Español
Gamereactor
análisis
World of Warcraft: Shadowlands

Análisis de World of Warcraft: Shadowlands (PC)

Blizzard se abre a explorar nuevos caminos en terrenos misteriosos del más allá, pero no todo es desconocido.

Suscríbete a nuestra newsletter

* Campo obligatorio

Después de haber pasado por todos los mundos, de alcanzar el nivel máximo y de completar muchas mazmorras, ha llegado el momento de valorar World of Warcraft: Shadowlands. Con la mesura que implica un juego como este, que va a seguir creciendo con el paso de los meses, pero con la experiencia de 15 años en WoW.

Como contaba con más detalle el preanálisis de Gamereactor, Blizzard ha decidido sacarnos del terreno conocido y llevarnos a las Tierras Sombrías, el más allá al que llegan las almas caídas de Azeroth. Un refresco al lore, sí, pero también una puerta abierta a encontrarse con viejos personajes.

Las misiones de la campaña nos van llevando por los diferentes territorios de la expansión mientras la historia nos sumerge en los problemas que están teniendo los habitantes de estas zonas como consecuencia de los actos de Sylvanas. Las misiones nos ayudan a conocer a las facciones que dominan cada territorio y, con nuestras habilidades, les proporcionaremos ayuda para solucionar sus problemas y nos iremos ganando su amistad.

World of Warcraft: Shadowlands
Las vistas de Anderwald.

Me ha gustado la mecánica de subidas de nivel, pues solo haciendo las misiones principales se llega al nivel máximo. Hay que recordar que ahora es de 60 tras una reconstrucción que bajó el tope anterior a 50. Ha sido un viaje ameno y las secuencias cinematográficas que tiran del argumento también han estado bien. Shadowlands sigue una estructura muy lineal, como las expansiones anteriores, pero en vez de ofrecer un mundo abierto entero consta del espacio central y de cuatro áreas separadas.

En la historia de Maldraxxus, que es el tercer territorio que visitamos, me he llevado una grata sorpresa, pues nos encontramos a un personaje muy querido, que a mi y muchos seguidores más nos dio mucha pena su muerte en la película de World of Warcraft. Es la zona que más me ha gustado como conjunto, valorando todos sus elementos. Y para los amantes de la temática de vampiros y Drácula, en la zona de Revendreth se llevarán una muy buena experiencia. Todas las zonas están muy cuidadas en general y cuentan con historias muy interesantes.

Lo peor es el tamaño de los territorios, pues me parecen pequeños y el resultado es que está todo muy comprimido. Este juego siempre se ha caracterizado por ofrecer territorios enormes para explorar. Sin embargo, aquí te puedes cruzar una zona de las Tierras Sombrías sobre una montura en menos de un minuto; y terrestre, ya que estamos a la espera de saber si se podrá volar. Me hubiera gustado ver zonas más grandes para poder descubrir parajes ocultos inclusos semanas después del comienzo de la expansión.

A la hora de jugarlo es el WoW de siempre y las habilidades en la rotación normal no han cambiado mucho. Ya no tenemos la habilidad del collar legendario de la expansión anterior, pero ahora tenemos dos nuevas habilidades que nos dan al pertenecer a una curia; podemos elegir entre cuatro la que más nos guste. Es la mayor novedad, porque te permite personalizar un poco a tu gusto tu personaje, así se ve algo de diversidad entre los de las mismas clases y abre el abanico de posibilidades que siempre es algo bueno. Porque también se echa de menos refresco, pues en Shadowlands no hay ni mecánicas, ni clases, ni razas nuevas.

Hay un par de novedades de lo más curioso que merece la pena comentar. En esta aventura hay que pasar por Torghast: La Torre de los Condenados, que es un nivel inspirado en los videojuegos rogue-lite. Hay que ir subiendo planta por planta en las que hay varias criaturas, tramas y un jefe por altura, y en caso de morir toca volver a empezar. Por otro, estamos ante la expansión más abierta a nuevos públicos y amistosa gracias al lanzamiento del Confín del Exilio de hace unas semanas. En este espacio libre de batallas, los jugadores con menos experiencia pueden conocer a su personaje y el juego poco a poco.

El juego gráficamente ha mejorado pero tampoco es un cambio grande. Se ve bonito y con un equipo normal no tendrás problemas en mantener los 60 fotogramas por segundo en raids de 20 o más personas. Si quieres mantener buena calidad gráfica y unos fps altos, ya necesitarás un equipo bastante potente ya que la cantidad de efectos, magias y partículas hacen que los bajones de fps se noten (yo lo he jugado con una GTX 1070 Ti). De su banda sonora uno recibe lo que espera, que es variedad y épica, al máximo nivel.

World of Warcraft: Shadowlands
Así es Maldraxxus.

Una vez escogida la configuración adecuada para el equipo, técnicamente está limpio, lo que india que el retraso ha sido bien aprovechado para dejarlo pulido. Como siempre al comienzo de una expansión en World of Warcraft, el lag en el mundo es una constante, incluso una semana después se sigue notando, pero en la mazmorras la cosa cambia y podemos jugar con normalidad. Esperemos que se solucione pronto ya que es algo incomodo.

Como conclusión, después de más de una semana de vicio a la esperada expansión, las sensaciones son buenas. El juego es bonito, tenemos un montón de cosas nuevas que hacer, trae muchos logros nuevos -que es algo que a mucha gente le encanta-, las mazmorras son bastante originales y aunque ya es difícil después de tantos años logra que algún boss te sorprenda con unas batallas entretenidas y que pueden llegar a complicarse. Para los jugadores high-end de momento solo están las mazmorras míticas como desafío a la espera de la primera banda.

Como nota general al juego le pongo un 8, ya que como jugador PvE, hasta que lleguen las bandas, no puedo poner una nota definitiva. Os invito a pasaros por World of Warcraft: Shadowlands.

08 Gamereactor España
8 / 10
+
Las curias traen diversidad a las clases. Buen ritmo de subidas de nivel. Los territorios y sus historias, especialmente Maldraxxus.
-
Mapas pequeños con todo muy compactado. Nada de refresco de las mecánicas.
overall score
Media Gamereactor. ¿Qué nota le pones tú? La nota de la network es la media de las reviews de varios países

Contenido relacionado



Cargando más contenido


Cookie

Gamereactor usa cookies para ofrecerte la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.