricos para que todo siga encajando como debe en el arco general de Resident Evil.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Quien más ha salido ganando de este nuevo planteamiento es Jill. Era la protagonista y ahora lo es más que nunca. Era un personaje fuerte, duro, agresivo y ahora se da mil patadas a su viejo yo. Afirmaban sus creadores que su nuevo aspecto respondía mejor a sus necesidades, y es que vaya meneo se lleva la STARS en estas pocas horas de tiempo real (y también de tiempo jugado) que cuenta su historia. Era también la ocasión para dar más cancha a Carlos Olivera, que ha sido y sigue siendo un segundón en este reparto. No ha ganado ni una gota más de papel activo de la que tenía, su única intervención de relevancia en la trama es la misma que ya protagonizaba (pero resultad de otra forma) y solo tiene un momento de gameplay destacado, que es una nueva defensa ante la horda que ha quedado bastante entretenida.

Entre ellos dos hay que colar a Némesis, un Tyrant parasitado en un intento de controlarlo como arma biológica casi indestructible. Este bicharraco no solo aguanta prácticamente cualquier ataque, es que además puede utilizar armas, así que los encuentros son a susto o muerte. Su presencia da pánico porque sabemos que nos destroza (aunque su inteligencia artificial parece que se ha quedado en 1998) pero lo que más terror provoca es su aspecto. El diseño de cada una de sus mutaciones es impresionante y refleja cómo va perdiendo los papeles derrota tras derrota. Como satisfactorio es envolverlo en llamas con la munición ígnea.

La orden principal de Némesis es matar a los STARS y dado que aquí solo queda Jill, pues a por ella de cabeza. Resident Evil 3 Remake arranca con una escena nueva, muy buena e impactante, que te dispara la adrenalina. Y si te lo pasas de una vez (menos de ocho horas cogiendo casi todo), puede que ya no te baje el pulso nunca más. Esta relación entre ambos, este dilema entre plantarle cara o huir, dan a esta entrega un ritmo que no tuvieron las anterior y, en realidad, ninguna otra en la serie. Sin puzles y sin llaves con clave, todo es avanzar a tiro limpio o escapando por los recovecos que deje el mapa.

Resident Evil 3Resident Evil 3

Como ha cambiado tanto la trama, el mundo de juego también es muy distinto. Capcom ha construido espacios más grandes aprovechando que sale tanto al exterior para jugar un poco con el ir para acá y para allá. No hay que explorar mucho, los secretos están bastante a mano y nunca falta munición si se hace buen uso de ella. El control del personaje es muy bueno, con la agilidad justa para que te sientas cómodo y algo de rigidez remanente que nos recuerda que es Resident Evil. Esquivar no es nada fácil, la ventana de oportunidad es minúscula, así que marcará la diferencia entre pasar limpio o estar todo el tiempo gastando curas. Por su propuesta, este se beneficia aún más de la nueva cámara y apuntado. Aún así, la dificultad normal está bien medida, lo suficiente como para esforzarse y morir un puñado de veces, pero nunca sentirse atascado.

Cuando por fin te montas en el helicóptero y sales de allí, dejando atrás la pesadilla bajo un hongo de humo, te sientes muy satisfecho. Aunque todo sea tan nuevo y tan impecable técnicamente, Resident Evil 3 sigue dejando ese sabor antiguo de juego terminado, de juego que puedes sacar de la consola y no volver a tocar. No es del todo cierto, porque hay bastantes extras por los que darle un segundo y tercer paseo, y mejoras desbloqueables con puntos que parece que van a costar bastante. Y nos queda REsistance, que debe ser el auténtico motivo para volver cada día.

El hermano raro, el distinto, el menos popular. Pero nada de segundón, pues tiene muy claro cómo es y lo que ofrece, y como tal ha vuelto. Mucho más vistoso y más beneficiado por el nuevo control y la cámara. Un juego de acción con terror corto pero muy intenso, de esos que te piden resoplar largo y profundo nada más terminar.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad
Resident Evil 3Resident Evil 3
08 Gamereactor España
8 / 10
+
Un gran ritmo de principio a fin. Su vertiente de acción gana con el nuevo control y cámara. Factura técnica en general y Némesis en particular.
-
Carlos sigue sin ganar peso. Deja con ganas de más.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.