Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Español
artículos

Videojuegos en el cine, ¿un punto de inflexión?

Cada vez se hacen más películas y series de televisión basadas en juegos, pero, ¿estamos presenciando un salto de calidad definitivo?

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Puesto que muchas de las plataformas de vídeo por suscripción cuentan con cada vez más adaptaciones cinematográficas de videojuegos, es hora de preguntarnos si estaremos a punto de entrar en la era dorada de las interpretaciones peliculeras.

El fenómeno de las adaptaciones de videojuegos a la pantalla grande o pequeña no es ninguna novedad. Nos hemos encontrado con películas decentes y otras no tanto basadas en videojuegos en el transcurso de las últimas cuatro décadas, como por ejemplo Super Mario Bros, Mortal Kombat o Street Fighter, que ya en la década de los 90 allanaron el camino para las futuras adaptaciones.

A pesar de que algunas de las adaptaciones se convirtieron en clásicos, muy pocas cosecharon buenas críticas, la mayoría fueron (y siguen siendo) calificadas como películas de serie B, puesto que provocaban más risas burlonas que inmersión a los espectadores a causa de las sobreactuaciones, los horribles efectos especiales, el reparto de segunda o las tramas bochornosas. Películas como las de Resident Evil, protagonizadas por Milla Jovovich, o las de Hitman (elegid vuestro propio agente 47, pero ni Rupert Friend ni Timothy Olyphant bordaron el papel) despertaron expectativas pero terminando decepcionando, fracasando en su labor para que el ámbito de los videojuegos avanzara en Hollywood. Y mejor no hablemos de Max Payne, Alone in the Dark o Doom.

Sin embargo, en algún momento las cosas mejoraron y, conforme tocaba el final de la década, el mercado de las películas y programas de televisión basados en juegos se empezó a hacer más grande, con producciones cada vez mejor financiadas y con una siempre necesaria competencia. Hemos visto cómo muchos crossovers se han subido al tren de Netflix, como la nueva película de Ni No Kuni, la serie de Castlevania y la aclamada serie basada en The Witcher que, a pesar de estar basada en los libros del autor polaco Andrzej Sapkowski, debe claramente su éxito y popularidad a la tan querida saga de juegos de CD Projekt Red.

Así pues, llegamos a una segunda cuestión.

¿El aumento de calidad que estamos empezando a ver es gracias a los tiempos que vivimos? ¿El ámbito de los videojuegos ha reducido por fin la brecha de los medios audiovisuales y puede considerarse algo corriente? Estamos empezando a ver que intérpretes cada vez más importantes se involucran con estas adaptaciones, como el actor de Superman, Henry Cavill, en la piel de Geralt de Rivia; el actor de Spider-Man, Tom Holland, que será Nathan Drake en la película de Uncharted; Ryan Reynolds en el papel de un Pikachu muy agudo; Jim Carrey haciendo del torpe Dr. Eggman en la nueva de Sonic; o Alicia Vikander, quien se puso las botas de montaña de Lara Croft en la última de Tomb Raider.

Videojuegos en el cine, ¿un punto de inflexión?
Detective Pikachu convenció el año pasado y estas fechas le toca reivindicarse a Sonic The Hedgehog. // Photo: IMDb

Esta pizca de polvo estelar refleja directamente el reparto que también estamos viendo dentro de la industria del videojuego, ya que las interpretaciones en los juegos han evolucionado mucho a lo largo de los años. Los desarrolladores ya no trabajan con la tecnología de la década de los 90. Ahora Lara Croft se parece más a un ser humano real que a una mujer de lego con pechos puntiagudos. Las animaciones de los personajes dentro del juego no son rígidas ni van a trompicones como antes, cualquier personaje puede mirar directamente a la cámara de manera emotiva, llegando casi a romper la cuarta pared en el proceso. Esto se debe, por supuesto, a la tecnología de captura de movimiento y de interpretación, al difícil trabajo de acciones peligrosas para conseguir crear movimientos realistas, y a las técnicas de actuación de vanguardia que ofrecen la semejanza entre los actores y sus equivalentes digitales como nunca antes. Además, con el desarrollo de este arte, los desarrolladores han podido atraer a grandes actores para que trabajen con ellos.

Está claro que esto tampoco es algo excesivamente nuevo, sin embargo, el uso de caras conocidas en los videojuegos se ha vuelto más impactante en los últimos años a medida que la tecnología ha ido evolucionando. Hemos visto actores icónicos de Hollywood como Ellen Page y Willem Dafoe en Beyond: Dos Almas, Jon Bernthal en Ghost Recon: Breakpoint o Keanu Reeves en el próximo juego de rol de CD Projekt Red, Cyberpunk 2077. Tampoco podemos olvidar a Freddie Prince Jr. interpretando a Toro de Hierro en Dragon Age: Inquisition, Max von Sydow como Esbern en Skyrim y Sir Patrick Stewart como el Emperador de Oblivion, Uriel Septim VII, incluso a pesar de que estas tres últimas no fueran representaciones fotorrealistas.

Videojuegos en el cine, ¿un punto de inflexión?
Ellen Page y Willem Dafoe, pioneros en captura de interpretación para videojuegos con el Beyond: Dos Almas de David Cage.

Por tanto, la brecha entre cine, televisión y videojuegos es cada vez menor. Esto se debe a un esfuerzo por parte de ambos lados, donde el éxito de uno provoca la imitación del otro, lo que seguramente basta para entusiasmarnos, sobre todo porque los desarrolladores son cada vez mejores a la hora de contar historias que realmente parecen cinematográficas. ¿Os acordáis de la aparición de Keanu Reeves en la presentación de Cyberpunk 2077 en el E3 del año pasado? Pues claro, y seguro que os emocionasteis, como nosotros (vale, nosotros estábamos allí). El mundo está empezando a tomarse en serio los juegos, y con este reciente respeto, estamos empezando a ver que los desarrolladores presumen de su trabajo, y con esa confianza han hecho que el mundo del entretenimiento en general se siente y tome nota.

Entonces, ¿nos estamos dirigiendo a una época dorada de adaptaciones cinematográficas de videojuegos? Bueno, es cierto que estamos viendo películas y series de mayor calidad, pero todavía nos queda un largo camino por recorrer antes de que la brecha desaparezca de verdad. Las exitosas adaptaciones actuales están demostrando que se han hecho populares gracias a los vínculos que mantienen con los videojuegos que los inspiraron, lo que proporciona un fan-service que encanta a los que los conocen. Sin embargo, es difícil asegurar que estamos en un punto en el que las personas que no juegan pueden entusiasmarse de verdad con los proyectos crossover tan solo por su producción, tal y como hemos visto estos últimos años en algunos intentos de gran presupuesto de unir Hollywood con los juegos, como las películas de Assasin's Creed, Tomb Raider o Warcraft. Por lo tanto, todavía queda mucho por recorrer.

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad

Estás viendo

Preview 10s
Next 10s
Publicidad


Cargando más contenido